Candidato a GOTY 2018: Tetris Effect

Que después de más de treinta años una obra siga funcionando y que además sea tan fresca e imperecedera como lo es Tetris, dice mucho de la envergadura e influencia que este juego ha tenido y sigue teniendo en la industria. Por algo sigue siendo el Rey del Género de los puzles clásicos.

El juego original de Alekséi Pázhitnov, lanzado originalmente en 1984, sale por enésima vez a la venta con un acabado audiovisual sin precedentes y adaptado a la realidad virtual. Esta vez está desarrollado por Monstars y Resonair y publicado por Enhance. El toque personal viene de la mano del gran Tetsuya Mizuguchi, creador de Sega Rally, Rez y Lumines, entre otros. El resultado de esta reinvención es asombroso y lo lleva de cabeza a los más alto del podio de mejores juegos de 2018 según mi criterio.

Reinventando el mejor juego de puzles

El modo viaje es lo primero a destacar de Tetris Effect. Sus más de 30 pantallas ofrecen 3 niveles de dificultad y cada una de las pantallas nos reta a superar nuestra puntuación. Además cada nivel tiene su canción única y maravillosa, recorriendo géneros Jazz, Electrónica, Experimental, Rap…un auténtico arsenal sonoro del que más abajo profundizaré. Este se va construyendo a medida que vamos completando líneas, rotamos piezas y cambiamos la velocidad de juego. Casi podríamos decir que estamos componiendo la música a medida que encajamos piezas de Tetris y todo mientras una explosión de partículas, colores y figuras geométricas adornan el escenario.

En Tetris Effect también tenemos un montón de modos secundarios divertidos y desafiantes, aunque me gustaría destacar el Modo Misterio. Cuando acabéis el Modo Viaje id directos a probarlo, pero primero pasar por el Modo Cine. Este se desbloquea al terminar el viaje y nos ofrece la posibilidad de escuchar todas las canciones como si de un videoclip se tratara. Además podemos interactuar con él o simplemente dejarlo de fondo para disfrutar de su increíble banda sonora.

Tetris es infinito

La respuesta a por qué un juego tan antiguo y a una formula tan ¿gastada? pueda ser la base uno de los mejores juegos del año es quizá difícil de explicar. Pero esta se hace evidente al probar Tetris Effect. Podría jugar a casi cualquier versión de Tetris y seguiría siendo un juego perfecto, divertido y eterno, pero Tetris Effect hace una parábola impredecible y un triple salto mortal hacia atrás y consigue que la formula se amplíe hasta el infinito. En lo visual y sonoro es de matrícula de honor, muy bien en una pantalla 4K y HDR, perfecto si lo jugamos con auriculares y mágico si lo experimentamos en realidad virtual.

Tetris Effect cuenta con una de las mejores bandas sonoras que he escuchado en un videojuego, y créeme cuando digo que la sinestesia que consigue crear el juego es demasiado poderosa para no volverse loco con el volumen a tope, jugar bailando con tu cuerpo y que al mismo tiempo las piezas lo hagan con tu mente es algo único e inexplicable. I´m Yours Forever, So They Say, Look Up o Connected son desde ya canciones que se quedarán para siempre en mi reproductor.

  1. Me sorprende muchísimo lo desapercibido que ha pasado este juego para el gran público. Es tetris, sí. Pero es mucho más. Es un juego que estimula los sentidos del jugador hasta niveles sinestésicos. Prácticamente puedes “sentir” las piezas con tu vista, manos y oídos. Es un espectáculo sin igual.

    Espero que el tiempo ponga a este juego en su lugar. Espero que algún día no se hable de él como la enésima entrega del clásico puzzle, sino como una de las grandes obras maestras de la generación.

    Es tetrís… pero es más. Mucho más 🙂

    Saludos.

Deja un comentario