Biblioteca AKB. Snow Crash

Con la llegada de la televisión digital ya no vemos en nuestros televisores esas pantallas nevadas que aparecían cuando no se recibía correctamente la señal o se estropeaba el televisor. En los antiguos Macintosh de Apple, cuando se producía un fallo y se escribía basura en la pantalla, el efecto visual era parecido al antes mencionado. De ahí viene Snow Crash, el título de esta novela.

Snow Crash

Ilustración de la nueva portada del libro en España.

La historia transcurre en un futuro lejano, en Los Ángeles, donde el gobierno ha cedido el poder a empresas y organizaciones privadas. El personaje principal, Hiro Protagonist, es un repartidor de pizzas que, cuando no está trabajando, pasa su tiempo libre en un mundo virtual llamado Metaverso. Ahí es donde le ofrecen una nueva droga digital llamada Snow Crash, que tiene la particularidad de afectar al que la usa también en el mundo real. Con ayuda de sus conocimientos como hacker y programador, Hiro intenta desvelar el misterio detrás de esa droga, que amenaza con crear el caos en el Metaverso.

Snow Crash

Esto es Snow Crash.

Ésta es la primera novela de éxito de Neal Stephenson, que publicó en 1992. Yo tuve la suerte de leerla hace unos cuatro años, por recomendación de un compañero de trabajo. Hoy en día todos estamos acostumbrados a términos como Internet o MMO (Massively Multiplayer Online), pero fue esta novela la que popularizó el término Avatar para referirse a nuestra representación virtual y creó el concepto del Metaverso como una evolución de Internet. A día de hoy, ese concepto describe con mucha exactitud a los mundos virtuales, como Second Life y videojuegos como Ultima Online, World Of Warcraft y demás MMORPGs. Por ese motivo me parece muy interesante la lectura de esta novela, con 20 años a sus espaldas, por parte de los usuarios de este tipo de juegos y, en general, por cualquiera que tenga ganas de una historia muy entretenida.

Título: Snow Crash
> 432 páginas
> Español
Autor:
Neal Stephenson
Editor: Gigamesh

  1. Pingback: Clang, cuando un escritor se mete a hacer videojuegos

Deja un comentario