Déraciné: Hidetaka Miyazaki y FromSoftware vuelven a enamorar

El reconocimiento de la Industria y del público a FromSoftware, creadores de una de las sagas más influyentes de los últimos años, les ha permitido que se atrevan a explorar nuevos estilos narrativos.

El Autor presentando su Obra

Así es como el propio Hidetaka Miyazaki, director de FromSoftware, cataloga la propuesta de Déraciné

Déraciné es un título repleto de experimentación y nuevas ideas para nosotros como FROMSOFTWARE. Para este proyecto, decidimos diseñar un juego pausado para la realidad virtual. De hecho, la VR en sí misma ha supuesto un pronunciado giro con respecto a lo que hemos trabajado en los últimos años, como lo es el concepto de este título. Utilizamos narraciones fragmentadas para contar un cuento, a veces opaco, que está abierto a la interpretación.

El resultado es un juego sorprendente y peculiar, muy diferente de nuestros otros títulos recientes. Y espero que eso signifique que permanezca contigo después de que lo juegues.

Hidetaka Miyazaki

Como nota adicional, aquí tienes la entrevista que el Blog Oficial de PlayStation ha hecho a Miyazaki sobre Déraciné.

Hidetaka Miyazaki, fotografía de IGN España

Una propuesta diferente para FROMSOFTWARE

Déraciné, que se traduce como Desarraigados en Francés, coloca al jugador en la piel de un espíritu o fantasma que está compartiendo alojamiento con unos cuantos niños y un director de un Internado localizado en las montañas. Aparentemente, nuestro objetivo es el de interaccionar con ellos y completar diferentes tareas, principalmente enfocados a alegrarles los días, aunque, sin entrar en spoilers, digamos que la cosa evoluciona.

Podría catalogarse a Déraciné como una suerte de Aventura Gráfica ligera, aunque por su simpleza quizá sería más justo clasificarlo de Walking Simulator. Su carta de presentación, clara desde sus primeros compases, radica en la combinación de su ritmo con unos decorados y personajes muy elegantes. Es cierto que al principio el escaso tamaño de los escenarios no permite muchas florituras, pero la puesta en escena consigue algo que otros títulos más ambiciosos intentan pero fracasan estrepitosamente: Déraciné no rechina al plantear un mundo limitado para el espíritu que encarnamos, convence, y el jugador no tardará en hacer suya la casa en la que se inicia la aventura, asimilando su rol de espíritu gentil.

¿El Creador Total?

Recuerdo una larga charla que mantuve con el crack de Dayoscript en un Granada Gaming, que por motivos técnicos no quedó grabada. En ella, tenía curiosidad por saber qué opinaba Dayo con respecto a la valía de los creadores one hit wonder, que eran incapaces de brillar más allá de la obra que los había encumbrado. ¿Significa eso que sus méritos eran menores? ¿Debe un creador ser capaz de sorprender y convencer con cada nueva creación para conservar su crédito o el haber triunfado en una fórmula concreta debería ser suficiente para que su rédito se mantuviera indefinidamente?

Hidetaka Miyazaki, con Déraciné, se desmarca de ese interrogante: es una obra sorprendente, cautivadora e hipnotizante. Su atmósfera que, al principio, parece inofensiva, propia de un Cuento de Hadas, posteriormente evoluciona hasta que te explota en la cara, como cuando el mejor M. Night Shyamalan, en un ejercicio de maestría que sorprende encontrar en un estudio no habitual del género.

Y es que en Déraciné Miyazaki y FromSoftware se han atrevido a explorar nuevas facetas del Videojuego a las que estaban acostumbrados últimamente, en un formato tan puntero como la Realidad Virtual, con un resultado tan sólido que permite soñar en futuras incursiones fuera de sus previas zonas de comfort del estudio que tocó el cielo con las sagas Dark Souls y con Bloodborne.

Cuestiones técnicas

Déraciné cuenta con un doblaje en castellano perfecto, que nos acompañará en la aventura evitando que los que no conozcan inglés tengan que leer subtítulos, algo que no siempre acaba resultando de la mejor manera en la Realidad Virtual. Felicitaciones a PlayStation España por haberlo hecho posible, invirtiendo en un videojuego de este estilo en PSVR, que no es precisamente un producto para todos los públicos. Un doblaje que se suma a una banda sonora mágica, cargada de emociones, para completar un apartado sonoro de primer nivel.

A nivel jugable hay que remarcar que el tono pausado permite que no chirríe en absoluto el movimiento no libre, y es algo que acabaremos agradeciendo en las largas sesiones de juego. Déraciné es el juego VR al que más horas he jugado seguidas, y en ningún momento he sufrido mareos o necesidad de desconectar, más allá del cansancio propio de la duración de las sesiones en si.

Conclusión

Déraciné es uno de los mejores Walking Simulator que he jugado, beneficiándose del medio de la Realidad Virtual para llevar la inmersión del jugador a unas cotas que invitan a que te olvides que estás jugando y que uses los dos PS Move para tocar todo, para acariciar a los perros o para intentar consolar a los personajes, cuando estos estén sufriendo. Sí, require que tú, como jugador, te lo creas, y le des la mano a Miyazaki, algo que a veces Déraciné no deja suficientemente claro. Pero si te dejas llevar, como he hecho yo, la experiencia es sobrecogedora. Tan solo el, para mi, incomprensible puzle final me ha desconectado de una montaña rusa de emociones de la que no me quería bajar.

Es cierto que, tal y como me comentaba con Juan Rubio (Vandal) por Twitter, Déraciné tenía potencial de ser algo mucho más grande, por su Lore, pero quizá Hidetaka Miyazaki han querido ser cautos en su primera incursión en las VR. Eso sí, aquí me encontrarán para su segunda, que espero que no tarde.

Deja un comentario