Impresiones: Days Gone, una superproducción con prisas

En la última semana, gracias a PlayStation España, he podido jugar a Days Gone, la primera gran exclusiva de este 2019 para PS4. Desarrollado por Bend Studio, Days Gone coloca al jugador en el rol de un motero en un mundo apocalíptico.

Days Gone

Hogar, peligroso hogar

La toma de contacto deja unas sensaciones a viejo conocido. Quizá la principal referencia en cuanto a sensaciones sean los Far Cry: un mundo gigantesco que deberemos recorrer para completar un listado enorme de misiones. Así, encarnando a Deacon St. John, un rebelde con causa, nos deberemos centrar en sobrevivir en un mundo inhóspito en el que no te puedes fiar de nadie. Los engendros, que son los infectados / zombies que siembran el terror en el mundo de Days Gone, no serán la única amenaza.

Los RIP, unos zumbados a los que les encanta marcar sus propios cuerpos con sus cuchillos, así como los delincuentes que pueblan el mundo de la creación de Bend Studio, que también nos obligarán a estar alerta con sus trampas y emboscadas. Incluso los habitantes de los asentamientos aparentemente pacíficos podrán llevarnos por el camino de los problemas. No bajes la guardia.

Los highlights

Visualmente, Days Gone es una maravilla que solo llegas a apreciar cuando le has echado unas cuantas horas. Al principio es fácil quedarte con las ralentizaciones puntuales o el molesto efecto de clipping, pero el modelado de los personajes, los efectos de luz y las interpretaciones son TOP.

Atención al doblaje al castellano, una auténtica maravilla en cuanto a interpretaciones y expresiones coloquiales que te trasladan a un mundo en el que el respeto ha dejado paso a la desconfianza. Es realmente remarcable el gran esfuerzo que se ha puesto en caracterizar a los personajes que pueblan el mundo de Days Gone, desfilando por el juego un catálogo de hombres y mujeres con personalidades tremendamente complejas. Destacar a Claudio Serrano, que presta su voz al protagonista, Deacon. Y si hablamos del apartado sonoro, hay que destacar igualmente los curradísimos efectos fx – atención al sonido del motor de la moto – y la banda sonora, que es tremenda.

Me gustaría destacar, además, la apuesta frontal de Days Gone por la crudeza, el gore y personajes con respuestas creíbles al horror del post apocalipsis. Hay pocas concesiones a un público que no sea +18: este es un videojuego adulto, y eso se palpa en situaciones como cuando Deacon comienza a hablar solo, dando rienda suelta a todo su odio en forma de pensamientos en voz alta.

¿De qué va esto?

El papel del jugador en Days Gone es ir completando misiones que nos llevarán a lo largo y ancho del mapa del juego de Bend Studio. Estas misiones consistirán típicamente en liquidar campamentos enemigos, localizar objetos o personas. El juego premia el sigilo, pero habrá situaciones en las que nos veremos sobrepasados por las amenazas. Además, el catálogo de armas disponible es muy remarcable, tanto las que podremos adquirir, robar a nuestros enemigos o incluso crear nuevas herramientas por nuestra cuenta.

Te puedo prometer que la primera vez que te encuentres con una horda lo vas a flipar. Tantísimos enemigos corriendo a toda velocidad en tu dirección, sin importarles nada ni nadie, al más puro estilo World War Z, es una experiencia memorable.

Para recorrer el mundo del juego utilizaremos nuestra inseparable motocicleta. A los que nos gusta jugar estilo GTA e ir probando diferentes vehículos aquí nos tendremos que conformar con ir tuneando nuestra moto, porque será el único medio de transporte que podremos usar. La moto deberá repostarse a medida que vayamos conduciéndola, y también deberemos preocuparnos por su estado y repararla cuando sea conveniente.

Tanto para la gasolina como para las piezas necesarias para reparar la moto, deberemos saquear tanto los coches que han quedado inmovilizados en las carreteras como las propias localizaciones que vayamos explorando. Otra opción será pagar al mecánico del campamento de turno para repostar, reparar nuestra moto o incluso tunearla. Las opciones de modificación se irán ampliando a medida que vayamos mejorando la relación con el campamento de turno.

Conclusiones

Calculo que llevo alrededor de 8 horas con Days Gone y la propuesta sigue desplegándose. Las sensaciones, en cualquier caso, están alejadas de los grandes títulos de la generación. ¿Cómo es posible, después de tanto piropo a su apartado técnico y sonoro? La clave está en un caótico estilo narrativo que nos irá lanzando diferentes hilos sin ton ni son, perdiendo nuestra atención.

Incluso la gestión de los eventos narrativos, como avistamientos de NPCs en el escenario, está resuelta de una forma confusa. Por ejemplo, el prota soltará un «Ahí hay alguien», pero no se resaltará ese NPC en nuestra pantalla. Lástima, porque hay material de sobras para construir una experiencia que no tuviera nada que envidiar a ningún otro título.

Days Gone quizá no sea uno de los videojuegos más importantes del catálogo de PS4, pero no es difícil olvidarte de sus limitaciones y dejarte capturar por su mundo abierto y por unos visuales que, salvo puntuales ralentizaciones y bugs varios, son de un nivel altísimo. Recomendado para aquellas personas que estén deseando darle a una nueva superproducción en sus consolas PlayStation.

  1. Este exclusivo de PS4 es de los poquísimos que me llaman la atención, pero reconozco que no sé por qué también me olía a que no iba a ser el AAA que nos quieren vender. No dudo de que tendrá buenas cifras de ventas, pero eso poco tiene que ver con la calidad final del producto, que tampoco dudo sea mala, y sí con la adoración al logo y la legión de gamers que no ven más allá del mismo.

    Veremos en qué queda la cosa.

Deja un comentario