Vaqueros y baloncesto = mucho dinerito

Gracias a esta fórmula Take-Two ha podido salvar el año fiscal terminado el pasado 31 de Octubre. Y es que esto era algo que necesitaban como agua de Mayo debido a la pérdida de  140 millones de dólares en el pasado período fiscal.

Pero este año no ha sido así. Gracias, en grandísima parte, a Rockstar y especialmente a las ventas de Red Dead Redemption y NBA 2K11 han conseguido unos ingresos de 1160 millones en este recién acabado año fiscal, con unos beneficios de alrededor de 40 millones de dólares.



Y es que los ocho millones de unidades vendidas del, posiblemente, mejor sandbox del año junto con las tres vendidas hasta el momento del gran juego de baloncesto mejoran las cuentas de cualquiera. Esto habrá aliviado enormemente a la compañía, ya que a priori era un año complicado y más sin la gran fuente de ingresos que supone un GTA.

Deja un comentario