Análisis de La Casa de los Lobos, segunda expansión de Destiny

Mientras Joe y Darla jugaban una de esas partidas de presentación que tanto gustamos de ver en un E3, mis expectativas por Destiny crecían de forma descontrolada, tanto que al jugar a su fase beta en PS4 creí estar ante el mejor FPS que haya pasado jamás por mis manos, hasta que pasé una semana con su versión final y nunca más se supo.

Destiny

Destiny era poco más que un Halo mal hecho por un estudio que afirmaba haber abandonado su relación con Microsoft por estar cansados de hacer Halo (tan solo la primera de muchas otras incoherencias que irían llegando). Un FPS muy divertido con un guión del todo irrelevante, una aventura con un centenar de problemas de diseño que alargaba su vida útil apelando al “método Diablo“, mediante el cual todo se reduce a conseguir nuevas armas y piezas de equipo que son poco más que números y colores a partir de cierto e indecente número de horas de juego.

Y aún con todos los problemas y carencias que podemos achacarle a Destiny, sus virtudes le mantienen como uno de los grandes éxitos de la presente generación, algo que demuestran miles de jugadores que no han dejado de echar su partida diaria a Destiny desde el día de lanzamiento, los mismos que se toman los martes de reinicio semanal como un ritual digno de la más persuasiva de las religiones. Y es que negar las virtudes de Destiny carece de sentido, es posiblemente una de las mejores experiencias cooperativas que el género de “los matamuch” haya visto en los últimos años, ofreciendo unos niveles de diversión a la altura de los Borderlands (pero sin alcanzar la magnificencia de las obras de Gearbox, tampoco nos pasemos)

Ahora bien, somos unos cuantos los que no pudimos pasar por alto los muchos problemas que acompañaron a Destiny en su lanzamiento, como el sangrante caso del loot estúpido que convertía horas de dedicación intentando conseguir el mejor equipo posible en una visita al criptarca que podía terminar con el mando practicando el vuelo sin motor desde nuestra ventana. Ese y otros tantos problemas hicieron que Destiny fuera relegado a nuestras estanterías o los cajones de segunda mano de todo el mundo; hasta ahora.

La Profunda Oscuridad fue la primera y fallida expansión de Destiny (fallida en sensaciones, no tanto en ventas), pues por los 20 € de rigor no ofrecía apenas contenido, ni rastro de nuevos planetas, misiones de campaña o, en definitiva, algo que justificará un desembolso de horas y dinero más que considerable. Con La Casa de los Lobos parece que el feeling general es totalmente distinto, tanto es así que recompré el juego el día del lanzamiento de esta segunda expansión y sigo dándole vueltas a un plan para conseguir dejar de jugar desde entonces.

Destiny

De entrada puedo afirmar que La Casa de los Lobos merece el nombre de expansión, pues el contenido que viene con ella bien justifica los 20 € que cuesta (más teniendo en cuenta que es cross-buy en PlayStation y Xbox). Todo lo que cabría esperar de una expansión de esta odisea palomitera en el espacio se ha cumplido con creces. Tenemos docenas de nuevas armas (gran parte de las mismas con un diseño más genérico de lo que nos gustaría), nuevos mapas para el PvP, una nueva campaña en la que nos enfrentamos a La Casa de los Lobos, un grupo de caídos que traicionaron a los insomnes del Arrecife, la nueva zona social abierta para todos los jugadores a partir de nivel 20 (tengan o no la expansión) y un nuevo modo PvP que da acceso a una nueva localización en Mercurio.

La nuevas misiones del modo historia son tan olvidables como las del juego base, pero nos sirven para montarnos nuestras propias películas sobre los problemas en el desarrollo del juego. Estas misiones se desarrollan en su totalidad en localizaciones que ya existían en el juego base pero que estaban totalmente vacías, cerradas o a medio hacer. Lo cual nos lleva a plantearnos que las Final Hours de Destiny estuvieron protagonizadas por las prisas de parte de Activision o que alguien quiso meter la tijera para vender contenido acabado a parte, o puede que nada de eso, todo son especulaciones que no podemos evitar hacer al ver tantas localizaciones reutilizadas, lugares por los que hemos pasado cientos de veces preguntándonos por su utilidad.

Sea como sea todos los añadidos de La Casa de los Lobos convierten a Destiny, hoy en día, en una compra recomendada para todo amante de los FPS cooperativos. El nuevo modo de oleadas cooperativas, El Presidio de los Ancianos, otorga a los jugadores un desafío digno de horas y horas de farmeo para hacer frente a enemigos de hasta nivel 35 (el máximo que puede alcanzar un jugador con la nueva expansión es 34). Osiris es un nuevo apartado del PvP al que podremos acceder comprando un pase a su representante en la nueva zona social, tres derrotas en este nuevo modo nos dejarán fuera hasta conseguir otro pase, pero nueve victorias consecutivas nos llevarán a El Faro, una nueva zona en Mercurio donde podremos conseguir las primeras armas principales con daño elemental del juego.

Un par de asaltos y nuevos mapas para el multijugador conforman la segunda expansión de Destiny, un desastre que a pesar de todo lo que hace mal consigue que no podamos dejar de jugarlo, un fenómeno opuesto a lo visto en los últimos meses con Titanfall y Evolve. Por suerte a día de hoy podemos encontrar fácilmente Destiny a 30 € que sumados a los 20 € de La Casa de los Lobos nos dejan un FPS cooperativo con cientos de horas de diversión a 50 €. [70]

  1. Sólo un asalto nuevo, no un par. Dices que la expansión anterior era fallida y esta no… cuando es justo lo contrario.

    En la anterior expansión, si bien las misiones de historia eran quizá peores argumentalmente hablando, el conjunto era más largo. Las de la casa de los lobos te las pasas en mucho menos tiempo.

    Pusieron dos asaltos nuevos (uno de ellos exclusivo temporalmente para PS4, que no eran gran cosa, también es verdad). El nuevo asalto es mejor que esos dos anteriores, pero aún así, es menos contenido.

    El nuevo modo horda está bien, va cambiando semanalmente y tal, pero al final no deja de ser más de lo mismo. La gracia del juego no está en el loot. sino en las incursiones (raids). Conseguir mejor equipo tiene (o más bien tenía) un objetivo claro, poder completar las incursiones en el nivel más alto.

    En esta expansión se les ha “olvidado” poner una nueva incursión. La de Atheon es muy buena y añade nuevas mecánicas de juego (cosa que no hace el modo horda). La de Crota (de la primera expansión), quizá está un poco por debajo en cuanto a calidad con respecto a la primera, pero sigue siendo muy entretenida y con cosas nuevas para hacer en cada parte. Son lo mejor del juego con mucha diferencia.

    Con esta nueva expansión, sin jugar demasiado, ya tengo 2 personajes a nivel 34 y el tercero a 33 y esta semana lo tendré en 34 también (los tres de distinta clase, no iguales como hace mucha gente), casi sin esfuerzo.

    Y a pesar de poner la nueva expansión a escurrir comparándolo con la anterior (que tampoco era buena, se quedaba corta de contenidos, pero era mejor de esta, cuya primera impresión parecía mejor pero a la larga he visto que es justo lo contrario), me lo sigo pasando muy bien jugando con gente. Pero es como todos los juegos de este tipo, sin son con gente, aunque no sean una maravilla, te lo pasas muy bien.

    • No te puedo discutir lo de la primera expansión porque no la he podido jugar, pero toda la gente a la que pregunté coincidía en que no le gustó nada. Por desgracia no he podido comprobarlo yo mismo porque bastante tuve con comprarme el juego para poder analizar esta expansión…

      • Es que esta segunda engaña. Cuando la empiezas, parece que tiene un montón de cosas nuevas, muchas más que la anterior, pero luego te das cuenta que está más coja de contenidos que la otra (loot aparte, que ahora te dan equipo nuevo a puñaos y además de nivel muy alto o máximo).

        Lo que pasa es que ninguna de las dos son buenas para lo que cuestan.

        Del PvP no he dicho nada porque no me gusta demasiado (en general, no en este juego en particular). He jugado unas cuantas partidas a Osiris y está curioso, pero no me veo echándole horas.

      • Pero bueno… esto es como todo, es una opinión personal. Habrá a quien le gusten más los contenidos de esta expansión a los de la anterior… y a los que no les guste ninguna de la dos, ni el juego XD

  2. Ah, las armas principales con daño elemental tampoco son una novedad de esta expansión. Están desde el principio. Por ejemplo, en la incursión de Atheon podías conseguir el Predestinador con daño de arco o la Visión de Confluencia y la Mitoclasta Vex con daño solar y el Epílogo de Atheon de daño de vacío.

    En la de Crota también había. Por ejemplo, el Edicto de Alma Suprema con daño de arco o el Desafiante Abismal de daño solar y la Palabra de Crota de vacío. Y en la nueva expansión, en el presidio, también te puede tocar alguna, no sólo están en el PvP de Osiris 😉

  3. Ni casa de los lobos… ni Caperucita 😛 , eso de no haber incluído una especie de Matchmacking para las Raids es penoso, no poder jugar a todas las Raids de Destiny es como tener medio juego.

    Le llegué a meter un montón de horas a Destiny hasta llegar al nivel 32, y en ningún momento he podido “catar” una Raid solo porque no tengo 5 amigos con los que jugar, cagada por parte de Bungie, y a estas alturas… paso del puñetero juego, he acabado mas que harto de repetir, repetir y repetir siempre lo mismo.

    Amén de la imposibilidad ilógica de no poder ni siquiera intercambiar tus objetos con los otros guardianes, ¡¡¡???

    Y ya ni hablemos de lo que solía ocurrir en el 90% de las veces que conseguías terminar un Asalto o una partida PvP, que es nada mas y nada menos que… no darte una puta mierda, eso acaba con la paciencia de cualquiera.

    Así es que… repito, ni lobos… ni Caperucita.

    • hola
      las raids es lo mejor pero no entiendo como es que no puedes juntar mas de 5 amigos .
      hay un buen en la torre con esas mismas condiciones ,así yo también conocí amigos para hacer raids , igual y es una forma . es un juego cooperativo y pues hay que convivir con otros guardianes para juntar la escuadra .

      si de por si ya se quejan que todo es rápido y fácil de conseguir ahora imagínate lo que dirían si en la primera partida de el crisol te dieran todo

  4. Buenas, me compré la Ps4 con el Pack Destiny (hace 8 meses, un juego y dos expansiones por medio). No he comprado ningún otro juego más (con los gratuitos del PS Plus me sobran juegos, me falta tiempo). Es decir, “solo” juego a Destiny. Empecé mi andadura en Psn sin ningún amigo, de hecho, Tibu fue el primero. A estas alturas, mi lista sobrepasa los 30 jugadores diarios de Destiny (más otros 20 que le dieron un ratito/oportunidad a Evolve, Bloodborne, The Order o The Witcher para luego volver a Destiny).

    ¿Escuadra de 3 o Escuadra de 6?

    Soy administrador de una Alianza/Clan y con demasiada frecuencia encontramos problemas de logística al organizar escuadras (bien de 6 para Raids y/o Crisol, o bien de 3 para Presidio y/o Osiris) debido al grandísimo número de jugadores egoístas que juegan para conseguir un premio individual (sean armas, armaduras, reputación o nivel de personaje) y no por disfrutar de la experiencia o simplemente ayudar a otros jugadores (compañeros siempre) a conseguir objetivos considerados ya “menores”.

    Ante la dificultad que podía entrañar encontrar 6 jugadores con los mismos objetivos para hacer una Raid esta nueva expansión incide en las escuadras de 3, provocando las iras de aquellos “cuartos” y “quintos” jugadores que se quedan sin hueco o sin compañeros, teniendo que esperar o buscar un “sexto” hombre para hacer dos equipos…..

    Total, que sean de 3 o de 6, siempre ha habido quejas y estas vienen siempre de los mismos, los que luego se hacen los “despistados” cuando se les ofrece ayuda enviándoles jugadores de perfil bajo que también “necesitan” realizar esa fase para conseguir ese premio.

    Duración y “variedad” en Destiny.

    PVE
    – Dos incursiones (Raids), Atheon nvl 28 y 30, Crota nvl 30 y 33.
    – El Presidio, nvl 28, 32, 34 y 35.
    – Un Asalto Semanal.
    – Un Asalto Semanal de Ocaso
    – Un Asalto Diario (7 por semana)

    PVP
    – En el Crisol: Rescate, Control, Enfrentamiento, Disputa, Escaramuza (3 vs 3), Armas Combinadas.
    – En el Desafío de Osiris (Modo Escarauza, con premios exclusivos de Osiris)
    – En el Estandarte de Hierro (Modo Control, con premios exclusivos del Estandarte)

    HISTORIA
    – Campaña “Base” (hasta llegar a nvl 18/20)
    – Misiones de Eris (de la primera expansión)
    – Misiones de Petra (segunda expansión)

    Y aún podría meter las listas de asalto y hasta las Patrullas o los Contratos. También podría recordar que puedes tener hasta 3 personajes (y compartir materiales y armas entre ellos), con lo cual podrías repetirlo todo 3 veces.

    Pero vaya, solo en el tiempo que tardas en pasarte una vez por semana las Raids y, digamos, un par de Presidios fáciles, podrías terminar/completar casi cualquier otro juego (no FPS) del mercado. Echad cuentas.

    Para no alargarme más, creo que estas dos expansiones cubren mucho más que de sobra el número de horas de juego y entretenimiento que podríamos esperar de ellas sin necesidad de sacarse ningún conejo del sombrero.

    Por supuesto todo esto es opinión, basada en hechos, pero opinión.

    Saludos Guardianes.

    Pd: Si alguien necesita alguna ayuda, consejo u orientación, estoy disponible y tengo algunos buenos jugadores noveles con muchas ganas de ayudar y dispuestos a dejarse la piel en cualquier batalla.

    • Pero todo eso se hace SIEMPRE en los mismos mapas una y mil veces, da igual si haces un asalto o lo que quieras, siempre son con los mismos enemigos saliendo una y mil veces por los mismos sitios, es de lo que me he quejado desde siempre, que no hay variedad de situaciones, la IA enemiga siempre hace lo mismo (en Halo Reach por ejemplo la IA era acojonante, nunca sabías por donde te iban a salir los enemigos ni en que situaciones peliagudas te iban a poner, que te ponían en mas de un aprieto).

      “Mapas” o variedad de escenarios no hay, solo hay 4 mundos y un solo mapa por mundo los cuales acabas HARTO de recorrer una y mil veces.

      El PvP funciona de puta pena (para empezar no puedes hacer algo así a 30fps sin antialiasing, los ojos te los rompe, es horrible), aparte de que está descompensadísimo, y de las recompensas que te puedes llevar… mejor lo dejamos para otro día si eso.

      Tampoco todo el mundo tiene 5 “amigos” que tengan Destiny, que les apetezca jugar en el mismo momento que a ti y hacer las mismas cosas que a ti, puedes tener suerte… o no, pero en un videojuego de estas características creo que ese “factor suerte” no debería de existir, ¿tan difícil sería hacer que cada vez que quisieras hacer una Raid te buscase una?… pues no, y repito, desde que tengo Destiny… Cero Raids he jugado.

      De todo eso es de lo que me quejo de DESTINY, y bueno, de la falta de contenido también, si, porque hablar de lo repetitivo que es… eso también da para una web entera.

      En fin, que empecé con mucha ilusión con Destiny… y he acabado hasta los huevos de tanto repetir lo mismo una y mil veces, hasta los huevos.

      • Como jugador habitual de Destiny te puedo decir que tengas o no amigos de tu lista que lo jueguen no debe impedirte jugar raids.
        Sin ir más lejos el otro día estabamos yo y 3 novatos buscando gente para la cámara de cristal pero ninguno teniamos a nadie disponible.
        Que hicimos? pues en la torre le preguntamos a 3 jugadores que no conociamos y gustosamente nos ayudaron.

        Asi que esa no es escusa para decir que no has jugado a ninguna raid.

Deja un comentario