[GC 13] Crytek se apunta al free to play con Warface

El tercer día de Gamescom teníamos una cita importante. Los chicos de Crytek habían roto su alianza con EA, tras Crisis 2 y 3, y su próximo proyecto junto a Ryse es un F2P de acción: Warface. No hablamos de una compañía pequeña que lanza su primer juego en este formato, sino de una de las grandes que se pasa al F2P y no va a ser la última.

Warface logo negro

Warface se presentó en el E3 de 2012, aunque el paso al F2P del juego era solo un rumor. Crytek siempre ha querido un producto que entre en el olimpo de los juegos multijugador y compita frente a frente contra los grandes del género: COD, Battlefield, Counter Strike o Halo. Y con Warface tienen una oportunidad de oro de conseguirlo, ya que, por lo que vimos en Gamescom, promete mucho y es extremadamente divertido.

Hablamos con uno de los desarrolladores de Crytek, que nos explicó los nuevos conceptos que intentan integrar en Warface: el nuevo F2P y las misiones diarias cooperativas. Vamos a empezar por cómo maneja la compañía el F2P. Muchas empresas en la feria nos comentaron que el F2P tiene muchos detractores en occidente por culpa del modelo Pay to Win. En oriente es muy común que los MMO o los FPS sean F2P con micro pagos, ya que es ilegal el concepto de cuotas mensuales; por eso allí funciona muy bien. Ahora se está produciendo un cambio y Crytek, junto a otras empresas como Wargaming, intentan igualar a los jugadores que pagan con los jugadores que juegan mucho.

En Warface, si pagamos, podemos conseguir doblar la experiencia diaria, pero en ningún momento podemos comprar equipamiento que sea útil en el juego como armas o accesorios. Así el juego se convierte en un Play to Win e iguala a ambos tipos de jugadores y, en ese concepto, estuvimos muy de acuerdo con el desarrollador. E incluso fueron más allá y cada partida vamos a jugarla con armas diferentes, ya que el sistema se encarga de hacer la selección de forma automática. Nosotros solo podemos cambiar los accesorios que hayamos desbloqueado jugando, y pulsando “C”, en cualquier momento de la partida, podemos cambiar la mirilla del arma o seleccionar un lanzagranadas para el mango. Este sistema me pareció algo diferenciador con respecto al resto de juegos, un buen paso que, de alguna manera, ayudará a romper esa barrera que ponemos a los Free to Play.

La mejor manera de conseguir experiencia se hace con las misiones diarias, que se generan cada día de forma aleatoria. Nos pusieron el ejemplo de una barcaza en el río. Tenemos que llegar del punto A al B sin morir y cooperando entre todos. Los cuatro tipos de personajes jugables tienen que usar todas sus habilidades especiales para llegar a buen fin la misión. Si alguno de los personajes moría y el compañero médico no llegaba a tiempo de arreglar la situación, nos daba la opción de gastar una vida. Y las vidas en el cooperativo sí están contadas; es la única manera de no tener que empezar de nuevo toda la misión. Pero claro, el uso tiene que ser inteligente; no podemos gastar una vida si estamos rodeados de enemigos. Por lo tanto es muy importante cooperar entre todos para conseguir terminar con vida; el grupo en Warface es muy importante.

A nivel gráfico está un paso por debajo de todos los demás productos de Crytek, pero si lo comparamos con algunos de la competencia, sobresale. En el vídeo que hay al comienzo del post, podéis ver gameplay real de lo que nosotros pudimos jugar. A pesar de que solo pudimos jugar unos 10 minutos, nos lo pasamos en grande arrasando un poblado lleno de enemigos y ayudándonos entre nosotros; cuando a uno le faltaba munición o un enemigo con un escudo se nos ponía delante, alguien atraía su fuego y los demás lo flanqueábamos para librarnos de él. No pudimos probar el competitivo, pero sí nos comentaron algunos modos de juego: todos contra todos, por equipos, conquista la bandera o el modo storm.

Y esto es todo de uno de los F2P que más nos llamó la atención en la feria. Podéis apuntaros a la beta aquí y, como siempre, nos vemos en el campo de batalla con vuestros fusileros, francotiradores, médicos e ingenieros.

¡Me encanta el olor del napalm por las mañanas!

Deja un comentario