Probando la demo de Bravely Default II

No se si soy el más indicado para opinar sobre la segunda parte de un juego que, si bien tengo las dos primeras partes ahí cogiendo polvo en la estantería, es una de esas sagas a las que le llevo dando largas desde hace demasiado. Hablo de Bravely Default II y la demo que trajo consigo el Nintendo Direct de hace dos semanas.

Los cuatro en fila

Para mi todo este tinglado me pilla nuevo… pero no. Tras probar la demo me he quedado encantado: mi Final Fantasy favorito es la quinta parte y este juego bebe de él como un sediento de una fuente. Las raíces están claras, sumándole además la estética que recibió la tercera parte de la saga de manos de Matrix Software. Con esta premisa, y una historia que recoge el testigo de los cristales elementales, lo digo ya mismo: estoy dentro desde antes de ayer.

El juego nos pone en la piel de cuatro personajes. El primero es Seth, un marinero que acompaña a Gloria, princesa y última descendiente del reino custodio de los cristales hasta su robo. El cuarteto lo completan Elvis, un erudito y su guardaespaldas, Adelle. Ellos serán los encargados de recorrer el mundo para traer el equilibrio al mundo encontrando los cristales y vivir las peripecias de las aventuras que les aguardan.

Recuperando el clásico

La demo es una condensación de todas las bondades del juego. No sé si habrá más novedades en el juego final, pero desde luego el juego no deja duda: es un juego de los cuatro tipos en fila. Dado que no he jugado a los dos originales, no puedo compararlos con ellos, pero si puedo comparar sus raíces, así que voy a intentar hablar de ellas mencionando primero aquellas cosas que tiene propias: Bravely y Default.

Se que muchos de vosotros ya estaréis al corriente de las mecánicas que definen Bravely Default II, pero por si no, os las comento. El modo Default es una guardia que acumula puntos de batalla. Tu puedes gastar un turno por ataque o, en un mismo turno, puedes tener varios ataques hasta un total de 4. Si tienes 0 puntos de batalla te pondrías a -3 y, si tienes más, puedes controlarlo para gastarte los puntos acumulados con el modo Default. Esto es el modo Bravely. Si lo usas y te quedas en negativo no podrás atacar hasta volver a estar a 0.

Trabajadores del RPG

Como mecánicas ya tomadas de otros juegos tenemos los trabajos. En el juego podemos ver 5: aprendiz, mago blanco, mago negro, guardia y monje. Cada uno puede usar unas habilidades propias y, conforme subes de nivel de trabajo (independiente al nivel del personaje) podemos obtener nuevas. Además, existen un tipo de habilidades desbloqueables que permanecen pasivas independientes del trabajo seleccionado y que, seleccionadas en el menú, nos permiten combinaciones muy interesantes en combate, como más defensa durante los turnos con puntos de batalla negativos o probabilidad de obtener un punto de batalla al recibir daño.

Los trabajos, además, poseen cada uno un tipo de arma predilecta, modifican los stats del personaje que lo tiene seleccionado, y se pueden elegir como trabajo secundario. Esto nos permite acceder a su rama de habilidades aún teniendo equipado otro trabajo, lo que nos permite tener magos rojos (la buena referencia) o monjes guardiantes. Seguramente existan mucho más combos rotos en un futuro, porque recuerdo un buen colega que no paraba de decirme del primero: “caballeros negros con ninja están rotiiisimos”.

Se agradece además ver a los enemigos venir desde lejos, pues si les acechamos y golpeamos por la espalda, ganamos la ventaja del primer turno y un punto de batalla de regalo. Eso sí, se le nota mucho al juego que, como avisan al principio, la dificultad está aumentada para obligarnos a conocer el cómo se juega. Yo no tenía ni idea y desde luego creo que me he hecho a lo que ofrece mecánicamente el juego.

Mundos de fantasía

Creo que va siendo hora de mencionar el apartado artístico, porque desde luego es algo que entra muy fácil por los ojos y oídos. La banda sonora la firma Revo, del grupo Sound Horizon (si no los conocéis y os gusta el jpop, os recomiendo mucho Stardust, que dejaré por aquí una maravillosa cover que puede gustaros). Revo ya firmo la primera parte de la saga y su estilo concuerda maravillosamente con el estilo del juego.

Y gráficamente… ¿Qué se puede decir? Han cogido las bondades del estilo usado para Bravely Default y las han fusionado con las técnicas de iluminación que usaron para Octopath Traveller y el resultado es excelente. El mundo se ve nítido, con luces que transmiten esa sensación de fantasía a la vez que mantienen la estética deformed. Estoy deseando ver los demás lugares del juego, y en especial ver el tratamiento de bosques y nieve entremezclándose con la banda sonora de Revo. Puede ser algo mágico.

Que salga ya, lo necesito

Así pues, podéis ver que llevo bastante hype por esta nueva entrega del juego. Quizás deba sacar tiempo y jugarme las dos primeras entregas, pero, ¿qué opináis vosotros? ¿tenéis ganas del juego? Por mi parte, es un rotundo sí. Bravely Default II promete ser un juego que encandile a los amantes de los JRPGs.

Deja un comentario