«Fracture es demasiado forzado»




No podemos hablar de Fracture, sin mencionar a su hermano mellizo, Star Wars: El Poder de la Fuerza , por claros motivos. Por un lado, han sido engendrados bajo el mismo motor de físicas Euphoria, y por otro, conservan su esencia arcade y control en tercera persona, lo que unido a que su desarrolladora es LucasArts, ya augura un mal presagio.

Y efectivamente, tras jugar las primeras partidas a Fracture, empezamos a materializar las sospechas. Para empezar, LucasArts parece empeñada en desaprovechar Euphoria de la misma forma que en SW, convirtiéndolo en un mero adorno en muchas ocasiones y en un estorbo en otras, llegando a convertir el juego en una excusa para usar el motor de físicas. Esto se traduce todo el tiempo en una sensación de “tenemos un motor alucinante, vamos a ver que juego hacemos”, en lugar de “tenemos una idea alucinante para un juego, vamos a ver que motor necesitamos”.

¿Por qué?, … Bien, vamos al leitmotiv de Fracture: La deformación. La base sobre la que se sustenta la idea del juego, es la de poder deformar a nuestro antojo el terreno, tanto para elevarlo, como para crear un cráter, a fin de sernos útil durante el desarrollo de la misión, y poder así acceder a zonas más altas, parapetarnos, crear túneles, etc. La idea no es mala, pero denota que se fuerza la situación en exceso… No es natural. Tanto el recorrido como las acciones a realizar están demasiado prefijadas, al menos en la demo.

Mención aparte requiere el uso del resto de armas disponibles, variado y muy interesante (me encanta el misil subterráneo), pero que no salva a Fracture de esa jugabilidad tan aséptica de la que adolece desde el primer minuto. Respecto al nivel gráfico, destaca sobre el resto de ingredientes, tal y como ya sucedía en SW, con un entorno muy vistoso, sólido y repleto efectos notables como las explosiones y las físicas de destrucción en el escenario.


Aun así, es decepcionante ver como por segunda vez, un motor de físicas tan impresionante queda reducido a un montón de efectos y luces sin otro motivo que el encandilamiento del personal, abandonando por completo cualquier posibilidad de lucimiento jugable. No obstante, los menos exigentes encontrarán un arcade decente, sin complicaciones, novedoso durante las primeras partidas, y con cierto regustillo a Gears of War, situación aún, en la que posiblemente les cueste justificar sus 70€.

No quiero terminar sin recalcar que es una demo (falta probar el online), y que su limitación como tal puede ocultar algo más de variedad y libertad, pero aun así, dudo mucho que los fallos mencionados desaparezcan en la versión completa.

  1. Me parece increíble que después de HL2 todavía haya juegos que se atrevan a meter un motor de físicas digno y lo hagan porque sí.

    La demo me ha parecido algo vacía y bastante flojita; sin carisma. En cierto modo y salvando las distancias me ha transmitido sensaciones similares a las de Haze.

  2. Pues yo tengo que decir, que me parece un juego distinto, nos es una maravilla, pero me ha gustado bastante, no tanto su precio… se han pasado un poco con las deformaciones, pero si lo pensamos, el titulo es Fracture, si no lo habrían llamado Halo, Half Life…

  3. [quote comment=»137239″]Pues yo tengo que decir, que me parece un juego distinto…[/quote]

    Distinto? yo creo que este juego ha salido este año ya 20 veces, si no este, unos muy parecidos…

Deja un comentario