Analisis de Bleeding Edge. Un caos a pequeña escala

Una de las grandes apuestas por parte de Xbox Game Studios dentro del género multiplayer ya se encuentra disponible. Bleeding Edge, desarrollado por Ninja Theory, busca un hueco dentro de un sector poco competido, pero donde los jugadores son bastante exigentes.¿Logrará hacerse un lugar?.

Bleeding edge

Mucha personalidad

Lo primero en lo que destaca Bleeding Edge es en su personalidad, principalmente de sus personajes. La ambientación por momento recuerda Sunset Overdrive, pero la magia está en sus personajes. Una serie de inadaptados con mejoras cibernéticas que les otorgan habilidades especiales y son el punto fuerte de cara a la batalla.

Tenemos personajes de soporte, tanques y healers. El mismo juego nos indica cual es el mejor a utilizar, dependiendo la combinación actual del equipo y también nuestra habilidad. La variedad es amplia y es en este apartado donde se refleja mucho lo que es Ninja Theory, un estudio enfocado en los comportamientos humanos y en manejar temáticas no tan cotidianas.

El hecho de que los héroes sea un grupo de inadaptados pone de manifiesto la inclusión de la que tanto se habla actualmente en la sociedad, pero que poco se aplica. El poder juntar estos personajes y adaptarlos en situaciones donde el trabajo en equipo es lo más importante, me parece de destacar.

Bleeding Edge

Un poquito de todo

Ya lo mencionaba en mis impresiones. Bleeding Edge es un juego que se queda corto. Las intenciones con muy buenas, pero no explota como uno espera. Los escenarios son interesantes, no solo es el daño de los enemigos, sino también el entorno en si. Una idea muy buena, pero no muy bien aprovechada.

Por momentos solo consiste en esquivar un campo eléctrico o saltar un obstáculo. Cosas como las trampas o el tren, me parecieron geniales, porque en verdad le da un aspecto táctico al juego. Nada más divertido que esperar a que el enemigo vaya a capturar un punto, para activar la trampa.

El eslogan de Bleeding Edge es “que comience el caos”, algo que sí se ve, pero a muy pequeña escala. Los personajes no se prestan para realizar combinaciones explosivas o para llegar a un nivel de caos exagerado. De hecho el juego por momentos es lento. Eso, sumado a la falta de equilibrio de los personajes, es mortal.

Bleeding Edge

Necesita equilibrio

La mayoría del combate que propone Bleeding Edge se basa en el cuerpo a cuerpo y hay que decir que las mecánicas en ese sentido cumplen. Combos, bloqueos, contra ataques, son posibles, pero algunos personajes, especialmente los tanques, están rotos. Se pueden encargar de dos y tres personajes al tiempo y no se les hace ni cosquillas.

Además, el tema del lag es un problema común. En tres de cinco partidas fui expulsado del servidor y en otras ingresé a una partida terminada. Esto no aporta mucho si lo que se busca es enganchar a los jugadores.

Otra de las cosas que no me gustaron fueron las mejoras que tienen los personajes. Pienso que este tipo de juegos deben entregar un escenario igual para todos. Si existen mejoras, que se encuentren dispersas en el campo de batalla y que solo sirvan durante esa partida. De lo contrario, vamos a tener un desequilibrio mayor al que tienen actualmente los personajes.

Con posibilidades de mejora

No quiero dejar esa sensación de que Bleeding Edge está condenado o no da más de si. Porque si algo tienen estos es juegos de corte online es la posibilidad de mejorar gracias al feedback de sus jugadores. La mayoría de las novedades jugables que aporta pueden ser aprovechadas, haciéndolo más robusto y que enganche con facilidad.

El campo de los hero shooters no es muy competido, pero si muy exigente. Overwatch sobresale, a pesar de las críticas y otro nombre que a veces suena es Paladins. De resto, muchos lo han intentado y fracasado estrepitosamente. Lawbreakers, Battleborn o Paragon, por decir algunos nombres, se han quedado en el camino. Si Bleeding Edge quiere sobresalir, debe mejorar.

Conclusiones

Muy poco es lo que ha evolucionado Bleeding Edge desde su penúltima beta. Se siguen viendo problemas a nivel de equilibrio y continua la sensación de querer pero no poder. El potencial del juego está ahí, pero le falta algo para que explote y se convierta en ese must que tanto busca Xbox Game Studios.

Bleeding Edge

Plantilla y escenarios cortos en cantidad, un desequilibrio evidente en los personajes e ideas que se quedan cortas. El juego no es del todo malo, de hecho pienso que es un gran punto de partida para los novatos en esto de los hero shooters, pero si este título quiere sobrevivir en este género, tiene que mejorar mucho y pronto.[60]

Deja un comentario