Hacer videojuegos es divertido

Si la Industria como tal ya tuvo que pasar una época de sombras para madurar (de una forma más o menos acertada) allá por el siglo XVIII es ahora cuando parece que a nuestra industria en particular, la de El Videojuego, le toca pasar todo tipo de calamidades y tropiezos para algún día conseguir erigirse como una industria madura.

Hacer Videojuegos es Divertido

Que cada día se hable más del feminismo dentro de los videojuegos, de los movimientos económicos que estos protagonizan y de los errores que se comenten en el “ocio electrónico” no es sólo síntoma de que hay cosas que no se están haciendo bien por falta de experiencia o madurez, también es síntoma de que cada día hay más gente intentando cambiar esto para hacer de esta forma de vida (que no hobby) una dirección más agradecida de tomar.

Y de lo que aquí quiero hablaros es precisamente de las cosas buenas del mundo del videojuego con un par de ejemplos con los que me he encontrado hoy dando un paseo por internet y que me han alegrado tanto el día que me apetecía compartirlos con vosotros, sin más, por el simple hecho de compartir un poco de luz en este mundillo por el que ahora planean tantas sombras.

Hacer Videojuegos es Divertido

Sean Murray y su “facepalm” es la imagen más representativa del documental según me comenta el propio Dutton.

La primera cosa que os quiero dar a conocer es “Making Games Is Fun“, un reportaje fotográfico ideado por Gareth Dutton (a.k.a GaryDooton), mitad fotógrafo mitad juntaletras que relata en una fantástica página web diseñada por el programador David Woollard como se siente una persona dedicada al desarrollo de videojuegos de una forma más humana de la que podemos encontrar en cualquier “Diario de Desarrollo” de los que acostumbramos a ver tan a menudo.

Este trabajo de GaryDooton me parece tan increíble y tan interesante de leer que no podía evitar compartirlo con vosotros. En esta primera parte de su documental cuenta la experiencia que vivió junto al equipo de Hello Games (actualmente trabajando en el esperadísimo por un servidor No Man’s Sky) durante el desarrollo de Joe Danger 2.

These were the moments I had been hoping for when I started the project. I wasn’t interested in gruelling technical details, like the ones you get in those utterly dull dev diaries from big name publishers; I didn’t want to know what it was like to be a dev, I wanted to know what it felt like to be a person working on a game.

Este documental gráfico tiene 10 capítulos de menos de 15 páginas cada uno donde buena parte de ellas son fotografías. Como bien dice Dutton en el segundo capítulo “This is a photo documentary about the people who work at Hello Games and not their CVs, so prepare yourself to be introduced to actual human beings with names“. No os llevará mucho tiempo verlo por completo y creo que el mensaje que ofrece merece mucho el pequeño esfuerzo que os pueda suponer leer el texto sobre el fondo de color rosa chicle que te quema las retinas. Las anécdotas que se cuentan y sobretodo la humanidad que se respira en esta combinación de texto y fotografía nos ayuda a recordar que esta industria no se compone sólo de estudios de mercado urdidos por señores que quieren nuestro dinero a toda costa, todavía hay pasión y apasionados que demuestran que hacer videojuegos es divertido.

Hacer Videojuegos es Divertido

En uno de los momentos más tensos del desarrollo de Joe Danger 2 el equipo sale a comprar helado para rebajar tensiones.

El segundo documento audiovisual que me gustaría compartir es el último vídeo que se ha publicado en Encoded, un nuevo canal de YouTube fundado por David Molina, creador de proyectos como Pixelbusters o la fantástica GameReport, además de querido amigo de esta casa. En este nuevo proyecto que lleva a cabo con dos amigos más y que tiene por subtítulo “Videojuegos y cultura sin interferencias” se ha publicado recientemente (depende de cuando estéis leyendo esto) una fantástica entrevista a Kevin Cerdá, fundador de BeautiFun Games, desarrollador del maravilloso Nihilumbra y actualmente Lead Designer en Tequila Works a cargo del diseño de Rime.

De esta entrevista en vídeo quiero destacar ciertos detalles que se comentan y que citaré brevemente pues prefiero que disfrutéis de sus 28 minutos de duración tanto como lo he hecho yo. Momentos como la anécdota “The Shark Rider” que incentiva a cualquier curioso y admirador del desarrollo de videojuegos a lanzarse a hacer eso que le fascina tanto desde fuera. O cuando Cerdá recuerda su “Es el mejor trabajo del mundo” como frase lapidaría al recoger el galardón a Mejor Juego Independiente que Nihilumbra consiguió en los Fun&Serious de 2013 son sólo un par de momentos por los que merece la pena dedicar una ratito a revisar este fantástico vídeo, hay muchos más claro (ojo a la localización elegida para grabar) pero esos mejor los descubrís vosotros.

No sé si esta reflexión trasnochada me ha quedado demasiado “flower power” y sinceramente me da igual, sólo pretendo que echéis la vista atrás o que miréis al futuro (o arriba o abajo, no importa) y que digáis “pues mira sí, jugar y hacer videojuegos es divertido”. Incluso cuando miramos al mundo del videojuego de una forma más artística encontramos diversión, pues tanto disfrutamos y nos divertimos encarnando a un doble de películas de acción en un arcade demencial y redondo como Joe Danger 2 como estudiando la arquitectura del videojuego en Bloodborne.

  1. Esto es parte de lo que me gusta del mundo de los videojuegos, todos sus problemas y soluciones. Al final todo se resume en jugar, ya sea de forma crítica mirando y analizando cada aspecto mínimo de un juego o simplemente dejándote llevar por la experiencia.

  2. Bueh solo comento para decirte queo la afirmación “hacer videojuegos es divertido” está bastante lejos de la realidad. Da igual a que te dediques, programación, diseño de niveles. diseño de personajes, modelado 3D, animación de personajes, texturas… Hacer videojuegos es tedioso, agobiante y quita una cantidad de tiempo inmensa. Lo único que podría ser divertido es ser beta tester, y tampoco lo es ya que estar buscando bugs todo el rato y al encontrarlos comprobar por qué ocurren, llegando a repetir los mismos procesos (o parecidos) decenas de veces no es que sea muy divertido. Lo que sí es es reconfortante, es decir, ver el producto final después de todo el duro trabajo, y, sobretodo, ver que a la gente le gusta.

    • Imagino que lo de que “hacer videojuegos es divertido” viene partiendo de la base que lo que tú hagas en el proceso realmente te apasiona. Está claro que si no te gusta, no lo vas a disfrutar dada la exigencia que tú comentas.

Deja un comentario