Razer Raiju TE: Si eres un manco que no sea por el mando

No voy a ser yo el que te diga que eres un manco jugando a videojuegos, cuando yo soy el que más. Pero si te puedo contar como Razer pone esta herramienta para mirar de remediarlo. Poneos cómodos porque llega el Razer Raiju Tournament Edition. Un mando que responde a muchas exigencias de una gran parte de jugadores en PS4.

Razer Raiju Tournament Edition Análisis para PS4

Razer Raiju Tournament Edition de Razer Análisis para PS4

Si bien no me considero un acérrimo defensor del mando oficial de PS4, si soy de los que opina que su ergonomía es correcta y su uso en la totalidad de juegos es satisfactoria. Esto no quita que también me guste la “otra ergonomía” que tan preciada es por un amplio sector del videojuego, pero a mi parecer no le encuentro una diferencia tan abismal como muchos quieren entender. Hablamos de cambiar la posición del stick derecho por el D-pad que puso en práctica con un éxito rotundo la ya pasada Xbox y que ha llevado en la totalidad de mandos en todas las consolas de Microsoft.

Razer Raiju Tournament Edition Análisis para PS4

Razer aterrizó con Raiju en PS4 y su mando llego con fuerza por su robustez y eficacia pero con una similitud enorme al ya existente mando de PS4 DualShock. No tardaría en llegar algún que otro mando con la tipología de Xbox a PS4 y cuando esto sucedió tuvo una calurosa acogida entre la comunidad. Ahora llega una renovación del periférico Raiju con dos versiones y en una de ellas nos encontramos esta peculiar y aclamada tipología. El Razer Raiju Tournament Edition está llamado a llenar ese hueco que a muchos jugadores de Playstation sentían como vacío. Un mando de alta gama bajo la marca Razer y que tenga intercambiado el stick izquierdo con el D-Pad. Pues aquí lo tenéis.

Cuando abres la caja del mando ya percibes que tiene el sello de una gran marca. Su presentación en la caja es de alta factura mostrando el mando encajado en un molde como si de un expositor se tratara. Justo a sus pies se encuentra envuelto en cartón el cableado y manual de instrucciones de manera discreto, sin enturbiar la visión inicial del mando. Parecen una tontería estos detalles pero a muchos nos gusta que cuando compras un producto de alta gama lo tengas en un estado de presentación a la altura. Por contra te das cuenta de que no hay nada más en la caja. Me hubiera gustado encontrar alguna bolsa o funda para transportarlo y hasta la fecha no encontrado ni para comprar por separado un estuche para ello. Mucho de lo bueno que tiene en la presentación de este producto de alta gama se pierde con detalles como este.

Razer Raiju Tournament Edition Análisis para PS4

Al cogerlo por primera vez ya sientes que no tienes entre tus manos un mando convencional. Su ergonomía es muy exquisita, tanto que da la sensación de tener las manos llenas de control. Su agarre inferior, gracias a un material más blando, ofrece una sensación de seguridad no habitual. La disposición de los botones son claramente ideadas, al cogerlo los dedos van a cada uno de ellos con y es cuando percibes la ubicación de los botones de los botones M, las palancas inferiores (M3 y M4) y los gatillos adicionales (M1 y M2). Las palancas son de un tamaño considerable, dando así llegada a diferentes dedos de la mano. Son de una tipología más cercana a un gatillo, sin llegar a equipararse, cosa que ayuda a su manejo. Cuesta acostumbrarse a manejarlas en el gameplay si no lo has hecho nunca, pero rápidamente empezarás a darle uso y te das cuenta de que es una excelente herramienta (nunca entendí porque no se ha implantado de serie en todos los mandos). Con los gatillos adicionales, los botones M1 y M2, tengo sentimientos encontrados. Si bien los encuentro muy útiles en juegos donde son necesarias muchas acciones, por ejemplo Fortnite donde la versatilidad en la construcción es vital y tener estos botones adicionales puede ayudar mucho. Por contra no he conseguido adaptarme a ellos. Su ubicación hace que sea complicado su uso sin pulsar los botones R1 o L1 que tiene justo al lado y a mí personalmente me ha resultado muy difícil llegar a darle uso sin miedo a pulsar el botón erróneo. No sé si es por la torpeza muy, que puede ser, o porque realmente esos botones están realmente mal ubicados. Estoy convencido de que pueden ser muy útiles y seguro que alguien consigue manejarlos debidamente, quizás con más tiempo lo consiga.

Razer Raiju Tournament Edition Análisis para PS4

Una cosa que me ha gustado poco ha sido el tamaño de los cuatro botones principales del mando, los correspondientes a la X,O, cuadrado y triangulo. Los encuentro demasiado pequeños y unas manos bastas como las mías se resienten en ello. Incluso alguna vez al pulsarlos en combo en juegos como PES, donde hacer el recorte con O>X, he sentido que he errado por culpa del tamaño. Este es un aspecto que seguramente va a gustos, pero desde mi punto de vista es necesario sentirse cómodo y seguro al pulsar los botones y con estos tamaños no me siento así. Destacar que estos botones poseen una tecnología llamada “mechatactil” combinando ambas tecnologías para ofrecer mayor eficacia que bajo mi punto de vista seria más completa con un tamaño mayor. También echo en falta un poco más de altura en los sticks, aunque este aspecto es muy personal de cada uno sí que muchos podríamos coincidir que superar la altura de lo estándar en uno o medio centímetro es lo ideal sobre todo en juegos de precisión. Y como viene siendo común en los mandos no convencionales dispone de un stick propio que en ambos casos es cóncavo. El D-Pad, o cruceta, es ideal para juegos en los que se usa como acción secundaria, como abrir menús o usar equipamiento. No lo es tanto para juegos en lo que requiere su uso principal, como puede ser un juego de lucha. Nuevamente me repito, esto es algo que va a gustos y cada uno debe valorar en su medida y confort cada uno de estos aspectos.

Pasamos a uno de los grandes atractivos que posee el mando. La conexión inalámbrica. Creo no equivocarme, si lo hago que alguien me corrija, que estamos ante el primer mando de PS4 no “nativo” que permite la vinculación mediante bluetooh sin necesidad de usar un accesorio USB para ello y es de agradecer por lo escasos puertos USB que disponemos en la consola de PlayStation. Es tan simple como mantener pulsado los botones Share y PS para iniciar el emparejamiento, y en la consola realizar una búsqueda de un dispositivo bluetooh y sin ninguna dificultad lo vincula. Una vez emparejado el mando con nuestra consola en las instrucciones recomiendan encender la consola manualmente y una vez arrancada iniciar el mando en el botón PS. Esto me sorprendió porque normalmente la vinculación es constante y permite encender la consola desde el mando. Y en realidad es así, si pulsas el botón PS con la consola apagada arrancará, pero en ocasiones el mando a perdido la vinculación. Es como si el mando y la consola no terminara la vinculación y el mando restableciera la misma. Al intentar volver a vincularlo solo podía hacerlo si eliminaba el existente en la lista de dispositivos de la consola y volvía a iniciar el proceso. No sé si es algo normal o simplemente un fallo de firmware que se arreglará con una actualización, pero me sucedió más de una vez. Por eso lo mejor es encender desde el botón de la propia consola y una vez iniciado el sistema pulsar el botón PS en el mando. De esta manera no me ha fallado la vinculación ni una sola vez.

Razer Raiju Tournament Edition Análisis para PS4

Otro tema bastante polémico es el delay, o lag, que tiene el mando al usarlo sin cable. He leído bastantes cosas y algunas no muy positivas al respecto, pero yo me tengo que ceñir a mi experiencia de juego con el periférico. Nunca, jamás, en ningún momento he sentido que el mando respondiera de manera tardía las pulsaciones de los botones y se ejecutaran las acciones en el juego. Con esto no quiero decir que el mando no tenga delay, seguramente lo tiene como todos los periféricos inalámbricos que existen en comparación con los que funcionan con cableado. Pero no he sentido nada exagerado en comparación por ejemplo al mando original de PS4. He probado varias circunstancias de juego a tan solo 50cm de la consola y a 3 metros de ella. Y la percepción es que el lag no es algo significativo negativamente en el mando. Ya digo, que cada uno seguro tiene las circunstancias y experiencia diferente o similar a las que yo he podido experimentar, pero si la pregunta es si el mando tiene como punto negativo el delay mi respuesta es un rotundo NO.

Razer Raiju Tournament Edition de Razer Análisis para PS4

Otro apartado que le exigimos a un mando de esta factura es la personalización y configuración. Y hay una de cal y otra de arena en este aspecto. Por una parte tenemos la posibilidad de configurar nuestro mando a través de bluetooh y vinculándolo con la App de móvil del Razer Raiju. Esto es absolutamente maravilloso. Para hacerlo es tan fácil como pulsar el botón del engranaje que vemos en el mando bajo el de PS e inicia el emparejamiento con el móvil. La App lo detecta sin problema y nos permite introducir nuestra configuración. Y lo mejor es que esto lo hace sin perder la vinculación con la consola, de manera que en cualquier momento podemos entrar al mando y cambiar el perfil e incluso crear uno nuevo o modificar uno existente y cargarlo en el mando sin necesidad de cable ni desconectar de la consola. Me parece completamente útil y funcional esto. Para el modelo en cuestión que estamos analizando solo permite tener un perfil cargado, pero muchos más en la App que podemos cargar en pocos segundo al mando. El problema viene con las escasas opciones de configuración que nos han dispuesto al mando. Todo se reduce a la configuración de los botones M1, M2, M3 y M4 y a regular la potencia de vibración. Ni podemos regular los sticks ni los gatillos. Ni sensibilidad ni zonas muertas ni nada. Así están y así se quedan. Quizás no sea necesario moverlos y se ajusten a la mayoría de exigencias de los jugadores, no digo que no sea así y de hecho no eché en falta estas configuraciones, pero hablamos de alta gama y hay que exigirle el máximo.

Razer Raiju Tournament Edition de Razer Análisis para PS4

En conclusión. Tenemos ante nosotros un muy buen mando para PS4. Tiene sus contras, sí, pero la mayoría son más personales en tornos a las preferencias propias de cada uno que en si carencias del mando, que no quiere decir eso que no las tenga. Si tengo que destacar lo mejor del mando es su robustez y agarre. Ya lo he destacado pero en serio que me impresionó la primera vez que lo agarré y me lleno las manos de control, es soberbio en este aspecto. También destaco poder configurar el mando desde el móvil sin necesidad de conectar un PC para hacerlo. Si tengo que destacar lo peor del mando es sin duda el corto abanico de configuración y personalización que tiene. A un mando de esta gama hay que exigirle este apartado. El precio del mando, 149.99€, está en la línea de Razer con esta clase de periféricos. Puede parecer excesivo pero como siempre digo, los objetos que compras son caros o baratos en función del uso y satisfacción que le des y obtengas a cambio. Si te sientes a gusto con el mando y le empleas horas y horas de juego, que no dudo ni un solo momento en que se las merece, pues la inversión será fructuosa. Si por contra te sientes a disgusto y lo acabas apartando de tus partidas, pues está claro que te saldría carísimo, aunque dudo mucho que si te haces con un mando como este pase algo así. Espero haberte ayudado en tu decisión si te ronda por la cabeza hacerte con uno de estos Razer Raiju Tournament Edition, desde AKB lo recomendamos. [85]

Sello de calidad AKB

Deja un comentario