Todo un tributo a los Clásicos de los 90

Rayman, el famoso personaje creado por Michel Ancel y publicado por Ubisoft, apareció por primera vez en 1995 para las plataformas Playstation y Sega Saturn, tratándose de un videojuego de plataformas en 2D largo, desafiante, y artísticamente precioso, convirtiéndose inmediatamente en todo un éxito de ventas y de crítica en el mundo entero y pasando a ser todo un icono de los videojuegos. Debido a su enorme éxito, se lanzó en 1999 la segunda parte de la aventura, Rayman 2: The Great Escape, siendo esta vez el título en 3D. Rayman contaba con nuevos poderes, una historia más compleja y madura y la aparición de nuevos personajes, como su inseparable amigo Globox y los Diminutos.

En 2006, el bueno de Rayman pasó a un segundo plano con la llegada de los Rabbids, unos locos y carismáticos conejos espaciales que pasaron a ser los protagonistas de la saga con unos títulos dirigidos a un público más casual. A pesar de su enorme éxito y contar con críticas positivas, somos muchos los fans de Rayman que quedamos descontentos al ver cómo nuestro héroe perdía todo su protagonismo, hasta el punto de pensar que el personaje había sido relegado y caído en el olvido. Para demostrarnos cuán equivocados estábamos, los chicos de Ubisoft nos traen esta vez un nuevo juego protagonizado por su amada mascota, Rayman Origins, el nuevo título de nuestro despiezado héroe favorito que supone todo un regreso a los orígenes del personaje, tratándose de un plataformas en 2D y con una jugabilidad totalmente clásica.

Cuando fue anunciado por primera vez en el E3 del 2010, el juego no levantó mucha expectación pues venía dividido por episodios al igual que otros títulos como por ejemplo Sonic the Hedgehog 4: episodio 1, una noticia que a los fans del personaje no sentó demasiado bien por lo que el título no llamó demasiado la atención. Por suerte, Michel Ancel fue plenamente consciente de ello, por lo que concibió al juego como algo completo, pudiendo disfrutar de la aventura sin ningún tipo de cortes. Tras 8 largas años de espera, Rayman llega dispuesto a demostrarnos que aún tiene mucho que decir y que el género de las plataformas sigue más vivo que nunca. ¡Rayman ha vuelto y lo hace plantándole cara a los grandes del género!

La historia del juego es divertidísima a la vez que absurda, una perspectiva muy cómica para un videojuego que, ciertamente, tiene el poder de alegrar el día a cualquiera. La historia nos cuenta como un alocado y adolescente Rayman duerme la siesta en la frescas ramas del Árbol Roncador junto a su mejor amigo Globox, dos Diminutos y el anciano Creador de Sueños. Los ronquidos y ruidos ocasionados por la banda no harán más que molestar y despertar a las pesadillas y monstruos que viven bajo el árbol. Debido al jaleo, las criaturas deciden invadir las plácidas y tranquilas tierras del Claro de los Sueños, encerrando a Rayman y a sus amigos en jaulas, apresando a las Hadas del reino y capturando además a los mágicos Electoons. Ante tal panorama, Rayman y sus colegas no tienen más opción que devolver la paz y el orden al Claro de los Sueños y reparar el daño causado, con el fin de seguir durmiendo plácidamente cuando todo acabe, claro está.

El control es tan sencillo y preciso que no hará falta ningún tipo de tutorial, aunque en los primeros niveles, nuestro viejo amigo el mago, nos dará algunos consejos útiles. Empezaremos con la capacidad de correr y saltar, pudiendo rebotar en las paredes y agarrarnos a los salientes, pero poco a poco, según vayamos avanzando en la aventura y rescatemos a nuestras amigas las hadas de las pesadillas, iremos adquiriendo nuevos poderes como la capacidad de luchar, planear dejando el botón de salto pulsado o bucear. Todas estas nuevas habilidades van haciendo la jugabilidad cada vez más compleja y profunda, pero también nos facilitan las cosas al contar con más posibilidades para solventar los desafíos que los diferentes niveles nos propongan.

Si jugar solo ya os parece divertido, es a la hora de jugar en multijugador con los amigos cuando la diversión se dispara, volviéndose un juego totalmente alocado y divertido hasta el punto de decir “basta”. El multijugador es igualito al de New Super Mario Bros Wii y cada uno de los jugadores puede ser Rayman, Globox o los dos Diminutos. Aunque se juega prácticamente igual con los 4 personajes, sus sonidos y animaciones son distintas, todas tan divertidas y graciosas que nos costará decidirnos a cuál controlaremos. Cuando uno de nuestros compañeros muere durante la partida se convertirá en burbuja y para que vuelva a la partida debemos golpearla, recuperando su estado normal. Deberemos avanzar por las fases con cuidado, ya que nos podemos golpear entre nosotros y dificultará la partida. No es necesario que el resto de jugadores inicie sesión ni haga nada, sino que podrá unirse a la partida simplemente pulsando un botón y teniendo el mando conectado.

Rayman Origins está dividido en 6 mundos y al final de cada una de sus fases debemos liberar de una jaula a un grupo de Electoons, unas simpáticas criaturas rosas que son “la poderosa sustancia de la que se alimentan los sueños”. Nuestro objetivo principal será salvar a la mayor cantidad de estos seres mágicos, habiendo un total de 246 en todo el juego, ya que necesitamos un número determinado de Electoons para poder acceder a un nuevo mundo, desbloquear algunas fases secretas o conseguir nuevos trajes para nuestros personajes. Cuando terminamos por completo una fase nos harán un recuento de todos los Lums amarillos que hemos ido recogiendo. Si atrapamos 150 Lums conseguiremos un Electoon más, si atrapamos 300 nos darán otro, y si llegamos a tener 350 obtendremos una medalla de oro. Conseguir las medallas no es primordial para la aventura y tampoco para conseguir nuevos extras, sino que constituye un reto más para aquellos jugadores que deseen poner a prueba sus habilidades.

También hay Electoons escondidos dentro de los niveles, ocultos tras unas puertas que dan acceso a unas salas secretas. Debemos estar muy atentos a estas puertas ya que se encuentran escondidas en lugares aparentemente inaccesibles o más difíciles de encontrar, como por ejemplo tras una grieta o detrás de la espesa vegetación. A lo largo de la fase escucharemos unos gritos de socorro indicándonos más o menos la ubicación de los Elecctoons, facilitándonos de este modo un poco las cosas y que no tengamos que desesperar buscando las jaulas.

Una vez completemos una fase podremos volver a ella y superar el modo contrarreloj. Si conseguimos llegar a la meta en un tiempo límite conseguiremos otro Electoon y además un trofeo de velocidad. Es aquí cuando nos damos cuenta de lo bien diseñados que están los niveles, estando todos los saltos medidos al milímetro para que nos podamos pasar una fase sin pararnos ni un momento. Superar los tiempos en los primeros niveles no es realmente complicado, pero más adelante se vuelve realmente difícil, pudiendo llegar a desesperar incluso a los más jugones. En cada uno de los mundos que visitaremos habrá al menos una fase montados a lomos del famoso mosquito, con una jugabilidad al más puro estilo mata marcianos. El diseño de los niveles del juego nos recordarán a otros títulos de la saga, sobre todo al Rayman original, e incluso a otros juegos clásicos de los 90 como por ejemplo Sonic, Donkey Kong Country o Ecco the Dolphin, entre otros.

En cada mundo hay una fase bloqueada que requiere un número concreto de Electoons y consisten en perseguir un cofre con patas a toda velocidad sin poder pararnos ni un solo segundo. Estos niveles son realmente difíciles y tendremos que repetírnoslos mil veces y aprendérnoslos de memoria. Una vez alcancemos el cofre conseguiremos un diente-diamante rojo, y si coleccionamos los diez dientes de todo el juego tendremos acceso a un nivel y jefe secretos, indispensables para completar el juego al 100%.

Los gráficos del título son simplemente preciosos, pudiendo disfrutar de unos escenarios llenos de magia y encanto gracias al potente motor UbiArt Framework, una herramienta que permite a los artistas y desarrolladores llevar su trabajo directamente al juego. Jugar a Rayman Origins es como contemplar continuamente un hermoso lienzo que cobra vida, un cuento animado, repleto de movimiento, colores y formas que nos dejará boquiabiertos, corriendo continuamente a 60 imágenes por segundo. Esta tecnología ha recibido incluso una subvención del gobierno francés por parte del ministerio de cultura, apoyando el desarrollo de herramientas para la creación del arte. Michel Ancel ha declarado que quiere compartirlo con todo el mundo con el fin de que evolucione y ver hasta dónde se puede llegar y crear con él. Especial mención para los jefes finales, que nos deslumbrarán con su espectacularidad y gran diseño artístico.

Un apartado visual de esta magnitud no sería el mismo si no fuera por la genial y simpatiquísima banda sonora. Las melodías del título son muy pegadizas, alegres y alocadas, e incluso a veces oiremos temas vocales llevados a cabo con gran maestría. Oír los sonidos y gemidos de nuestros enemigos o las canciones de los alocados y simpáticos Lums no tienen desperdicio. Disfrutaremos de una sublime banda sonora que encaja a cada paso que damos reinando en cada mundo del Claro de los sueños una temática en particular, espléndidamente representada y recreada.

La dificultad del juego es bastante elevada, sobre todo si queremos terminar la fase recogiendo todos los Lums posibles, encontrar sus zonas ocultas o superar el modo contrarreloj. Los primeros niveles no resultarán demasiado complicados, pero será sobre todo en la recta final del juego, en los desafíos y en los niveles de alcanzar el cofre donde se nos pondrá realmente a prueba. Nuestro personaje no cuenta con vidas y con un solo toque moriremos, pero si recogemos uno de los corazones repartidos por el escenario podremos sufrir un segundo toque. Sin embargo, los corazones no nos librarán de que tengamos momentos realmente complicados en los que moriremos muchísimas veces, pudiendo desesperar a más de uno, por muy jugón que sea.

Su duración es bastante relativa, dependiendo de lo hábiles que seamos al mando. A un jugador medio no le llevará muchas horas terminarlo si nos limitamos únicamente a completar el modo historia, sin embargo el verdadero reto de la aventura será completarla al 100%, encontrando todos sus secretos, salvando a todos los Electoons, consiguiendo la medalla de oro en todos los niveles y superando además la fase secreta.

En definitiva, Rayman Origins es uno de esos títulos que no puede faltar en la juegoteca de ningún amante del género de plataformas, siendo un título que desborda alegría por los cuatro costados. Michael Ancel nos ha hecho recordar lo buena que llegó a ser en su día la franquicia, sobre todo la primera parte, y esperamos no tener que esperar otros 8 años para disfrutar de nuevo con uno de nuestros personajes de videojuegos favoritos. Rayman vuelve por todo lo alto con un alarde de maestría reclamando el trono perdido por el género de las plataformas. Si te gustan los clásicos en 2D no busques más porque este es tu juego. ¡No te arrepentirás! [90]

    • Excelente analisis. Juegazo impresionante, y a la espera de ver que mas pueden hacer con el Ubiart. Tengo sueños humedos pensando en un juego de los creadores de Limbo con ese pedazo de engine.

      Quien podia pensar en la epoca de los 8 bits que algun dia veriamos juegos mejores que los propios dibujos animados. Chapo.

  1. Jugué a la demo y aún teniendo el mando “bueno” de Xbox no me acaba de convencer el control… Aún así tanto este como el Sonic junto con el Batman son mis 3 peticiones para los reyes magos… A ver si cumplen 😛

  2. A mi este juego no me llamaba la atención pero tras tanta buena critica poco a poco he de reconocer que me está entrando por los ojos. Ha sido un gran año para el genero de las plataformas, después de todo…

  3. Pingback: Presentación de Wii U en Madrid

  4. Pingback: Primeras impresiones con Wii U

  5. Pingback: Análisis de New Super Mario Bros U para Wii U

Deja un comentario