Diablo 3, muy buenas sensaciones con la beta



Qué ganas tenía de poder pelearme con Diablo 3 en la relativa tranquilidad de mi habitación. La enésima superproducción de Blizzard prometía un juego superclase y es justo reconocer que el producto final, que saldrá a la venta el 2012, promete cumplir ese objetivo. Pude jugar a este título en la Gamescom y llevo unas cuantas horas jugadas a la beta con mi epic warrior Khitamanias. La primera conclusión es que Blizzard ha hecho los deberes y que Diablo 3 es una delicia, habiéndose cuidado hasta el más mínimo detalle.

Eso sí, he de decir que a mi Diablo 3 no me ha sorprendido en cuanto a su planteamiento, al menos de momento. Si has jugado a los Baldur’s Gate de consola o a Torchlight ya sabes de sobra lo que te vas a encontrar aquí. Mazmorras, misiones secundarias, atesorar oro, recoger armas, armadura y hechizos para mejorar la equipación de tu personaje y así poder enfrentarte con garantías a los venideros peligros.

La beta está compuesta por una única misión dividida en submisiones que hay que superar para poder alcanzar el objetivo, acabar con el correspondiente Final Boss. Te la puedes pasar de una tacada sin problemas, no llega a dos horas de partida en la primera pasada. Eso sí, no deja la sensación de ser un extracto, sino que cuenta con casi todos los ingredientes que uno espera encontrar en un juego completo: introducción a la historia, interacción con personajes y posibilidad de comerciar con armas, armaduras e items. Por cierto, cuando se finaliza se puede volver a empezar conservando nivel de personaje, inventario y dinero acumulado.

La beta de Diablo 3 se puede configurar para que puedan participar hasta 4 jugadores de forma simultánea, ya sean amigos en partida privada o en una partida pública a la que cualquiera pueda acceder. Por cierto, algo que me ha llamado gratamente la atención es que en las partidas multijugador no hay peleas por ver quién recoge los items: cada jugador verá únicamente los ítems que se supone que puede recoger.

Visualmente hablando el detalle es muy elevado con todo a tope, aunque puede configurarse para ajustarse a la potencia de tu equipo. Si tuviera que quedarme con algo, aparte de lo cuidado del conjunto, sería con el motor de física, que permite enviar a los enemigos por los aires al más puro estilo Euphoria. No hay pantallas de carga y las nuevas zonas aparecen de forma casi instantánea. Técnicamente deja un muy buen sabor de boca, aunque he de decir que estoy jugando la beta en un iMac 27″ con la configuración base y la verdad es que el juego va bastante justito. Se puede jugar, pero para ponerlo a tope se necesita una máquina mucho más potente. Aquí os dejo los requerimientos mínimos y recomendados.

Diablo 3, en su versión final, no saldrá a la venta hasta principios del 2012. Estos meses de beta servirán para quitarle el mono a más de uno que se daba de cabezazos cada vez que escuchaba la cantinela de que no tenía fecha de lanzamiento, además de para confirmar lo que ya se daba por hecho: que va a ser uno de los juegos más grandes del año. Salga cuando salga.

  1. Personalmente que creo que la fisica tendria que ser mas agresiva.. o la gravedad mas fuerte.
    Los zombis parecen muñecas hinchables cuando vuelan por los aires. Tendrian que caer mas toscamente

  2. Pingback: Nuevo anuncio de televisión de Diablo 3

  3. Pingback: A 13 Días de DIABLO III | Akiba Station!

Deja un comentario