El nuevo Hitman merece mucho la pena

Desde hace unos días he podido jugar a la edición completa del nuevo Hitman, que nació de forma polémica por su formato episódico y que tuvo algunos problemas durante sus primeros capítulos pero que, a día de hoy, creo que merece la pena.

Hitman

Mejor que nunca

Es cierto que en sus inicios el juego tuvo algunos problemas de bugs y otros pormenores que ahora ya están prácticamente solucionados y que nos permiten centrarnos en lo que debemos hacer, disfrutar de las aventuras del Agente 47 para convertirnos en los mejores asesinos del mundo.

Antes de seguir hablando de mis sensaciones con Hitman quiero aclarar que no he podido finalizar el juego, las últimas semanas han sido sumamente ajetreadas para mí y no me han permitido jugar a los asesinos todo lo que me gustaría, así que este texto esta basado en mi experiencia personal con algunas de las primeras misiones, siendo por ello unas impresiones y no un análisis, por lo que quizás mi parecer podría cambiar al finalizar el juego.

Hitman

Marca de la casa

Si sólo observamos este Hitman en sus mecánicas, en su concepto, lo cierto es que poco tiene que envidiar a otras entregas más clásicas de la franquicia, poniendo a nuestros pies desafíos, mil formas de matar, disfraces, herramientas y un montón de opciones para ir logrando acabar nuestras misiones.

En general, por lo menos durante estos primeros niveles, el uso de los escenarios, su ambientación y todos sus objetivos me han parecido muy bien escogidos, sobre todo en el mapa Sapienza, situado en Italia, que es, por lo menos para mi gusto, la misión que mejor recoge todos los aspectos de las entregas clásicas, provocando un cocktail de infiltración, acción, disfraces y asesinatos que han hecho que me lo pase muy pero que muy bien en la ciudad costera italiana.

Hitman

Lo que no me ha gustado tanto son las continuas ayudas que ofrece este Hitman al jugador y que hacen que el juego pueda perder bastante interés. Esas oportunidades y esas opciones que se ponen a nuestra disposición para hacernos la vida más fácil son demasiado tentadoras y, pese a que son opcionales, se nos insinuarán constantemente haciendo que alguna vez caigamos en su “trampa” facilitando a veces bastante nuestra andadura por el juego.

Más fácil no es mejor

Este recorte en la dificultad, estas ayudas, creo que le quitan un poco de esencia a Hitman, o por lo menos a cómo yo recordaba a las primeras entregas, que me resultaron bastante desafiantes y que hacían que me rompiera una y otra vez la cabeza para lograr convertirme en el asesino perfecto. Sí, es cierto que gracias a ellas el juego es más accesible para todo el mundo pero, ¿de verdad era necesario que cualquiera pueda disfrutar de Hitman? Me he sentido un poco, salvando las distancias, como si me llenaran de pistas y ayudas un Dark Souls para que así lo pueda jugar todo el mundo…

No voy a entretenerme más, no quiero hacerlo. Simplemente quiero deciros que Hitman, por lo menos a día de hoy, merece mucho la pena. No es un juego perfecto, ni tiene que serlo, pero creo que gustará a todos los amantes clásicos de la saga y a todos aquellos que os gusten los títulos de infiltración y los desafíos si no os dejáis tentar por todas y cada una de sus ayudas.

Deja un comentario