Análisis: Resident Evil 3 Remake, un lavado de cara espectacular

Tras el brutal regreso de Resident Evil con Resident Evil 2 Remake, uno de los juegos del año pasado, llega Resident Evil 3 Remake, un título que extiende la magia del RE Engine a Resident Evil 3 con un resultado espectacular, tanto visual como jugablemente, a pesar de su falta de profundidad argumental.

Nota: esta review no incluye Resident Evil Resistance y está centrada en la experiencia en juego individual.

Regreso a Raccoon City

Situado temporalmente muy cerca de Resident Evil 2, en Resident Evil 3 Remake el argumento nos coloca en la piel de Jill Valentine, agente de S.T.A.R.S., en una cacería en la que nos encontramos en el punto de mira de un arma biológica creada por Umbrella Corporation, bautizada como Némesis. Ese es el epicentro del juego y lo que acaba, a la postre, limitando el alcance de la aventura.

Y es que el bicho bautizado como Némesis mola, tiene su rollo, pero el concepto de cacería hace que la aventura tenga un regusto de insustancial. Tan solo la incorporación de las fuerzas de seguridad de Umbrella Corporation le da un ligero punto de interés al guión – aunque no acaba de arrancar y unx se queda con ganas de mucho más, especialmente teniendo en cuenta que Capcom, en una controvertida decisión, ha eliminado las bifurcaciones argumentales que sí que existían en el Resident Evil 3 original y que posibilitaban, por ejemplo, múltiples finales.

Una grandísima cabeza de cartel

Jill Valentine, uno de los personajes femeninos de los videojuegos más carismáticos que he visto en un juego de acción, con una personalidad arrolladora, se erige como protagonista absoluta de Resident Evil 3 Remake, adueñándose de la pantalla, a pesar de ceder secuencias jugables a Carlos, miembro de las fuerzas de seguridad de Umbrella Corporation.

Únicamente Némesis es capaz de robarle focos a la agente de S.T.A.R.S., convirtiendo el arma biológica cada una de sus apariciones en un highlight de Resident Evil 3 Remake. Así, se echa en menos la inclusión de otros elementos narrativos, quizá enfocados a las fuerzas de seguridad de Umbrella Corporation, sin duda un filón argumental del que no se saca partido y que se explora muy superficialmente. En cualquier caso, esta es una valoración extensible al juego original.

La potencia del RE Engine

Pero si nos olvidamos de la profundidad de la narrativa, nos encontramos con una obra espectacular. Visualmente es una maravilla cuidadísima. Así, beneficiándose del RE Engine y de muchos de los decorados de Resident Evil 2 – ambos transcurren en Raccoon CityCapcom vuelve a conseguir asombrar con una revisión de su juego clásico.

En cuanto al gore el juego va servido, aunque quizá habría margen para hacerlo aún más exagerado, siguiendo las raíces del género cinematográfico en el que se inspira. Y es que aunque los enemigos reflejan los puntos de impacto apropiadamente – se caen si les disparas a las piernas o reflejan el retroceso por el impacto en la zona correspondiente – los desmembramientos no son especialmente dramáticos. Pero vamos, que lo que hay es tremendo.

El estrés de huir de Némesis

Jugablemente no sabe a los Resident Evil originales. El control está afinadísimo, y la nueva maniobra de escape le da mucha agilidad. Cualquiera que haya jugado a los Resident Evil clásicos sabrá apreciar que el cambio es como el de la noche al día. Esto y una cámara libre hacen que Resident Evil 3 Remake sea una absoluta delicia de jugar. Además, hay que destacar todo lo relacionado con los enfrentamientos. Aunque no hemos llegado al punto de necesitar cobertura – no es algo que nos otorgara ninguna ventaja en enfrentamientos contra zombies – el gunplay es muy satisfactorio.

Muerte a los QTE

Es de agradecer que Capcom haya renegado del recurso fácil de los QTE Events. Estos no hacen acto de presencia en ninguna de las cinemáticas, aunque hubiera sido muy sencillo incorporarlos. En la multitud de interacciones con Némesis se podría haber incluido una combinación de botones, que no hubiera aportado demasiado más que un previsible número de muertes que hubiera cortado el flow de juego.

Comentar que cuando superas Resident Evil 3 Remake – lo que me ha llevado unas 8 horas – consigues unos cuantos puntos que puedes usar para desbloquear items en una tienda que convertirá en mucho más interesante el rejugarlo. Otro aspecto para Jill, regeneración automática de vida o munición infinita serán algunas de las golosinas que podrás desbloquear – si consigues los suficientes puntos. La cantidad de puntos será asignada basada en parámetros como dificultad de juego, número de partidas grabadas, etc.

Un gran juego

A poco que te llame la atención la saga, deberías considerar hacerte con Resident Evil 3 Remake. Un juego que alcanza un nivel altísimo y que no paga el peaje de ser una revisión de un título de más hace más de 20 años. El problema viene por la falta de chicha del argumento, agravado por la eliminación de los diferentes caminos posibles que sí existían en el original.

Al final, Resident Evil 3 Remake tiene un regusto a spin-off ligero, y carece de la fuerza de la que sí que cuenta su hermano Resident Evil 2 Remake, aunque cuenta con una atmósfera de superproducción palomitera que te mantendrá enganchado a pesar de su relativa falta de profundidad comparándolo con los episodios anteriores. Y es que, al final, es otra super producción de Capcom y eso sumado al carisma de Jill Valentine lo convierte en un casi indispensable. [80]

  1. Lo que R2 Remake comnezó, lo confirma este R3 Remake. Sigue siendo interesante ver como Capcom ha revitalizado este par de queridas obras.

    • Me ha llegado esta mañana a las 10, pero el mensajero me ha hecho bajar a por el juego (y que se lo pagara justo, cosa que siempre preveo) porque dice que ya no suben a los pisos; menos mal que vivo en un primero, jaja, bajé en bata directamente.

Deja un comentario