Impresiones con Warriors: Legends of Troy para Xbox 360




Gracias a la Xbox 360 Debug que Microsoft nos ha cedido y al disco para dicha máquina que Koch Media nos ha hecho llegar, estoy en disposición de introduciros a Warriors: Legends of Troy para Xbox 360. Destacar que, aunque se trata de un disco con la versión final, por temas de contrato no puedo analizarlo aún, sólo presentaros mis primeras impresiones.

Warriors: Legends of Troy es un clon de la franquicia Dynasty Warriors pero protagonizado por los principales personajes que protagonizaron la Guerra de Troya, un evento ficticio descrito por el griego Homero en la poesía épica la Iliada (igual os suena más otro de sus poemas, la Odisea, en la que un tal Ulises se las ve con unos cuantos seres mitológicos en su camino de vuelta a casa).

Encarnando a héroes de uno y otro lado, como Aquiles o Héctor, el jugador se las tiene que ver con cientos y cientos de enemigos debiluchos y unos cuantos algo más resistentes mientras aprende combos con los que facilitar las cosas, recoge puntos con los que adquirir modificadores de ataque, defensa y atributos y desvela, poco a poco, la apasionante historia que ideó Homero.

He jugado unas 2 horas aproximadamente – del tirón – y me está sorprendiendo. Vale, no un Triple A, pero la fórmula Dynasty Warriors le queda que ni pintada a un guión con tanto tirón como este. Es más o menos la misma fórmula de EA con Dante’s Inferno – salvando las distancias: usar una obra importante de la literatura y convertirla en videojuego. Con la diferencia, claro, que la gente de KOEI Canadá no ha tenido que partirse mucho los cuernos para encontrar un giro en el que las hostias como panes tengan cabida. Es más, un Aquiles o un Héctor destrozando las líneas enemigas es creíble.

La mecánica de 1 vs 1000 está muy trillada, pero por historia y personajes, Warriors: Legends of Troy tiene su aquel. Durante los 120 minutos que lo he jugado lo he disfrutado. Habrá que ver si es capaz de aguantar el tipo un poco más.

Deja un comentario