Análisis: MediEvil, entre la espada y la pared

PlayStation está nostálgica, primero llegó Crash Bandicoot, luego le llegó el turno a Spyro… En esta ocasión le toca revivir de entre los muerto a Sir Daniel Fortesque con el remake de MediEvil, un título desarrollado por Other Ocean Emeryville en exclusiva para PS4.

Sin grandes cambios

MediEvil sigue siendo el mismo, no ha cambiado demasiado. Mismo desarrollo, mismos niveles y misma cámara. Pero, para el que no lo haya jugado nunca, quizá le interese saber como es su apartado jugable, el cual me ha dejado un sabor algo agridulce.

El título es muy variado en sus mecánicas, ofreciendo combates, plataformeo, jefes finales y hasta puzles. El combate resulta algo tosco, ya que lo que realmente funciona es machacar el botón hasta acabar con los enemigos, aunque también nos podemos poner con una ballesta en la esquina e ir acabando con ellos uno a uno. Sin quitarle mérito al combate, lo peor es su cámara, que funciona realmente mal e incluso puede llegar a marear por su brusqueza y disposición.

En MediEvil el diseño de niveles brilla por su ausencia, siendo muchos de los niveles bastante simples y laberínticos. Pero todos ocultan secretos que influyen en la parte jugable, alentando al jugador a explorar hasta el último rincón. Es más, a medida que avancemos en la historia, podremos rejugar estos niveles para desbloquear accesos que antes estaban bloqueados.

El cáliz de almas sigue estando ahí, el cual podremos rellenar matando a un número determinado de enemigos. Una vez rellenado y recogido, al completar el nivel se nos desbloqueará mejoras como armas, más salud, escudos o magia.

Entre las pocas novedades de MediEvil encontramos un glosario, donde podemos consultar a los personajes, enemigos o jefes. Si no queremos leer, disponemos de un narrador, que le dará el humor típico del juego.

El apartado técnico, la mayor novedad

Sin duda alguna el mayor cambio que ha sufrido MediEvil es en su apartado gráfico. Como es lógico, los diseños y detalles de los personajes y escenarios ahora están mucho más logrados, además de haber una diferencia notable en la iluminación. Eso sí, de vez en cuando he notado ciertas ralentizaciones, algo de extrañar al no ser el juego demasiado exigente, pero que no han influido demasiado.

El apartado sonoro está a un gran nivel, donde las melodías están más elaboradas y tienen algo más de ritmo, aunque sin perder aspecto gótico. Por otra parte, el juego llega doblado al castellano y, la verdad, he quedado gratamente sorprendido.

Conclusión

MediEvil vuelve, pero lo hace por la puerta de atrás. No es un gran remake, pues no basta con añadir dos cosas y mejorar el aspecto técnico del juego. Hacía falta un cambio en la jugabilidad, otorgarle un punto de profundidad al combate y mejorar su cámara. Si nunca has jugado al juego original, quizá sea una propuesta interesante. Pero si lo vas a comprar por pura nostalgia, quizá debas esperar a una rebaja. [65]

  1. MediEvil es uno de los títulos a los que más cariño le tengo, de lo primero que recuerdo jugar desde que tengo uso de razón. Tenía muchas ganas de jugarlo en PS4. Pero desde que leí en Anait el análisis de Chiconuclear lo entendí. Jugablemente, si ya por entonces era cuestionable, ahora ha envejecido muy mal y no creo que sea demasiado disfrutable. Ojalá hubiesen hecho lo que comentas al final y el remake hubiera sido algo más que un cambio gráfico.

  2. El hecho de sacar un remaster no es solo hacer el lavado de cara correspondiente. Si el juego ya tiene problemas, ¿por que no aprovechar para corregirlos?

Deja un comentario