Análisis WHAT THE GOLF? Exprimiendo la mecánica

En 2009 un no muy conocido estudio finlandés lanzó en iOS su juego número 52, uno que habían estado desarrollando durante tres meses. No tardó demasiado en llegar a las cien millones de descargas, en 2012 llegó a las dos mil.

Una fórmula mágica

Es indiscutible que Angry Birds supuso un punto de inflexión para el mercado móvil, por entonces sin micropagos y no tan saturado de obras mediocres y réplicas de réplicas. Este verano precisamente hablaba con Nacho Requena, director de la revista Manual, sobre el videojuego de móvil y su accesibilidad, que convierte al propio móvil en la mejor plataforma para empezar a jugar a videojuegos. “Que Angry Birds sea uno de los títulos más vendidos de la historia no es casualidad, es tan simple como lanzar pájaros con un tirachinas”, me decía. Y tiene toda la razón. Y lo que hace del juego de Rovio algo tan accesible es su mecánica principal. Arrastrar hacia atrás (Cargar) y soltar, cargando controlamos dirección y potencia y soltando confirmamos el lanzamiento. Una mecánica extremadamente simple y que funciona tan bien en dispositivos móviles.

WHAT THE GOLF? es un juego de una sola mecánica: Arrastrar y soltar, la misma que Angry Birds. Aunque aquí buena parte de los entornos no son en 2D. Y no podemos decir que sea un videojuego exclusivamente móvil porque, aunque forma parte de la recopilación de títulos que ofrece Apple Arcade, está disponible en la Epic Store y en un fututo saldrá para Switch. Pero es incuestionable que su espíritu es muy de juego de móvil. No con esto quiero decir que no sea igual de disfrutable en el resto de plataformas, solo destacar su simplicidad mecánica y jugable.

Intuitivo hasta decir basta

Desde la primera pantalla, captamos muy rápido cómo se juega a WHAT THE GOLF?. Hay una bola blanca y un hoyo con un banderín, lo normal es que con un par de toques lo completemos. Más de lo mismo en la segunda pantalla, una bola y un hoyo donde acertar. Pero en la tercera pantalla la bola ya no es la bola, lo que tiene que tocar el banderín para completar el nivel y lo que lanzamos cada vez que “arrastramos y soltamos” es al propio jugador de golf. Es entonces cuando se te dibuja esa ligera sonrisa en la cara que tantas veces me ha causado WHAT THE GOLF?. Y es que el juego no para de sorprenderte en sus tres o cuatro horas de duración.

En cuanto a contenido, el título se estructura de una forma casi tan sencilla como su jugabilidad. Hay diferentes fases con diferentes temáticas (Deportes, coches, bolos, salvaje oeste…) a las que accederemos desde un escenario principal, estas fases se componen de niveles y cada nivel tiene tres partes: La obligatoria para acabar la fase, la intermedia y la última con la que conseguimos una corona en ese nivel. De esta forma el juego se puede alargar bastante y puede satisfacer a los jugadores más exigentes o que busquen un reto mayor.

Algunos apuntes extra

Ese ritmo del que hablo, esa frecuencia con la que el juego te sorprende, solo se rompe durante un par de fases: la del espacio, en la que buena parte de los niveles son demasiado parecidos y no suponen ningún reto, y la de los bolos que resultan absurdamente aleatorios, tanto que puede llegar a ser desesperante. Pero, por lo general, las fases están llenas de niveles con propuestas absurdas a veces, e ingeniosas otras tantas. Además, WHAT THE GOLF? está plagado de referencias y homenajes a videojuegos, cine y series. Incluso algunas fases, como la de SUPERHOT o Portal, combinan las míticas mecánicas de los juegos originales con su simpleza jugable de formas muy imaginativas. Y, en su mayoría, funcionan muy bien.

Y poco más, eso es WHAT THE GOLF?, sin más pretensiones. Y me he divertido mucho jugándolo y viendo de qué nuevas formas, a cada cuál más absurda y original, a los chicos de Triband se les ocurría aplicar esta mecánica tan simple. Me ha dado la sensación de que ellos desarrollándolo se lo han pasado tan bien como yo mientras jugaba. [80]

Deja un comentario