La Isla de la Armadura: exploramos el pase de expansión de Pokémon Espada y Escudo

Pokémon y Espada vuelve a estar de moda; ya se encuentra disponible su primera expansión: La Isla de la Armadura. Teníamos muchas ganas de regresar a Galar, descubrir todas las novedades y contaros qué nos ha parecido.

Viajaré a cualquier lugar… Otra vez

El Área Silvestre fue una de las grandes sorpresas que nos encontramos en el regreso de la legendaria franquicia de Nintendo. Una región extensa, que ofrecía total libertad al jugador y en la que pasamos muchas horas explorando, luchando y capturando pokémon. Game Freak es consciente de lo que logró al concebir una región así, y el nuevo escenario que tenemos a nuestros pies no solo busca causar el mismo efecto; lo consigue fácilmente en una experiencia que podríamos definir como «más y mejor».

Su extensión es similar a la del Área Silvestre, pero está mucho mejor explotada y no solo eso; su diseño de niveles también es muy superior, y a pesar de que el hilo argumental que se sucede a través de este nuevo mapa no es demasiado largo (entre tres y cinco horas), la cantidad de contenido que alberga y la duración global de esta expansión da mucho de sí. El mapa cuenta con una quincena de ubicaciones que destacan por su variedad: bosques, lagos y, por supuesto, el mar.

Una de las novedades que más nos ha gustado es la búsqueda de los 150 Diglett, el simpático pokémon del tipo tierra que ahora hace las veces de coleccionable. Encontrarlos nos exige explorar cada rincón de la región y mantener los ojos abiertos para identificar la única pista disponible: los pelos con los que cuenta esta criatura en su versión de Alola. Las recompensas, por supuesto, merecen la pena y se van incrementando conforme progresamos en el camino hacia hacernos con todos, nunca mejor dicho.

Como resulta evidente, la Isla de la Armadura cuenta con muchas más actividades disponibles: completar la pokédex, aprender nuevos movimientos gracias al tutor, encontrar objetos y, cómo no, participar en las incursiones, que se mantienen de manera prácticamente idénticas a las que vimos en el título base. Todo esto amplia notablemente la experiencia una vez hemos superado la historia que, tal y como comentamos un poco más arriba, se nos antoja un poco corta.

Además, este nuevo contenido cuenta con un punto negativo que no nos termina de convencer, ya que apunta directamente al desafío que trae consigo. Y es que, al acceder a la nueva región el juego trata de escalar su dificultad para que no nos situemos muy por encima de nuestros rivales pero, en el fondo, no termina de hacerlo como debiera; el escalado apenas va más allá del nivel 60 y eso eleva el riesgo de llegar demasiado sobrados en el caso de que dedicáramos decenas de horas a explotar Pokémon Espada y Escudo una vez superada la campaña principal. Y esto es algo con lo que debemos tener cuidado si no queremos que se convierta en un «paseo».

Un centenar de nuevas criaturas

Como ya sabíamos, la llegada de esta primera expansión trae consigo más de cien pokémon que se integran a Pokémon Espada y Escudo. Todos ellos se estrenan en estas ediciones y pueden ser capturados en la nueva zona de juego. Además, no conviene olvidar que el próximo otoño tendrá lugar la segunda expansión: Las Nieves de la Corona, que añadirá nuevas criaturas a la pokédex. Son tantas que preferimos no arruinaros la sorpresa de encontrarlas por primera vez, así que os dejamos una pequeña selección para que vayáis abriendo boca.

  • Bulbasaur
  • Squirtle
  • Sandslash
  • Jigglypuff
  • Wigglytuff
  • Psyduck
  • Poliwrath
  • Abra
  • Kadabra
  • Slowbro
  • Magnemite
  • Marowak
  • Lickitung
  • Chansey
  • Tangela
  • Kangaskhan
  • Horsea
  • Azumarill
  • Politoed
  • Slowking
  • Skarmory
  • Miltank
  • Blissey
  • Whismur
  • Loudred
  • Magnezone
  • Lickilicky
  • Tangrowth
  • Porygon-Z
  • Rockruff
  • Lycanroc
  • Fomantis
  • Comfey
  • Sandygast

Un futuro prometedor

La Isla de la Armadura es, simple y llanamente, el camino a seguir. En su momento, el Área Silvestre fue un soplo de aire fresco, tal y como comentamos en nuestro análisis de Pokémon Espada y Escudo. Ahora, en esta ocasión contamos con un extenso terreno inédito que ofrece decenas de horas de juego y que, además, promete más de lo mismo de cara a La Nieve de las Coronas, que debutará el próximo otoño. Un pase de expansión que sienta las bases de lo que debería ser el futuro de la franquicia de Game Freak.

Deja un comentario