Análisis de Spyro Reignited Trilogy: El regreso más esperado

Hablar de Spyro es hablar de una de las mascotas más populares que la industria nos dejó durante la década de los 90. Hablar de su regreso es hablar de ver cumplido el deseo que tantos años lleva rondando la mente de millones de jugadores.

La década de los 90 fue muy prolifera para esa combinación de plataformas, exploración y recolección que terminó dando lugar a un género que muchos definimos como «aventura plataformera».

Una generación de oro para los plataformas

Veinte años después, el dragón púrpura vuelve ¡por partida triple! Una recta final del Siglo XX que estuvo marcada por nombres propios como Super Mario 64, Banjo-Kazooie, Conker’s Bad Fur Day, Ape Escape, Donkey Kong 64, Rayman 2: The Great Scape, y algunos con menos repercusión como Croc: Legend of the Gobbos, Gex o Chameleon Twist, entre otros. Destacar en un terreno tan explotado era muy difícil… hasta que llegó Insomniac Games para dotar a PlayStation de uno de los referentes del género; uno de los pocos que fueron capaces de mirar de tú a tú a los títulos más destacados que nos dejó la extinta Rare.

Spyro Reignited Trilogy es una realidad que, al igual que Crash Bandicoot: N’sane Trilogy, se ha hecho de rogar mucho más de lo que nos habría gustado. Uno de esos regresos que tantos jugadores hemos pedido durante los últimos años. Esta recopilación, a cargo de Activision y Toys for Bob incluye Spyro the Dragon, Spyro 2: Ripto’s Revenge y Spyro: Year of the Dragon. Tres juegos de los que poco podemos decir a estas alturas; tres mitos de la generación de los 32 bits. El trabajo del estudio californiano trae consigo muchas luces y alguna que otra sombra.

Y es que, si hay que empezar por lo bueno, hay cosas que saltan a la vista en cuanto ejecutamos el juego: estamos ante una remasterización que sabe a remake en todo momento. Con un apartado visual fantástico, capaz de elevarse por encima de nuestras mejores predicciones, podemos afirmar que nos encontramos ante uno de los mayores «lavados de cara» que hemos visto jamás en un videojuego.

No es fácil ofrecernos un cambio tan notorio sin renunciar a los orígenes, apostando por mantenerse completamente fieles a los títulos originales, pero no por ello renunciando a presentarnos algo digno de 2018. Escenarios, personajes, efectos… Todo ha sido sumamente cuidado —mención especial al rediseño de los dragones.

Una grandísima revisión

Personalmente, pienso que Spyro Reignited Trilogy puede ocupar un hueco más que merecido junto a esos elegidos que pasaron por el taller con un resultado fantástico como Resident Evil en 2002, Metroid: Samu’s Returns o Shadow of the Colossus este mismo año, entre otros regresos por la puerta grande.

Además del excelso trabajo en lo que al apartado visual se refiere, no conviene olvidar las mejores introducidas en la cámara del juego, cambiando los gatillos por el stick derecho, algo necesario en cualquier título tridimensional desde hace muchos años. Más intuitivo y funcional, al igual que el renovado registro de progreso del que podemos hacer uso para conocer todos los detalles de cada zona que nos toca explorar.

Esta serie de cambios termina coronándose con la banda sonora de los tres títulos, cuyos temas han sido reimaginados y, además, nos dejan la posibilidad de seleccionar si queremos mantener las melodías renovadas o apostar por jugar mientras escuchamos la original.

A continuación, os dejamos una comparativa entre ambas banda sonoras:

La optimización, el punto negro

Si hay algo negativo que tenemos la obligación de resaltar es, indudablemente, el rendimiento técnico de la colección. Resulta bastante sorprendente que difícilmente se alcancen las treinta imágenes por segundo, algo que ni siquiera se ve logrado en Xbox One X o PS4 PRO. No estamos ante algo especialmente molesto y ni mucho menos injugable, pero, en los tiempos que corren, el mínimo exigible a un trabajo así debería situarse en los 30 FPS «rocosos».

Es una pena que Spyro Reignited Trilogy, teniendo en cuenta que el salto visual es absolutamente incuestionable, sufra rascadas tan frecuentes. No obstantes, confiamos plenamente en que esto termine siendo solventado mediante una hipotética actualización; Spyro bien lo merece.

Bueno, bonito y barato. Eso es Spyro Reignited Trilogy a pesar del inconveniente que supone el cuestionable rendimiento técnico. Tres juegos que lograron conquistarnos a todos durante la recta final de los 90 y que ahora volverán a hacerlo, tanto con los más nostálgicos como con aquellos aventureros que no tuvieron la oportunidad de disfrutar de la saga.

En los tiempos que corren, estamos muy acostumbrados a presenciar la llegada de títulos de otra época: remakes, remasterizaciones, recopilatorios, reboots… Ojalá que todos esos regresos que tanto nos gustan fueran como el que tenemos entre manos. Un auténtico imprescindible para cualquier amante de las plataformas [85]

  1. Ni pío de la jeta de hormigon de que tras saberse que sólo el primer juego venía en el disco y las anulaciones de reserva fueron tremendas (yo mismo y algún amigo), se volvieron a burlar de los jugadores (especialmente de los coleccionistas) anunciando que vendrián los tres… pero que igualmente habría que descargarse gran parte del segundo y del tercero… y que las reservas siguieron siendo anuladas por caraduras y chapuzas.

    Ni con un palo, oiga. Y me encantaron los de PSX y ya sé que son remasterizaciones muy buenas.

    Comparar esto con lo hecho con los Crash me parece un chiste malo.

Deja un comentario