La historia de Telltale Games ha llegado a su final

Con sorpresa recibí la noticia acerca del despido de casi el 90% de empleados de Telltale Games, creadores de juegos basados en franquicias como The Walking Dead, Fables, Borderlands, entre otras. Con el transcurso del día se supo que este solo sería el inicio, ya que la idea es cerrar el estudio completamente.

Telltale Games

Tuve mi fiebre por los juegos de Telltale Games por un tiempo y es muy triste escuchar como este estudio, que logró tocar el cielo con las manos en 2012 gracias a The Walking Dead, ve cómo todo ese éxito se derrumba, llegando al punto de desaparecer. Aquí les cuento, desde mi experiencia, lo que fue el ascenso y caída de esta compañía

Llegando a la cima

En 2012 pudimos conocer un juego de un género que buscaba regresar a la escena, las aventuras gráficas. Telltale Games presentaba en ese entonces The Walking Dead, basado en los populares cómics de Robert Kirkman y que a la fecha gozaba de mucha fama en la pantalla chica con su serie de TV.

Fue una sorpresa mayúscula cuando este título se llevó los honores como juego de ese año por parte de muchas revistas y de alguna manera este pequeño estudio comenzaba a posicionarse dentro de esa gran jungla que es la industria de los videojuegos.

Telltale Games

Ese no era el inicio

La historia de la pequeña Clementine no fue el primer juego del estudio ni mucho menos. Desde 2005 se encontraban desarrollando y publicando títulos, su mayoría basados en otras licencias, que con el paso del tiempo fueron ganando fama hasta llegar a ese año 2012, donde por lo menos yo comencé a escuchar mucho acerca de ese modelo tan particular.

Entregas divididas por capítulos, historias atrapantes, decisiones difíciles que alteraban toda la narrativa, todo esto basado en franquicias ya conocidas como Sam & Max, CSI, Tales from the monkey island o Back to the future. La compañía ya tenía una forma de hacer las cosas, así que solo era conseguir una propiedad intelectual en la cual aplicarla.

Una sobredosis de Telltale Games

Corría el año 2015 y Telltale Games seguía en boca de todos, ya no solo eran zombies, sino también hombres lobo, luchas por el trono y búsquedas de bóvedas. El estudio había abarcado varias licencias como Game of Thrones y Borderlands. Fue en ese año que decidí adquirir una colección con cinco de los últimos juegos de la compañía y así poder experimentar de primera mano el tan mencionado modelo.

Telltale Games

Primero fue The Walking Dead, luego The Wolf among Us, el siguiente en la lista fue Tales from the Borderlands y cuando llegué a Game of Thrones la fatiga fue evidente. Era tomar una licencia, crear una nueva historia alrededor de ella, agregar un par de decisiones y ya está. No comencé a notar evolución o incluso cambios entre juego y juego, más allá de la estética. El motor era el mismo y para ciertos casos se veía muy bien, pero para otros, ya comenzaba a mostrar desgaste.

Hasta la fecha, no he querido terminar Game of Thrones. Desde su anuncio me pareció innecesario y un movimiento más publicitario que otra cosa. La historia de los Forrester nunca me llegó a cautivar, ni siquiera al ver caras conocidas como las de Ramsay Bolton o Cersei Lannister.

The Wolf among us, mi favorito personal

Me quiero detener un tiempo para hacer referencia al que para mi ha sido el mejor juego de Telltale Games. Una historia poco conocida, repleta de personajes de la cultura popular, viviendo en un mundo como el nuestro. En el momento de mayor apogeo del estudio lograron sacar un título con un historia muy, pero muy interesante, dando muestras que el estaban para grandes cosas.

Telltale Games

Siempre solía dosificar este tipo de juegos, pero con la historia de este lobo feroz fue todo lo contrario. Como una serie de esas que te engancha al instante, terminé el juego lo más rápido que pude y la satisfacción fue mucha. Lastima que con Tales from the Borderlands esta decayó y se terminó de hundir con juego de tronos.

Escuchando pero no jugando

Con la colección prácticamente a medio terminar, mi interés por Telltale Games fue desapareciendo. Fue como calmar un antojo de manera excesiva que al final es hostigante y no quieres volver a probar de eso en mucho tiempo. Me dediqué simplemente a leer y publicar noticias relacionadas con la compañía, con la esperanza de que en algún momento el barco volviera a flote.

Ni siquiera el lanzamiento de una serie basada en Batman, uno de mis personajes favoritos, fue motivación suficiente para volver a darle una oportunidad a sus juegos. La magia se había perdido y parece que no era el único que lo veía así. Nombres como Minecraft o Guardianes de la galaxia se fueron sumando a ese gran listado de nombres, pero el problema era uno muy grande, la fórmula ya no funcionaba.

La competencia llegó de Francia

Cuando se pensaba que a lo mejor las aventuras gráficas había llegado al límite apareció Dontnod y su Life is Strange. Un juego que dio vida nuevamente al género adicionando temas maduros, bastante reales y entregándonos la posibilidad de tomar decisiones de manera mucho más interactiva. La mezcla entre realidad y ficción de este juego demostró que el modelo de Telltale Games aún podía dar mucho más de sí.

Fui muy escéptico al momento de jugarlo por primera vez, pero con el paso de los minutos y de los capítulos, le fui tomando gusto y esta es la hora que no olvido mi aventura por Arcadia Bay. Fue volver a encontrarle sentido a este genero y darme cuenta que habían muchas otras maneras de contar esas historias.

Life is Strange

Sin embargo, la compañía norteamericana continuó por el mismo camino. El campanazo de alerta no fue suficiente y mientras todos esperamos con ansias la segunda entrega de Life is Strange, muchos proyectos del otrora referente de las aventuras gráficas están al borde de la cancelación.

Quemando los últimos cartuchos

Parece que Telltale Games lo veía venir y si nos fijamos de en el listado de sus próximos títulos, figuran nombres como The Walking Dead, The Wolf Among Us y Game of Thrones, franquicias top durante su época de efervescencia, se presentaban como tabla de salvación para el equipo de trabajo. Pero por el contrario, con su inevitable cancelación, todo quedó como un intento fallido.

Siento que no fui el único que perdió esa emoción por los juegos de este estudio. Un puñado de ellos fueron suficientes para darme a entender que tenían el mismo contenido, pero en un diferente empaque. Eso si, no me alegro para nada por lo que están pasando, porque no debe ser fácil ver cómo ese sueño, que en su momento llegó tan alto, ahora se encuentra derrumbado y sin ningún tipo de solución a la vista.

Deja un comentario