Una promesa cumplida llamada Yooka Laylee

Como muchos títulos que llegan acompañados de una exitosa campaña de crowdfunding, en este caso Kickstarter, Yooka Laylee se presentó como el sucesor espiritual de Banjo Kazooie. Después de varios años de desarrollo y algunos retrasos, hemos tenido oportunidad de probarlo y efectivamente cumplió con lo prometido.

Yooka-Laylee

Yooka Laylee no parece un juego de esta época

Pasan los años y con estos se ha visto una impresionante evolución en la industria de los juegos de video, más que todo a nivel grafico. Las experiencias en online, con juegos más lineales, están a la orden del día, por eso es extraño ver en esta época un título del estilo que presenta Yooka Laylee.

Hablar de plataformas 3D en la actualidad es como nombrar un mito. Títulos de esas épocas del Nintendo 64 donde fueron furor y dieron origen a grandes personajes, pero que actualmente poco se ven. De ahí partió un estudio llamado Playtonic Games conformado por algunos ex empleados de Rare, que decidieron ponerse manos a la obra y tomar como lanza la nostalgia, para meterse en una guerra que pudieron perder.

Ese esfuerzo ha dado como resultado Yooka Laylee, un juego que no parece de esta época, sino que es como un viaje al pasado, es como estar frente a una secuela de Banjo Kazooie. La mayoría de los elementos del título: personajes, animaciones, objetos y mecánicas así lo reflejan y eso para nada es malo.

Yooka Laylee

Un juego que aún conserva algunos errores del pasado

Como lo mencionaba anteriormente, el juego toma muchas referencias de los títulos de Rare y con ello viene uno de sus problemas más grandes, la cámara. Su manejo y en especial esos ángulos imposibles y desesperantes aún están alli. Por momentos se dificulta eliminar a los enemigos o conseguir alguno de los objetos coleccionables, porque la cámara parece tener vida propia y nos entrega el ángulo que le viene en gana.

De entrada el choque puede ser fuerte y lo digo por experiencia. Actualmente estamos acostumbrados a un movimiento más libre de la cámara y encontrarse con esas limitantes puede ser frustrante, pero lo peor es que esta continua interponiéndose en la aventura, como si se tratara de un obstáculo más.

De igual manera la historia no es de lo más interesante ni compleja del mundo, de hecho, ni siquiera es el motivo principal de avanzar. Nos enfrentamos a una abeja capitalista, Capital B, la cual desea obtener toda la literatura del mundo para cobrar por esta, por lo que nuestros héroes, sin algún tipo de razón de peso, deciden hacerle frente.

Yooka-Laylee

Capital B y Dr. Quack, los principales enemigos del juego.

Una vez nos presentan esta situación no volvemos a saber más del tema, ni siquiera durante nuestros enfrentamientos con el segundo enemigo en importancia del juego, el temido Dr Quack, nos entregan más motivos para acabar con los maléficos planes de estos enemigos.

Personajes carismáticos y enemigos algo sosos

Toda esta aventura se sostiene por sus personajes, y no solo los principales. Ya es un hecho interesante que Yooka sea un camaleón y Laylee sea un murciélago y que además trabajen juntos. Pero a lo largo de las misiones conocemos a otros interesantes sujetos como Trowzer, una serpiente con pantalones y celular o Rextro, un dinosaurio que se quedó en la época de las recreativas y siempre nos invita a superar sus puntajes máximos.

Lo mejor de todo es el humor que se maneja cuando se interactúa con ellos. Hablan de temas actuales, de cómo los juegos de ahora son tan diferentes a los de antes e incluso se burlan de ellos mismos. El encontrarse con ellos le da mucha más vida y color a esta aventura.

Yooka Laylee

Por el lado de los enemigos, es donde veo otro de los puntos flojos del título. Casi siempre nos los encontramos en grupos de máximo cinco y no son muy dados a atacar, simplemente se asustan y se quedan quietos. Pero además son muy genéricos, prácticamente en cada nivel nos encontramos los mismos enemigos, solo que con diferente color o diferente sombrero.

Me sorprendió bastante, y no de buena manera, que los enfrentamientos con Dr. Quack no sean una batalla en sí, sino un cuestionario, ¡¡¡UN CUESTIONARIO!!!. Tenemos que responder sus preguntas para avanzar en la colmena del saber. De nuevo alzo mi voz de protesta y digo, ¿Para dónde se fueron los jefes finales?.

Grandes niveles con muchas cosas por hacer

Si hay algo que destaca, y mucho, en Yooka Laylee, son sus niveles. Puede que sean pocos, pero estos son muy grandes, repletos de secretos y coleccionables, aunque les faltan enemigos. Prácticamente el fuerte del título es este. Caminar por esos vastos mundos solucionando acertijos y coleccionando las páginas de un libro misterioso, las cuales nos abren las puertas a más mundos, es lo mas interesante y entretenido de todo el viaje.

Lo mejor de todo es que los niveles se pueden aumentar de tamaño. Una vez conseguimos cierta cantidad de páginas podemos agrandar los tomos, accediendo a terrenos inhóspitos y aumentando aún más la extensión del título. Se puede decir que cada nivel es dos en uno, la versión chica y la versión grande.

Los niveles se complementan con un excelente apartado gráfico, donde cada mundo resalta por sus características y detalles particulares. Los colores, los detalles y las mismas misiones se adaptan a la naturaleza de cada uno de ellos. El único punto flojo se ve en algunas texturas que resaltan menos que otras, pero tampoco es un detalle para poner el grito en el cielo.

A los niveles los acompaña una buena jugabilidad

Como suele suceder en este tipo de juegos, iniciamos con habilidades muy básicas, como mucho saltar y correr. A medida que avanzamos, conocemos nuevos personajes y abrimos más mundos, nos encontramos también con nuevas habilidades que nos permiten completar al 100% la aventura, esto gracias al apoyo del siempre ocupado Trowzer.

Yooka Laylee

En cada nivel también nos encontramos con la Dr. Puzz, una ex ayudante de Capital B, la cual a través de su máquina nos transforma en diferentes elementos, siempre y cuando le entreguemos la molécula que hace que su máquina funcione. De todas las mecánicas vistas, las de la Dr. Puzz me parecen muy forzadas, ya que siempre sirven solo para una misión puntual en cada nivel y ya, se siente un poco como relleno.

Continuando con la jugabilidad, algo que heredó muy bien Yooka Laylee de sus predecesores es la necesidad de revisitar los niveles una vez conseguimos nuevas habilidades. Durante el tiempo que lo jugué, nunca pude obtener todos los coleccionables de una sola pasada y eso es bueno porque extiende aún más el tiempo de juego del título, que de por si, a mi parecer, tiene una durabilidad considerable.

Conclusión

A pesar de sus fallos a nivel de cámara y enemigos, Yooka Laylee es un título entretenido, disfrutable, repleto de misiones a superar y objetos a conseguir, que sustenta su éxito en la variedad de sus niveles, sus mecánicas y en lo carismático de sus personajes.

Yooka Laylee

Playtonic Games no está redefiniendo el género de plataformas 3D, de hecho repitió algunos de sus errores, sin embargo se arriesgaron entregándonos un juego de dichas características en una época donde no es habitual tenerlos.

A pesar de los sinsabores que han dejado muchos de los proyectos apoyados en el crowdfunding, pienso que Yooka Laylee cumplió con su cometido. Trajo de vuelta un género que estaba desaparecido, presentando personajes interesantes, algunas mecánicas novedosas, pero sobretodo una aventura entretenida que vale la pena jugar. [80]

  1. Muy buen analisis.

    Si hay algo que me mata en los juegos son las camaras mal programadas. En cuanto me dejan vendido, apago la consola.

    No se, igual me arriesgo porque me encanta en genero, pero cuando este a mitad de precio.

Deja un comentario