Song of Farca, de hackers y decisiones

Lo que me llamó la atención de Song of Farca fue su premisa, similar a Orwell, un juego de investigación muy original. Mientras que este ponía el foco en el Gran Hermano y la moral de investigar y decidir acerca de diversos individuos de la sociedad. El juego que hoy nos atañe nos pone en la piel de una investigadora privada en una sociedad similar pero con influencias cyberpunk.

La narrativa por encima del gameplay

Song of Farca es un juego que confía mucho en su capacidad para contar una historia y ahí es donde vuelca la mayoría de sus esfuerzos. Isabella Song, la protagonista, es una investigadora privada, emigrante en la ciudad donde se desarrolla el título, que está en arresto domiciliario por un altercado con alguien a quien no debía haber enfadado. Tomando esto como punto de partida, empezaremos a aceptar casos y encadenar uno tras otro, conociendo a nuevas personas y entrelazándolas en nuevos casos y situaciones según avancemos en la trama.

Como ya he dicho, es esta narrativa la que acapara los focos en Song of Farca. Al ponernos en la piel de Isabella, somos nosotros quien tendremos que tomar las decisiones difíciles que marcarán futuros casos o las vidas de los personajes que nos vayamos encontrando por el camino. La obra de Wooden Monkeys hace gala de su variedad y creatividad a la hora de presentarnos los diversos casos que componen la aventura y nos permite conocer a muchos personajes distintos, así como aportar contexto acerca de la sociedad en la que está ambientada Song of Farca.

Es por todo esto que Song of Farca es un juego más narrativo que mecánico. El título confía más en su capacidad para contar la historia y en cómo contarla que en dar al jugador las herramientas para jugarla. Esto no es ni mejor ni peor, sino un acercamiento distinto a juegos con muchas mecánicas o aventuras más grandes. En esto se inspira claramente en el ya mencionado Orwell. No obstante, no llega a alcanzar el nivel de detalle que Orwell sí ha conseguido conquistar.

El espejismo de hacer cosas

Esta apuesta por la narrativa por encima de las mecánicas sienta bien a muchos juegos, siempre y cuando estos juegos sepan conectar ambos conceptos. Sin embargo, en Song of Farca, muchas veces, da la sensación de que no estamos haciendo mucho más que seguir las migas de pan colocadas para nosotros y así seguir el camino que el estudio quiere que sigamos, con pequeñas desviaciones en forma de decisiones que, al final, no suponen un peso realmente importante en el conjunto de la trama.

Mientras que Orwell te insta a investigar, a dar pasos en falso para luego retroceder y avanzar en otra dirección, Song of Farca es un constante ensayo y error. En la mayoría de ocasiones no hay posibilidad de equivocarse y el gameplay es más un espejismo que una realidad. Aunque no sepas muy bien lo que estás haciendo, es fácil llegar al final de un caso probando y probando sin ningún tipo de consecuencia y sin tener que hilar muchas conclusiones. Mejor dicho, puedes hilar conclusiones, pero puedes hacerlo infinitamente y el propio juego no te pone un límite al número de veces que puedes probar al azar.

Este carácter perezoso a la hora de plantear el gameplay hace que la frescura que parece traer Song of Farca al principio acabe convirtiéndose en algo mecánico que puedes hacer sin pensar mucho, simplemente siguiendo el camino de luces que hay marcado en el propio juego para no perderse y llegar siempre a las conclusiones acertadas.

Conclusiones

Song of Farca no es un mal juego, ni mucho menos, pero tampoco llega a considerarse uno muy bueno. Es un título que plantea y hace cosas interesantes, pero que no es capaz de crear una experiencia que haga que el jugador se sienta realmente como un investigador privado y no como una hormiga que va recogiendo las migas de pan que le han ido indicando en la dirección indicada. Aunque el potencial está ahí, a la hora de la verdad Song of Farca no llega a hacer lo que Orwell sí que fue capaz de hacer tan bien: poner al jugador en situaciones difíciles en las que de verdad tiene que esforzarse por conseguir el mejor resultado posible. [68]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 1 =