[28 Megas] The Sacrifice, un gestor de Sacrificios

“En la costa occidental de Groenlandia se había encontrado con una tribu degenerada de esquimales, cuya religión, un culto demoníaco curioso, lo había impresionado sobremanera por su faz deliberadamente sanguinaria y repulsiva.”


the sacrifice logo

“Era aquella una fe que los otros esquimales ignoraban casi del todo, y a la que se referían estremeciéndose. Databa, decían, de épocas muy antiguas, anteriores al nacimiento del mundo. Junto a ritos anónimos y sacrificios humanos había invocaciones de origen tradicional dirigidas a un demonio supremo o tornasuk.” Lovecraft, 1926

El fragmento de relato que abre este artículo pertenece al relato La llamada de Cthulhu de Howard Phillips Lovecraft. El relato, uno de los pilares fundamentales de los mitos creados por el autor, se acerca ligeramente a los sacrificios humanos a través del trabajo del profesor Webb con los esquimales. Esta tribu esquimal bailaba alrededor de un extraño tótem en los momentos en los que la aurora boreal se encontraba en su punto más álgido. Los brujos esquimales y los sacerdotes de Luisiana mencionados en el relato recitaban la frase Ph’nglui mglw’nafh Cthulhu R’lyeh wgah’nagl fhtagn ( Para los despistados: “En su casa de R’lyeh el fallecido Cthulhu espera soñando” ) que se ha convertido en una de las frases más memorables de la literatura.

the sacrifice 2 copia

28 megas es una serie de textos dedicados a videojuegos indies gratuitos seleccionados por el autor en base a sus propias preferencias. El título viene del escaso tamaño que suelen ocupar estas obras.

Aunque contamos con decenas de videojuegos que giran alrededor del mundo del satanismo, los sacrificios humanos o las mitologías preternaturales, no es habitual encontrar títulos que nos pongan el cuchillo en la mano. Si en el mundo de los juegos de rol tenemos Cultos Innombrables, de la editorial Nosolorol, que nos pone en la piel de un grupo de adorables cultistas, en The Sacrifice, el juego creado por Foxboard para una Ludum Dare, nos convierte en gestores de sacrificios. Sí, tal y como suena.

Nos ponemos al frente de un pequeño pueblo que se encuentra bajo la protección y vigilancia de la deidad llamada Chernobog. El dios eslavo Chernobog (o Chernabog o Chornoboh o incluso Tchernobog) es una figura poco conocida y adorada durante cierto tiempo por tribus eslavas en el siglo XII. Es tenida por una deidad muy antigua pero poco importante en número de cultistas y es tomado por algunos estudiosos como la mitad oscura de la deidad Belobog. Quizás le suene a más de uno por ser uno de los personajes creados por Neil Gaiman para su novela American Gods o por ser el malo de uno de los fragmentos de Fantasía, la cinta de Disney del año 1940.

El título nos presenta una mecánica muy sencilla. Controlamos a cinco casas señoriales del pueblo y cada una de ellas puede realizar una acción durante cada estación que funciona a modo de turno. Podemos recoger comida, reconstruir las casas del pueblo o rezar para aumentar la felicidad de nuestros ciudadanos. Con estas tres acciones debemos mantener estables nuestro nivel de comida, refugio, felicidad y mantener en secreto nuestros sacrificios. Cada temporada daremos una orden a cada una de las casas y elegiremos a un miembro de la comunidad para ser sacrificado. La gestión de recursos a través de nuestra acciones es muy complicada, casi imposible, ya que para mantener estable una de las materias debemos encargar mínimo a dos casas que trabajen sobre ella y tan solo tenemos 5 (para mantener estable la comida, refugio y felicidad necesitaríamos 6). Foxboard crea con 3 acciones y cuatro elementos una complicada gestión económica que ríete tú de Victoria.

the sacrifice 1 copia

Los sacrificios, el eje central del título, nos ponen contra las cuerdas y los propios creadores nos lo advierten al decir que la moralidad no tiene nada que ver con el sacrificio. Si eliminamos a un miembro querido por parte de la comunidad nuestros aldeanos sospecharán de nuestras acciones y acabarán descubriendo lo que hacemos. A la hora de elegir el sacrificio de cada estación debemos dejar de lado qué acciones llevan a cabo los personajes (desde matar gente, quemar casas o mear en la calle) y tratar de descubrir si son apreciados por la sociedad. Si eliminamos a un pirómano que es querido por el pueblo tendremos más problemas que si eliminamos a un buen trabajador pero que cae mal en general.

Debemos gestionar el trabajo de las casas implicadas en los sacrificios y decidir correctamente a quién asesinamos cada estación ya que modificará nuestro nivel de secreto pero también puede modificar la valía de algunas de las casas. Lograr evitar la ira de Chernobog se convierte en una tarea imposible a pesar de contar con tan pocos elementos jugables.

El apartado artístico cuenta con tres simples escenas. La pantalla principal del pueblo con los datos de recursos y las cinco casas, la pequeña escena del sacrificio y la escena en la que vemos nuestro pueblo destruido por la antigua deidad. El tono entre amarillo y verdoso del título nos identifica rápidamente con un lugar enfermizo, sucio y nada acogedor.

The Sacrifice es un pequeño título de gestión que nos dará más de un quebradero de cabeza y nos sacará la idea de fundar nuestra propia secta a un dios antiguo y sanguinario. Puedes descargar gratuitamente este juego desde este enlace.

  1. Vaya, para comenzar ni siquiera creí que harías uno de estos de nuevo y ahora estoy realmente agradecido que lo hayas hecho. The Sacrifice logra de forma tan simple lo que centenares de títulos de gestión llevan intentado, además si cuento lo mucho que me gusta la mitología y que justo hayas comenzado con Lovecraft no hace aún mejor.

    Definitivamente algo que estaré probando por horas y sin duda otro texto excelente. Un saludo.

Deja un comentario