Destruction AllStars está hueco

Gracias a PSN Plus, el servicio de Sony para jugar online que a veces sorprende gracias a la inclusión de títulos con buen cartel (al loro que se viene Final Fantasy VII Remake en Abril), he podido jugar a Destruction AllStars para PS5, lo que parecía un «»Rocket League meets Destruction Derby«». Ya le gustaría.

Más pequeño de lo esperado

Destruction AllStars es un juego pequeño en muchos aspectos. Quizá en el único en lo que brilla sin ningún «pero» es en su completa plantilla de personajes, pero el resto está muy cojo, dando casi la sensación en ocasiones de ser una demo y no un juego completo. Hay quien justifica esto por su propuesta de GaaS, pero no puedes sacar un juego únicamente con la carcasa: tiene que haber algo de relleno o acabará naciendo muerto. A ver quién es capaz de defender que se empiece a crear contenido a saco si no hay ningún número positivo en cuanto a recepción del paquete inicial.

Y es que la exclusiva de PS5, desarrollada por Lucid Games, parece haberse quedado a medias, como una especie de vertical slice usado para ser presentado en esas ferias que tanto se echan de menos.

Pocos niveles con un diseño de ratonera, presentando propuestas de juego que, aunque diferenciadas y entretenidas durante un rato, acaban sabiendo igual por su puesta en escena. Yo personalmente echo en falta algún modo con niveles grandes, de carreras de destrucción, o incluso algo de mundo algo abierto ejecutado con el potencial de PS5, para ofrecer una variedad que brilla por su ausencia.

Una plantilla AllStar

Los personajes controlables son sin duda lo más destacado de un juego que, salvo en las cuidadas entradillas de los mismos en las carreras, no cuenta, sorprendentemente, con un acompañamiento musical durante la acción. Esto se echa terriblemente de menos, como si faltara el director de la orquesta que fuera marcando el compas.

La tabla de salvación de Destruction AllStars es que está disponible con PSN Plus de este febrero, y que su precio, cuando salga a la venta en abril, estará acorde a la poca ambición de su propuesta: 20€. Un juego de fondo de catálogo con el que echar un par de partidas algún día tonto pero, por lo que a mi respecta, poco más. [60]

Deja un comentario