Reseña: Curse of the Sea Rats, un recomendable metroidvania

Un nuevo metroidvania se suma a la lista de títulos llamados a sorprendernos en 2023, aunque en esta ocasión es más correcto llamarlo «ratoidvania». Corre a cuenta del estudio español Petoons, atiende al nombre de Curse of the Sea Rats y quiere hacerse un hueco entre los amantes del género.

 

Lo primero que llama poderosamente la atención es el estilo artístico, que parece sacado de esos dibujos animados de los años 80 y 90 con los que muchos crecimos. Visualmente convence; entra muy bien por los ojos y la experiencia es muy agradable. La premisa de la historia, por su parte, también nos resulta muy familiar, ya que el punto de partida tiene lugar con un grupo de ratones marineros que acaban de naufragar.

El barco portaba prisioneros y su dirección era Inglaterra, pero resulta que uno de ellos es una malvada bruja que no estaba dispuesta a acatar la ley. En fin, ya podéis imaginar lo que viene después: el barco está semi destruido y la bruja ha escapado, no sin antes maldecirnos tanto a nosotros como a nuestros compañeros. Curse of the Sea Rats no destaca especialmente por su historia, pero la premisa no está nada mal.

Una vez puestos en situación, es momento de centrarnos en lo que importa: ¿qué ofrece como metroidvania? Lo cierto es que estamos ante un título bastante conservador que se acoge a la fórmula pasando por prácticamente todos sus elementos, sobre todo en lo que a los últimos años del género se refiere. Un mundo de tamaño considerable por explorar que se divide en varios niveles, un jefe final que espera al final de cada uno de ellos y un buen puñado de secretos por encontrar.

Algo que nos ha gustado de Curse of the Sea Rats es el toque RPG con el que cuenta en lo que a progresión se refiere, ya que al derrotar enemigos ganamos puntos de experiencia que nos permiten subir de nivel, algo fundamental que debemos combinar con el aprendizaje de habilidades para ser cada vez más poderosos y poder asumir los retos más exigentes.

Curse of the Sea Rats

En cuanto a los combates, el sistema es bastante básico y lo más relevante es la importancia del parry (desvío). Podemos buscarnos la vida para derrotar a los enemigos mediante golpes cuerpo a cuerpo, hechizos mágicos o ciertas habilidades, pero si somos precisos a la hora de medir los tiempos, no hay nada mejor que bloquear en el momento justo los ataques enemigos para dejarlos expuestos y acabar con ellos fácilmente.

Como sucede en otros juegos en los que el parry es tan importante (mención especial a Sekiro: Shadows Die Twice o Wo Long: Fallen Dynasty), en Curse of the Sea Rats debemos tener mucho cuidado al ejecutarlo, ya que si bien es cierto que hacerlo correctamente nos otorga una ventaja diferenciar, fallar nos deja vendidos y estamos ante un título que penaliza muchísimo los errores.

Eso sí, es generoso en lo que a sistema de guardado y puntos de control se refiere, por lo que creemos que ofrece una experiencia equilibrada. Por un lado, es un juego exigente y que en todo momento plantea un desafío, pero lo cierto es que aprieta más que ahoga, algo que seguramente sea lo más acertado si tenemos en cuenta que el desplazamiento por el mundo no es precisamente ágil.

Curse of the Sea Rats es un juego muy recomendable para cualquiera que acostumbre a disfrutar de los numerosos metroidvania que llegan cada mes al mercado. Sin grandes alardes ni necesidad de inventar la rueda, el título de Petoons Studio ofrece una experiencia muy satisfactoria, a la que no le sienta nada mal el ligero toque RPG en lo que a progresión se refiere. Si te gusta el género, lo más probable es que lo disfrutes de inicio a fin. [72]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + dos =