Saints Row: The Third Remastered, un bendito caos

Sin tener una sola referencia de Saints Row The Third, ni de la serie en general, decidí lanzarme a probar su versión remasterizada. Un juego muy entretenido, que no teme al ridículo y que bebe muchísimo de Grand Theft Auto, pero sin perder personalidad. Los Saints son los reyes del mundo y lo saben.

Saints Row the Third

Un estilo conocido

Es muy normal entrar a comparar juegos, o por lo menos yo lo hago constantemente. Para el caso de Saints Row The Third Remastered la referencia es más que obvia. Es el Grand Theft Auto de Volition, solo que con otros personajes, otra historia y por qué no, más alocado.

Somos parte de una banda, la banda más famosa del mundo y ese primer acercamiento se da en un atraco que sale mal, con autógrafos incluidos, pero donde se pueden comenzar a reconocer todos esos elementos de esta serie. Después del fallido robo viene la creación del personaje, con un modo de edición muy completo y bastante divertido.

Podemos poner colores de piel metalizados, peinados estrambóticos o incluso aumentar el tamaño de nuestro paquete, literalmente. Es allí donde comienza el periplo de estos populares Saints y su líder, osea nosotros, para acabar con una serie de enemigos, que se han unido, para acabar con nuestra organización.

Saints Row the Third

Caos en todos lados

Por donde se mire Saints Row The Third Remastered nos muestra caos, sea generado por nosotros o por alguien más. Pero es un caos entretenido. Las bandas enemigas nos persiguen, algunas con habilidades increíbles. Los policías no perdonan una sola infracción y la cantidad de tareas por hacer en la ciudad son impresionantes.

Sin embargo, todo este caos puede llegar a jugar en contra, porque es difícil identificar la trama principal y separarla de las secundarias. Si, tenemos muchas misiones por hacer, unas se realizan desde un teléfono, otras se van tomando en la calle, pero es difícil interpretar cuales son de verdad principales. Lo digo porque en este tipo de juegos prefiero ir haciendo secundarias y enfocarme por último en lo principal.

No todo es malo. Como en cualquier juego de mundo abierto, la libertad lleva a que un conductor acabe con el enemigo que te está atacando o que las posibilidades de realizar una misión sean prácticamente infinitas. Al final es nuestra decisión la manera como vayamos a afrontar el problema.

Saints Row the Third

Para gustos, los colores

Por fortuna las misiones en Saints Row The Third Remastered son de lo más variadas, incluso rayando lo ridículo. En algún momento, durante las primera horas del juego, llegué a pensar que lo había visto todo, pero con el paso del tiempo fueron apareciendo más y más misiones, una más loca que la otra.

Acabar con una banda local, destruir la ciudad con un tanque, ser el chofer de una prostituta y su cliente, cubrir una entrega de drogas desde un helicóptero, sacar a pasear un tigre en carro, ser una bola de estaño gigante, chocarse con los autos para cobrar el seguro o una de mis favoritas, las del Profesor Genki. Un sujeto disfrazado de gato y con una sed de sangre insaciable.

No se si he cambiado o la industria ha madurado, pero algunas de esas misiones no fueron mucho de mi agrado, como generar caos matando transeúntes o conseguir tiempo extra en una carrera atropellando gente, sin embargo, todas se deben realizar si queremos controlar el territorio.

Saints Row the Third

Siguiendo al líder

Como lo mencioné al inicio, somos el líder de los Saints, pero este debe ir buscando seguidores. Muchas de las misiones van llevando a eso y la idea es tener una banda completa para acabar con nuestros enemigos. Eso también implica mejorar las habilidades de nuestro personaje.

Realmente las opciones son muy puntuales, relacionadas con salud, resistencia, rebajar el nivel de búsqueda de enemigos o policías y también respecto a nuestra banda, puntualmente en temas de salud, resistencia y vestimenta. No nos vamos a encontrar con un sistema de progresión muy elaborado para ser honestos.

Estos compañeros son una gran apoyo de cara a ciertos enfrentamientos, pero también destapan otra falencia, la inteligencia artificial. Algunos enemigos no disparan ni teniendonos en frente o incluso van primero a buscar la cobertura en vez de atacar. Con los compañeros sucede lo mismo, lo que a veces resulta frustrante.

Saints Row the Third

Qué bonita vista

No podemos dejar de lado que esta versión de Saints Row The Third es una remasterización y vaya que se nota. Visualmente, a pesar de lo caricaturesco que es el juego, se me muy bien. La iluminación, el brillo, algunos personajes, especialmente los principales. Se nota el esfuerzo realizado al momento de poner bonito el juego para la actual generación.

Esto no lo exime de fallos, especialmente en la conducción, donde muchas veces, especialmente en las curvas, el juego pega unos tirones impresionantes. De igual manera algunas mecánicas ya se sienten anticuadas y la configuración de los botones podría mejorar, acercándose a lo que ofrecen actualmente los juegos de este género.

Creo que es una de cal y otra de arena, porque visualmente el juego se luce en ciertas cinemáticas y misiones importantes, pero pierde en algunos aspectos secundarios, como texturas o efectos, por ejemplo, el de la lluvia.

Saints Row the Third

Conclusiones

Saints Row The Third Remastered me pareció un juego supremamente entretenido. El trabajo realizado por los diferentes equipos involucrados en cuanto a las mejoras gráficas es muy bueno. La jugabilidad no cambia mucho y excepto ciertas misiones y la falta de coherencia en su historia principal, pienso que ofrece muchas horas de diversión.

Como lo decía algunas lineas mas arriba, juego si tiene temas técnicos a mejorar, puntualmente en los momentos de conducción, pero no le quitan mucho el encanto. El juego no se toma en serio y como jugador uno debe hacer lo mismo, disfrutarla y pasarla bien, al fin y al cabo somo los Saints, los dueños de las ciudad. [75]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + once =