Shadow the Hedgehog, o cómo ser un auténtico badass

“¿A que no hay huevos?”. Esa es la frase que me retó a jugar a Shadow the Hedgehog y que finalmente me ha llevado a escribir estas líneas. Aún no sé cómo pero de repente me encontraba jugando a esto. Me habían hablado mal de él, así que ya iba advertido. Inicié el juego y dejé que se reprodujera la intro. Las sensaciones son impagables.

Badass

Badass

Empezando a jugar

Puedo leer las mentes del Sonic Team en aquel entonces: “Venga, vamos a coger el motor gráfico de los Sonic Adventure y vamos a hacer un juego de Shadow, que se ve que les ha molado mogollón y tenemos que amortizar el motor gráfico. Luego ya haremos una maravilla de juego (no) para PS3 y Xbox 2 – que era como se conocía entonces a Xbox 360. ¿Qué puede salir mal?” A decir verdad se puede considerar legítimo y podemos considerar también que el juego tampoco apuntaba a ser una obra maestra. Pero tiene sus fallos y son importantes.

Nada más iniciarse el disco salta la intro. Shadow sale recargando un fusil en un plano contrapicado con una luna llena gigante de fondo. Shadow a toda velocidad en una moto que estampa contra un monstruo para acto seguido saltar con estilo de ella. Monstruos que aparecen sin parar luchando contra lo que parece ser el ejército mientras Shadow se queda mirando la situación con cierta soberbia. Bueno, quizá mejor que lo veáis por vosotros mismos.

¿De qué va el juego?

¿No es lo más badass que habéis visto en vuestra vida? Pues ahí no acaba la cosa. Las cutscenes del juego tampoco se quedan atrás y perlas como “I’ll make you wish you’ve never created me!” o “I’m going to blow up the whole damn planet!” son para remarcar. Quizás estas frases quedan fuera de contexto si uno no tiene ni idea de qué va el juego. Pues veréis: como ya habréis podido ver en el opening, el planeta se encuentra bajo el ataque de unos alienígenas que quieren destruir el mundo. En medio de todo esto Shadow tiene unos recuerdos bloqueados que podrá recuperar si reúne las 7 esmeraldas del Caos.

La cuestión es que Shadow the Hedgehog tiene un curioso sistema de “karma” que podríamos relacionar de algún modo con el de InFamous. Así que podremos perseguir nuestra meta de 3 maneras: Ayudando a Sonic, a los alienígenas o ir a nuestra bola. Según como actuemos nos desplazaremos hacia diferentes casillas de selección de nivel hasta llegar a uno de los posibles finales que tiene el juego.

Muchos finales alternativos

En cada nivel hay 2 misiones que podemos hacer para decantarnos hacia dichas metas: la dark y la hero, que pueden ir desde derrotar a los enemigos de una facción determinada a destruir unas torretas pasando por coger tal objeto. Al fin y al cabo la opción más fácil acaba siendo tirar hasta el final del nivel e ir a nuestra bola. No obstante he de reconocer que las misiones, aunque repetitivas, no están mal implemementadas. Es decir, hay unas cuantas plataformas teletransportadoras por el nivel que te pueden llevar a puntos que te has dejado por visitar, por lo cual no es necesario volver a inicial el nivel.

El juego empieza en el centro a la izquierda. Puedes simplemente avanzar adelante o depende de qué misiones cumplas hacia arriba (dark) o hacia abajo (hero).

El juego empieza en el centro a la izquierda. Puedes simplemente avanzar adelante o depende de qué misiones cumplas hacia arriba (dark) o hacia abajo (hero).

Gameplay torpe

En este juego controlamos a Shadow, no a Sonic. Eso significa que las mecánicas, aunque son bastante similares, cambian ligeramente. Shadow no corre, sino que parece como si tuviera patines en los zapatos y se deslizara y además es capaz de llevar armas. Hay pistolas, fusiles, bazookas… pero a la práctica la diferencia entre armas es más bien poca. Lo que sí que mantiene es la endiablada velocidad, el grinding, coger cuantos más anillos mejor, atacar siendo una bola…

Nada mal, ¿no? Realmente en este aspecto se han hecho cosas para mejorar el gameplay pero no sirve de nada cuando se ve lastrado por un diseño de mapas deficiente en el que la cámara juega en tu contra, el control es algo torpe y los bugs aparecen porque sí. Más de una vez he “probado suerte” en un nivel a ver cuándo paso de tal punto porque llego a pensar que no depende de mi, sino que pasar al otro lado depende de que no salte el bug de turno. Mención especial a los jefes, que no es que sean la gran cosa. Hay uno que es posible derrotarlo, literalmente, en menos de 6 segundos. Yo tardé unos 30 porque me entretuve mucho.

Juzgadlo vosotros mismos

El juego es corto hasta decir basta, pero es algo injusto decir eso dado que hay que jugar a todos los finales. El problema como ya he comentado es que las misiones que hay que hacer para cumplir ese objetivo son muy repetitivas y no anima mucho a rejugarlas. La partida en modo neutral – pasando olímpicamente de las misiones – dura unas 2 horas.

Con todo lo comentado no es de extrañar que el juego sea recordado como uno de los peores juegos de Sonic que se han hecho, con puntuaciones que rozan el 5 porque a decir verdad Shadow the Hedgehog no es aburrido. De hecho, irónicamente y a pesar de todo, os recomiendo que viváis la experiencia. Son unas 2 horas que, al fin y al cabo, no se hacen tan largas. Depende de cómo te lo tomes hasta te ríes y todo. Eso sí, jugad sólo un final, y si tenéis mucha curiosidad tirad de YouTube. Ahora bien, me pongo en la piel de aquellos que en 2005 pagaron 60€ por esto y me siento fatal.

  1. Jugué a este juego no hace mucho, y he de decir que de toda la experiencia, lo único que recuerdo ahora es el pensamiento de “¿En qué demonios estaban pensando cuando hicieron esto?”. ¿Shadow con una moto y una gatling? ¿El presidente de los Estados Unidos con una foto de él y Sonic en su escritorio? ¡Y toda esa exposición de información de la historia que hacen tan atropellada! (Por no hablar de lo de la “forma de vida definitiva”)

    El detalle de poder elegir tu ruta está muy bien, es normal que eso implique que Shadow actué de una manera más “oscura y cañera” si eliges el camino de los malos, pero aun así queda muy ridículo que Sonic y su tropa te ayuden y un minuto después estés atacando con bazookas a soldados estadounidenses, para luego lo remates con un jefe cuya mecánica consiste en conseguir que en una ruleta aparezca la cara de Shadow tres veces seguidas.

Deja un comentario