Cuphead es una obra mágica que pasará a la historia

Tras unas primeras impresiones excelentes que publicamos la semana pasada, estamos en disposición de presentaros nuestro análisis de Cuphead para Xbox One y PC (Steam, Windows Store y GOG) y, casi sin lugar a dudas, estamos ante el mejor arcade de la generación.

Cuphead_1920x1080

Cuphead es uno de los mejores juegos de esta generación

Tan solo hay que hacer una búsqueda rápida en AKB para saber lo que este juego ha significado para parte de la redacción. Vimos la presentación allá por el 2014, apuntamos su nombre como algo curioso por su arte y vimos crecer, noticia a noticia, esta pequeña obra maestra del videojuego. Porque eso ha conseguido Cuphead, meterse en la lista de los mejores juegos de esta generación. Y todo gracias a mezclar a la perfección jugabilidad y arte.

La inspiración: los dibujos animados de los años 30

Si algo caracterizaba a los dibujos animados de los años 30 era que nos presentaban a los personajes caricaturizados, exagerando los gestos y manteniendo una animación constante que le daba al conjunto un dinamismo particular. El origen de esta técnica llamada Rubber hose lo podemos ver en el famoso corto en blanco y negro Steamboat Willie, distribuido por Walt Disney y protagonizado por Mickey Mouse.

Studio MDHR ha conseguido coger la esencia de estos dibujos animados: animaciones realizadas a mano, fluidez y movimiento en la escena, sumándole una paleta color pastel, y un efecto que imita un proyector de cine antiguo, para realizar un trabajo excelente a todos los niveles en lo que a gráficos y animaciones se refiere.

Podríamos llegar a tener miedo de que las animaciones no consiguiesen amoldarse a nuestros movimientos con el mando, pero es todo lo contrario, Cuphead además de bien animado es una maravilla en el control.

Mención aparte merece todo el apartado de diseño de personajes, enemigos y escenarios. Desde las diversas fases de las que constan los enfrentamientos contra bosses, que se llevarán la primera muerte al sorprendernos con sus transformaciones y cambios de estrategias, hasta los masillas que tendremos que ir eliminando en las fases de plataformas o en las de arcade aéreo.

Y la música… que puede decir. Inmejorable, de las que te dejan sin palabras. Solo te digo que la tienes disponible en Steam por 10 euritos.

Cuphead no es difícil, solo exigente

Muchos lo catalogaron desde hace semanas como el juego imposible, pero no es así, a no ser que tu coordinación sea realmente nefasta. Cuphead es complicado, sí, tenemos que reconocer que es así, pero además es increíblemente accesible y te invita a mejorar, partida a partida. Por eso se desvanece en un par de muertes el efecto “Dark Souls”: esa sensación que te queda de que la muerte no ha sido por tu culpa sino que estaba predestinada por los programadores.

En este juego se premia la habilidad y el conocimiento de las dinámicas de los enemigos. Eso en las fases en las que tenemos que enfrentarnos a enemigos finales. Por eso Cuphead tiene el efecto “salto de la silla”. Celebrarás con un salto cada victoria en este juego como si de un gol de tu equipo favorito se tratase.

Para el que viva en una cueva y aun no haya visto nada de este juego, diremos que además de los enfrentamientos contra enemigos por su alma, tendremos que sobrevivir a unas exigentes fases de plataformas, otras de combates aéreos que son una oda a los arcades tipo Parodius o Salamander y, por desgracia, unas zonas en las que tenemos que defender una urna con el alma de un hada mágica. Estas últimas, aunque requieren de cierta habilidad, no supondrán ni el más mínimo reto.

Solo tienes tres mundos y un escenario final

Pero te prometo que esto va a ser más que suficiente para tenerte en la consola muchas, muchas horas. En nuestro directo de la semana pasado pudisteis disfrutar con nosotros del primer mundo. ¿Os pareció complicado? Fue un paseo comparado con lo que nos viene encima en cuando pisemos la segunda zona, la del circo, y nos enfrentemos a alguno de los primeros enemigos.

Nos va a tocar tragar saliva, coger el mando con firmeza y tener todos los sentidos puestos en la pantalla. A partir de aquí Cuphead es exigencia, habilidad y diversión. Sin más. Te lo vas a pasar genial viendo como mueres cuando quedan 10 segundos para que termine la fase. O puedes probar el modo sencillo y pensar que el boss es fácil ya que te conoces más o menos las mecánicas, pobre iluso, en el modo normal, normal, sí, no el modo difícil, todas las mecánicas van a ser aleatorias.

Aunque te las sepas de memoria te va a sorprender en algún momento y, por todo esto, la sensación de triunfo es mayúscula. Te va a retar y lo vas a conseguir superar, Cuphead es así, te parecerá cruel al principio, pero al final verás que no solo has sobrevivido al reto, sino que has conseguido superarlo con creces.

Cuphead

Pero, ¿tiene algún punto negativo?

Ninguna obra es perfecta, pero Cuphead está cerca de conseguirlo. Si tuviésemos que encontrar un defecto este sería la elección de la fase de la defensa de la urna y la falta de más niveles plataformeros. No por nada, sino porque es la única forma que tenemos en el juego de ganar monedas y poder comprar algo de ayuda. El resto, magistral… menos que nos falta aun el parche con el castellano…

Si este juego fuese de Nintendo…

Aunque todos los medios estamos coincidiendo con nuestras críticas, creo que el efecto Cuphead es posible que pase desapercibido para gran parte del público. No sé si por las plataformas en las que ha salido, el formato digital, por los nefastos primeros análisis del juego o porque la gente se crea que es demasiado complicado. Puedes dejar pasar este juego y es algo que no vas a poder perdonarte en la vida. Te lo prometo.

Si este juego fuese Made in Nintendo sería un 100/100 en todos los medios, unánime, demencial, pero no, aunque todos coincidamos, como digo, en poner un sobresaliente a la obra de Studio MDHR. Es una pena que el paso a la eternidad de los videojuegos algunas veces dependa de donde vienes más de lo que eres capaz de conseguir.

Cuphead se merece estar en el podio de este año 2017 junto a Zelda y el próximo Mario, tener un hueco para siempre dentro de la historia de los videojuegos por todo lo que ha conseguido unir de forma magistral. Cuphead es arte con mayúsculas, una que te puedes permitir tener en tu casa. Nota: 97

Sello de calidad AKB

  1. Pedazo de juego y pedazo de análisis, para mi un 10/10 .
    Me encanta como evolucionas como jugador, que diseños, que música…es perfecto y si sale en Switch lo vuelvo a comprar.

  2. En la mayoría de imágenes del juego veo a dos personajes pero ninguna mención a su modo coop. que además carece de online para ello y me parece que se le está otorgando un indulto a este apartado, no solo aquí si no en la mayoría de textos que leo. Pienso que no se tiene en cuenta para los análisis como si no estuviera, pero lo está y como tal debería ser valorado.

    También he leído algo que no se comenta aquí y me gustaria preguntar.

    Uno de las cosas que hace el juego difícil es que cuando quiere te hace un hit gratis, sin opción de evitarlo y te lo comes si o si. Como si el juego te viera hacerlo bien y por by the face te casca un hit si o si.

    También me gustaria conocer la opinión de quien a jugado a Hollow Knight, porque parece que pierde todas las comparativas.

    Quizás sea muy tiquismiquis pero es que yo no veo tal obra maestra más allá de un arte precioso.

    • Si he de ser sincero no me he fijado en el hit gratis que comentas, pero el juego es una pasada igualmente.
      Eso si, para mi Hollow Knight lo supera en todos los sentidos, incluso en el diseño, pero eso es algo ya personal.

      La música es muy buena y el diseño años 30 una preciosidad, pero mas allá de eso para mi es un juego de prueba y error mil veces que es divertido y desafiante pero que no me acaba de hacer el peso como un juego completo, me da la sensación de que le falta algo.

    • Por mi parte no he tenido hit gratis. Lo que hace el juego desafiante es la aleatoriedad del combate frente a los bosses y la velocidad de reacción que necesitas para superar las fases de plataformas y las aéreas.

      Sobre el tema del cooperativo online: para mi no es más que un añadido si al final se deciden a incluirlo en el juego, pero el cooperativo en la misma consola es un añadido al disfrute del juego que rebaja un punto la dificultad al tener la posibilidad de resucitar a tu compañero. No es necesario sino accesorio por lo que no ha sido nombrado como algo esencial en el análisis del juego. Lo tiene, es disfrutable y muy divertido, aunque puede darse el caso de que estés resucitando más a tu compi que peleando frente a los enemigos.

      Sobre Hollow Knight, he jugado a ambos y te digo que Cuphead me ha enganchado más por su componente arcade y fases cortas. No es un juego que te requiera estar 30 minutos seguidos para terminar una zona y salvar tu progreso y eso se agradece, por ese motivo es tan agradecido, puedes pasarte el juego en fácil e ir superando zona a zona subiendo la dificultad, es una lucha contra tu habilidad.

    • Sin haber jugado -aún- Cuphead, he de decir que estoy de acuerdo con que Hollow Knight es la gran joya infravalorada de este año.

  3. Le tengo unas ganas tremendas, pero de momento lo dejo en la cesta de deseos para cuando llegue la One X.

    Lo único que me tiró atrás en las primeras reviews era el tema de la dificultad. A estas edades ya no conservo la paciencia de mi infancia y huyo de cualquier cosa que supere mínimamente mi patanería (los Souls, ni mirarlos). Ahí tengo cogiendo polvo los New Super Mario Bros y Donkey Kong de Wiiu … terminan sacandome de mis casillas.

    Aún así, creo que aunque solo sea por el apartado visual, le dare un tiento a este Cup Head.

    • No se trata de un juego super difícil aunque tiene su dificultad. Prueba los primeros bosses para hacerte una idea y no podrás desengancharte.

  4. Yo le he podido echar caña al cooperativo y no es tan sencillo! Cuando un compañero muere se va al cielo lentamente y se le puede resucitar. Pero cuantas más veces muera más rápido se eleva hasta que se hace imposible resucitar más veces.

    Hemos llegado al segundo mundo y de momento una maravilla. Los bosses son entretenidísimos y desafiantes. Después de 20 intentos, cuando derrotas al boss es super gratificante. Es de esos juegos que quedaría perfecto en una máquina arcade.

    Y la estética es un gran añadido. Si no la tuviera se trataría de un juegazo de todas maneras. Con el estilo cartoon años 30 es un superjuegazo.

Deja un comentario