El Skyrim de Capcom se queda a las puertas de la gloria

Capcom sorprende a propios y extraños con Dragon’s Dogma, un videojuego que parece más propio de un estudio de desarrollo ocidental afín a Bethesda y a Bioware que de un equipo formado por los máximos responsables de varios Devil May Cry y Resident Evil, como es el caso.

Nota: Este análisis es posible gracias a Microsoft, por cedernos una unidad Xbox 360 Debug y a Koch Media, por enviarnos la beta review de Dragon’s Dogma. Muchas gracias a las dos.

Aunque es un artwork, este León/Cabra/Serpiente existe en el juego y realmente no es tan extraño cruzarse con él. Si lo ves, huye. En serio.

Dragon’s Dogma está protagonizado por un héroe – o heroína, pues podemos configurar al personaje que controlaremos – cuya verdadera naturaleza se revela tras enfrentarse a un dragón y, aparentemente, morir. Entonces se convierte en el Renacido (o la Renacida) que deberá acabar con la amenaza que azota a su mundo. Como Renacid@ recibirá la ayuda de los Pawns (Peones), una antigua Orden que tiene como objetivo el ayudarle. Seguramente este argumento te sonará a Skyrim, y con razón: el juego de Capcom comparte mucho con el título de Bethesda.

Si has jugado a Skyrim, Dragon’s Dogma no te va a coger por sorpresa. El envoltorio es parecido, pero el sabor es muy diferente, muy arcade: Dragon’s Dogma sabe a Recreativa 2.0, no por su apartado técnico sino por llevar a un terreno como el RPG en mundo abierto las mecánicas de hack’n’slash. Su concepción, sobre el papel, es muy similar al de la última iteración de la franquicia de Bethesda, aunque la forma en la que se ha poblado el mundo es radicalmente opuesta. Mientras que en el de Skyrim, de aparentemente mucho mayor tamaño, se anima a leer cada libro, a hablar con cada personaje para conseguir empaparnos de la riqueza de la comarca de Tamriel, en el juego de Capcom en cada esquina se esconderán cientos de peligros y no habrá un solo momento en el cuál el jugador pueda relajarse.

Una muestra es la exploración: en Skyrim, como gran parte de mis colegas, no comencé a realizar misiones hasta que no me cansé de investigar tanto terreno como pude. En Dragon’s Dogma no me atrevo a pasear de noche y mucho menos fuera del camino trazado. En serio, estoy acojonado por lo que me pueda encontrar. Mi personaje de nivel 22, curtido en 14 horas, es poco más que un muñeco de trapo en las manos de la fauna que hay en Dragon’s Dogma. Y no hablo de Final Bosses, hablo de cualquier cuadrilla de ladrones dopados, encuentros fortuitos con Comandos Lagarto ¿? o Leones Mutantes prácticamente invencibles.

Si en Skyrim podíamos contar con la ayuda de un seguidor, en Dragon’s Dogma podremos reclutar hasta a 3 secuaces o peones que nos acompañarán en nuestra aventura. Del trío de secuaces uno nos acompañará durante todo el juego y, como el propio protagonista, podrá cambiar de clase y subir de nivel, lo que será la puerta a la activación de nuevas habilidades. Los otros dos Peones serán itinerantes, y podremos ir reclutando a nuevos durante el juego, ya sea en el Portal de Peones o por los diferentes caminos, escogiendo unos secuaces con la clase que más nos convenga en cada momento.

El sistema de misiones es el típico: te enteras de una quest – algo nada complicado porque hay muchísimas, y te embarcas en ella eligiéndola del menú en el que están todas las disponibles. Puedes seleccionar en cada momento cuál quieres que esté activa, para así poder beneficiarte de las indicaciones de la brújula que porta el jugador. La naturaleza de los encargos es muy similar a la de otros tantos juegos (busca este objeto, mata a un grupo de ladrones, habla con tal persona…), así que no os llevaréis, en principio, ninguna sorpresa en este sentido. Eso sí, no he sido atrapado por el juego en ningún momento, la ambientación no me ha tocado, y eso ha convertido a las misiones en meros – en ocasiones hasta tediosos – trámites para subir de nivel y conseguir algo de oro con el que adquirir material nuevo. No, este no, este se compra con otro dinero.

En cuanto al diseño de las misiones, me he encontrado con algunos problemas desquiciantes, como un boss con el que me tiré – literalmente – 2 horas de reloj intentando liquidar y que luego resulta que no se puede matar y que hay que huir de él. Pero es que Dragon’s Dogma hace muy pocas concesiones al jugador. Las pocas que sí que tienen es lo útiles que resultan los secuaces y la posibilidad de grabar en casi cualquier momento la partida, por si ocurre una desgracia. La otra, la IA de los secuaces, que convertirá a estos NPCs en aliados y no en meros comparsas.

Una gran IA que, por otra parte, no consigue hacer olvidar un punto que, potencialmente, le podían haber otorgado una nueva dimensión a este Dragon’s Dogma: la falta multijugador. Imaginad que los Peones o Secuaces estuvieran controlados por personas reales y que pudieran ofrecer sus servicios a través del Portal de Peones o por encontrarlos en cualquier camino o ciudad. Hay diferentes posibilidades en las que el cooperativo, como opción, podría haber aportado mucho al juego, incluso abrir nuevos escenarios, algo que, por desgracia, no se ha tenido en cuenta. La decisión de no permitir el cooperativo me recuerda, por su cabezonería, a la de Tomonobu Itagaki renegando de la cámara manual.

Aunque te suene su cara, mejor no le saludes, no se vaya a cruzar contigo.

Gráficamente Dragon’s Dogma es ambicioso. Y esa ambición le lleva a sufrir para mover los detallados entornos y efectos que presenta en pantalla. Si pensabas que Skyrim iba al límite, prepárate a descubrir lo que es ver sufrir a un motor gráfico: el juego se resiente de tal nivel de detalle y el motor petardea. Una lástima, porque lo que por una parte consigue el juego con el nivel de detalle lo acaba perdiendo por la inestabilidad del motor.

En cuanto al apartado sonoro, al menos la versión que he podido probar está totalmente en inglés. Los efectos especiales son bastante correctos y en cuanto a la música… Bueno, es bastante peculiar. El tema central es una muestra de que en Dragon’s Dogma han intendo darle un toque nipón al juego como han podido. Y la banda sonora es la parte que más mano se ha dejado meter. Atención especial al tema central del juego, que no tiene desperdicio.

Dragon’s Dogma es un juego difícil, sobre todo por temas de nivel de personaje. Al poco tiempo te darás cuenta de que esto no es Skyrim: aquí hasta el enemigo más aparentemente significante te pondrá las cosas muy complicadas. Y no hablemos ya de los enemigos que tengan un tamaño mayor que nosotros. Sólo te digo una cosa: si ves un dragón, corre por tu vida. En serio. Corre mucho. Realmente yo corro cada vez que veo algo más grande que yo… Motivos me han dado.

Los combates son quizá la gran reivindicación de este Dragon’s Dogma: intuitivos, brutales y muy arcade, quizá el punto el el que más se nota que estamos ante la creación de una compañía nipona experta en todo tipo de juegos de repartir sopapos. Luchar, así, se convierte en uno de los grandes placeres del juego, al menos cuando nos enfrentamos a adversarios con los que tenemos alguna posibilidad.

Dragon’s Dogma promete muchísimo. Capcom se ha soltado la melena y se ha lanzado de cabeza a la piscina como si no hubiera un mañanani hubiera un límite en la potencia de las consolas actuales. Por desgracia sí que lo hay y Dragon’s Dogma, a pesar de sus buenísimas intenciones, se queda en un loable intento de la compañía nipona por alcanzar nuevas cimas. [75]

  1. Después de leer el análisis, sigo Hypeado XD
    Todo lo que dices me recuerda al dark souls(pequeños enemigos que te hacen la vida imposible, motor gráfico a límite…) ¿a ti te gustó el Dark Souls?Porque por todos lados le he visto notas brillantes, y a mi no me gustó ni un poco…:S

  2. Se entiende que te haya costado si no hay jugado a Dark Souls o Demon’s Souls xD

    Poner punto negativo a que estuvieras 2 horas dándole a un Boss sin que pensases «Oye, quizá le quito muy poco»… xDDDD

  3. Buenas, a mi las pocas ganas que tenia de jugarlo se me han quitado, con este analisis, si se parece mas al dark soul que al skyrim, ya se han quedado sin un comprador, porque en skyrim disfrutas del juego incluso con la IA deficiente de los compañeros es un juego al que disfrutas y si en este vas a tener que ir acojonado a cada esquina, pos no me llama mucho la atencion. Lo siento porque todo lo que hace Capcom me encanta, pero este de momento se queda en el limbo de los juegos que me apetecen

    • Buenas hellfatie, si lo que no te convence es eso de ir con miedo, entonces te doy la razón, Dragon’s Dogma no te convencerá, porque aquí en cada momento estás en tensión. Eso sí, a los que les vaya la marcha se lo van a pasar como enanos.

  4. Yo solo espero que no llegue al extremo del Dark Souls en el que un único enemigo simple te bajaba media vida de un golpe, aparte por lo que leo en tu analisis. De noche la pasas canutas si no vas por el camino, pero espero que sea disfrutable.
    Joder, acabo de pasar de comprarmelo si o si a querer alquilarlo para ver que tal. Es que a mi me gustan los retos, m gustan los enemigos dificiles, pero no me gusta la tensión constante…os odio!u-u

    • No he probado la demo, pero no creo que varíe mucho la experiencia, te lo digo por si te quieres ahorrar un alquiler… Aunque claro, con la versión de alquiler le podrás meter horas.

      • A mi la demo me pareció bastante facilonga. Igual es porque yo sí he disfrutado de Demon’s Souls y Dark Souls.

        Como al juego completo no he jugado, no se si es igual o no. La demo me pareció más como el Dark Souls que como el Skyrim, sí, pero también bastante más sencillo.

        De entre Skyrim y Dark Souls, el Skyrim es más bonito, pero me quedo con el segundo de calle, mucho más interesante en mi opinión (tengo ambos). Por lo que vi en la demo del Dragon’s Dogma, se queda entre medias de los dos.

  5. A espera ya lo entiendo todo, el dragons dogma es un DLC del skyrim, no se como lo hacen los de capcom pero han conseguido lo imposible, ¡crear un DLC para un juego de otra compañia!

  6. Creo que es un error compararlo con Skyrim, porque no buscan lo mismo ambos juegos, la saga de BETHESDA es ama y señora de su estilo pero esto es un action RPGde pura cepa que poco tiene que ver salvo porque salgan dragones por ambos juegos. Incluso se diferencia de los juegos de From Software cuya comparacion seria mas de recibo….el analisis me ha encantado eso si!! muy bueno ha tocado los palos que me interesaban y ha aumentao mi Hype un par de millones mas. En lo que a mi respecta agradezco una IP nueva y la recibo con los brazos abiertos. Este juego es una respuesta nipona a las criticas y conclusiones actuales al JRPG …y la oportunidad hay que darsela!!!! saludos a todos!

    • Igual es que tengo demasiado reciente Skyrim. Sí que es verdad que aquí hay mucha más acción. Me alegro que te haya gustado el análisis y comparto contigo que hay que alegrarse que una empresa como Capcom se meta en estos berenjenales!!!

  7. Pingback: El hype se paga, y si eres tonto, un poco más.

  8. Pingback: Análisis de Kingdoms of Amalur Reckoning para Xbox 360

  9. Pingback: Video de la demo de REsident Evil 6

  10. Pingback: Impresiones con la demo de Resident Evil 6 para Xbox 360

  11. Pingback: 10 minutos de Remember Me desde la GamesCom 2012

Deja un comentario