Análisis Bioshock 2: La Guarida de Minerva

null

Otro de los muchos tarados de Rapture que nos guía por radio para que le hagamos la puñeta a otro demente mientras nosotros nos preguntamos por qué hemos de hacerle caso. Esa, en pocas palabras, es la historia (bastante típica ya en la saga) que nos presenta el último y mejor, os voy adelantando, DLC de Bioshock 2.

Nuestro objetivo será robar el Pensador, el súper ordenador que administra toda Rapture, y para ello recorreremos  un par de localizaciones nunca vistas hasta ahora, que cuentan con un tamaño considerable (como un par de niveles del modo principal de Bioshock, diría yo) tratándose de un DLC.

Tendremos ocasión de lidiar con un nuevo tipo de Big Daddy, el lancero, splicers más poderosos que usan nuevos plásmidos, y algún que otro bot de seguridad diferente a los ya vistos. Para ello contaremos con novedades como el láser iónico, o el plásmido pozo gravitatorio, que nos permite crear un pequeño agujero negro que atrae todo lo que entre en su radio de acción; aparte de todo el arsenal ya conocido, obviamente.

Minerva Den

Bots de seguridad capaces de lanzar rayos

Por lo demás el planteamiento es exactamente igual que el del modo principal: Little Sisters, Big Daddys, recolección de Adam, máquinas de suministros, torretas, Big Sisters, pirateos y demás, con la única excepción de que no encontraremos ninguna máquina “Power to the People” donde mejorar nuestras armas, simplemente nos iremos encontrando las piezas repartidas por el mapa.

La historia, aunque como dije antes no es demasiado original, tiene su miga, y un final que sorprende gratamente (al menos a mí). Como ocurre en el modo principal, el argumento se ve complementado por los diarios de audio que vamos recogiendo. Su duración ronda las 5 horas (dependiendo de lo que nos paremos en los detalles y de la dificultad).

Bioshock Minerva

Pozo gravitatorio y el láser iónico

En resumen, un DLC consecuente con su precio (800 MSP/9’99 €) en cuanto a calidad y duración , que supera sin lugar a dudas a los dos DLC vistos anteriormente. También un perfecto broche final para nuestra querida Rapture, que al igual que en el juego, aumenta su decadencia según pasa el tiempo (no por falta de calidad, sino por falta de novedad). Eso sí, no aconsejo jugarlo nada más acabar Bioshock 2. Es preferible darle un tiempo para no acabar satudrado y poder disfrutarlo en todo su esplendor.

Vídeo vía| IGN

  1. Esperaba esta semana por las rebajas que iban hacer en Bioshock 2 y van los muy cabrones y rebajan todos los dlcs menos este. En fin… menos mal que tampoco está muy caro, caerá el día menos pensado, pero de todos modos es un feo rebajar todos los dlcs menos este.

Deja un comentario