Yakuza Like a Dragon, El tipo más duro del pueblo

Cambio de protagonista y de mecánicas de juego, pero la esencia se mantiene. Yakuza Like a Dragon es una demostración de maestría por parte de Ryu Ga Gotoku respecto a su saga más famosa, que a pesar de las múltiples entregas sigue enganchando con sus personajes, historias y minujuegos.

yakuza like a dragon

El nuevo héroe

Ya lo había comentado en mis impresiones, pero lo vuelvo a hacer. Ichiban Kasuga es el nuevo protagonista en este Yakuza Like a Dragon. Un personaje, que de manera similar a Kiryu, hace un sacrificio que lo lleva a la cárcel por un tiempo, pero su regreso a la sociedad lo deja fuera de su clan y obligado a comenzar de nuevo.

Su figura paterna lo abandona a su suerte, no sin antes dejarlo al borde de la muerte. Ichiban no dista mucho de Kiryu en cuanto a su sentido heroico, pero si lo hace a nivel de personalidad. Este nuevo protagonista es impulsivo, muy compasivo y entregado por completo a la causa.

Su sueño de convertirse en un héroe, como los de Dragon Quest, lo llevan a ver a los enemigos de manera diferente. Es así como en cada combate tenemos personajes caricaturescos y por momentos muy alejados de la realidad. De igual manera el fin de su relación con la familia Arakawa lo deja en una situación muy incómoda a nivel económico y personal.

yakuza like a dragon

Historia a la altura

No soy un experto en la saga. Solo he jugado un par de entregas antes de esta, pero siento que la historia de Yakuza Like a Dragon es muy completa. El salirse un poco de Kiryu permite explorar otros personajes, ciudades y clanes de manera mucho más amplia. No me quejo de las demás historias, pero creo que esta es de las mejores. Los giros son constantes y navega por una gama interesante de emociones.

No quiero decir mucho, porque probablemente se me puede ir un spoiler, pero los giros de trama a lo largo de los capítulos resultan impactantes por momentos. Eso sí, no es necesario haber completado los siete juegos anteriores para entender este. Puede ser interesante hacerlo, en especial por la aparición de ciertos personajes, lugares y clanes, además de referencias, pero en su mayoría la historia se siente muy independiente.

Como lo digo, no es obligatorio, pero sí me parece recomendable jugar al menos uno de los Yakuza, porque cuando los personajes conocidos aparecen la sensación es increíble, además porque para Ichiban estas personas son nuevas, no tiene ningún tipo de referencia de ellos y lo transmite muy bien.

yakuza like a dragon

Una familia que crece

El cambio más significativo de Yakuza Like a Dragon es su sistema de combate. El beat em up ha sido reemplazado por un sistema de turnos bastante conocido en lo RPG de ese corte, pero muy asociado al estilo de la saga. Las habilidades de los personajes se definen por dos factores, su nivel y su profesión, la cual podemos cambiar en un sitio llamado Hello Work.

Cada profesión requiere un tipo de arma y es necesario aumentar el nivel cada vez que la cambiamos. Aquí se comienza a ver un factor común del juego, el grinding. Niveles, armas, componentes, vínculos, dinero, a eso se reduce muchas veces el juego, que nos ofrece espacios adecuados para el tema, pero que por momentos lo vuelve tedioso, además de necesario.

Cada que un personaje nuevo llega, comienza un poco por debajo del nivel de los demás, así que es necesario ajustar esos números. Esto es común en muchos juegos de este corte, donde los personajes que se unen al equipo en el final, se les da poco uso a menos de que sea obligatorio jugar con ellos, más aún si es necesario ajustarles el nivel.

yakuza like a dragon

Un abanico de posibilidades

Los ataques se basan mucho en la profesión del personaje y el arma que lleva, pero también su nivel. Es así como tenemos golpes muy básicos que se complementan con QTE y otros ya más elaborados donde una cinemática acompaña la escena, es en estos casos donde vemos el lado más alocado de Yakuza Like a Dragon.

Sea solo o en compañía, gracias al vínculo con los demás integrantes del equipo, este tipo de acciones pueden afectar a uno o varios enemigos y causar mucho más daño, si se aprovechan las debilidades del enemigo. Por fortuna la cinemática se puede omitir, ya que, al inicio resulta interesante o divertida, pero después de tantas veces ya cansa.

Siento que algo falta

No tengo nada en contra del sistema por turnos, pero creo que le quita al juego algo muy especial y es lo épico de los combates. En los otros Yakuza es normal tener una escena previa a un enfrentamiento, la energía que se siente antes del combate es increíble, dos rivales dispuestos a darlo todo por la victoria.

En esta nueva entrega ese sentimiento se pierde. Puedes tener la escena, el momento imponente, pero cuando comienza el combate la sensación no es la misma, porque ya lo que se debe hacer es seleccionar una acción a realizar desde un menú y ejecutarla. Es similar con los objetos en el escenario.

Normalmente es posible tomarlos y atacar a los enemigos con ellos, pero con este sistema a veces funciona y otras veces no tanto, eso sin contar los casos donde el personaje debe dar una vuelta entera para atacar a un enemigo porque se encuentra encerrado. Creo que eso quita ritmo y rompe un poco la magia que tiene el otro sistema de combate.

Todo con sacrificio

El dinero no se consigue fácilmente en Yakuza Like a Dragon, así que cada centavo debe ser gastado con inteligencia. Buscar bajo las máquinas expendedoras, hurgar en la basura, derrotar enemigos, conseguir trabajos extra. Todo esto es necesario para conseguir dinero y mejorar armas y estadísticas, algo que no resulta para nada barato.

yakuza like a dragon

Algunos personajes o misiones requieren ciertos niveles de aptitud, que Ichi puede ir aumentando con misiones o haciendo exámenes, cuyos precios oscilan entre los 30.000 y 100.000 yenes y algunos no son fáciles. Eso se suma a que en menos de una cuadra puedes enfrentarte a tres o cuatro grupos de enemigos. Si son débiles, no hay problema, pero si son de los fuertes, es mejor buscar comida, que también cuesta u optar por objetos, donde algunos también tienen un precio considerable.

Esta nueva entrega te invita a pelear, a estar mejorando constantemente de cara al final del juego, porque, lo digo por experiencia, por muchas horas que le haya metido, fue necesario seguir moliendo para alcanzar cierto nivel y cierta cantidad de dinero (3.000.000) que son necesarios en cierto punto de la aventura para continuar. Normalmente en esta saga se llega a un punto donde el dinero se consigue fácilmente, aquí cuesta llegar a ese punto.

Las herramientas están

Por fortuna Yakuza Like a Dragon mantiene muchos de los elementos característicos de estos juegos y uno de ellos son los minijuegos, algunos nos dan esa oportunidad de ganar ese dinero o armamento tan necesario. Golf, bateo, tragaperras, pinzas, recoger insectos, héroe de medio tiempo, en fin, las opciones son muchas.

yakuza like a dragon

Yo me quedo con dos, el cine, donde la idea es no dejar dormir a Ichiban mientras ve la película, presionando teclas mientras salen ovejas de traje y un simulador de gestión empresarial, este último es un droga y la mejor forma de conseguir dinero suficiente para saltar el muro que el juego nos impone.

También tenemos una especie de calabozo por las alcantarillas de la ciudad y una arena de lucha. Ambos lugares son bastante útiles para subir de nivel, conseguir dinero y mejorar las profesiones, así es, más opciones de hacer grinding, porque repito, es necesario.

Las excentricidades no paran

Si algo caracteriza a esta saga son sus excentricidades. Personajes, situaciones, misiones o diálogos, siempre hay algo que suele dejarnos con un “¿es esto posible?”. En Yakuza Like a Dragon no es la excepción, ciertos ataques son muestra de ello, pero aquí destacan los mercenarios, personajes que podemos llamar en medio de las batallas y que pueden llegar a salvarnos la vida.

yakuza like a dragon

Algunos llegan a través de las misiones principales, otros se consiguen con misiones secundarias, pero no se sabe cual es más extravagante. Langostas, gatos que se convierten en tigres, un carnicero psicópata, yakuzas disfrazados de bebés o un sadomasoquista forman parte de una lista de personajes muy pintorescos y útiles.

Pequeñas conexiones

Yakuza Like a Dragon puede ser el juego que inicie a alguien en la franquicia, pero conocer alguno antes puede resultar útil, en especial por los cambios de lugar. La mayor parte del tiempo la vamos a pasar en Yokohama, pero Kamurocho sigue siendo parte importante y resulta nostálgico ver ese lugar con la tecnología actual, además de los cambios presentados a lo largo de las demás historias.

Algunos nombres o situaciones suelen refrescar la memoria y cuando alguno de los personajes clásicos aparece, el fanboy interior salta de emoción. Por momentos todo se convierte en un viaje nostálgico que incluso trae a la mente esos momentos inolvidables dentro de la franquicia.

yakuza like a dragon

¿Un nuevo comienzo?

Yakuza 6 cerró la historia de Kiryu, tengo entendido, porque no lo he jugado, así que para muchos este es el nuevo inicio para la saga. En cuanto a historia y personajes me parece muy bien, porque el estudio se tomó la libertad de explorar muchas cosas de diferente manera, sin estar atados al contexto de un personaje principal. Aquí Ichi es solo un pretexto para una trama mucho más grande.

Es en cuanto a mecánicas donde no siento que sea el punto fuerte para llegar a más gente. Si de por sí la saga era considerada de nicho, con mecánicas por turnos su círculo se cierra aún más, incluso si eres seguidor de la serie. En lo personal prefiero el otro modo de combate, más dinámico y con más opciones para el jugador a nivel de movimientos y ciertas estrategias.

Esto me recuerda un poco al caso de The Witcher 3. Las primeras dos entregas eran RPGs duros, muy enfocados a los fanáticos de este género. El tercero ya intentó llegar a más gente, principalmente por el cambio de mecánicas. En este caso el comenzar de cero con personajes e historia es un paso importante, pero falta ajustar.

yakuza like a dragon

Conclusión

Yakuza Like a Dragon se une a la gran lista de éxitos de esta franquicia. Los personajes y las mecánicas están a la altura, pero creo que las palmas se las lleva la historia. Una trama llena de giros y de momentos sumamente interesantes, que se beneficia del hecho de tener personajes nuevos.

Los combates por turnos no están mal, creo que lo molesto es como hacen que se pierda ritmo e impacto en la batalla además del grinding constante. Este tipo de juegos me llevan a completar lo más que pueda antes de seguir la historia principal, lo que normalmente me ha beneficiado de cara el final. Pero en este caso, a pesar de eso, tuve que estar un tiempo subiendo nivel y consiguiendo dinero para superar las barreras que el juego pone y creo que ese es un aspecto importante a mejorar.

En cuanto a lo demás no tengo queja, el juego mantiene la esencia de los demás, con minijuegos adictivos, situaciones que rayan lo ridículo, personajes entrañables, cinemáticas elaboradas y sobretodo mucha diversión. Un título que los fanáticos fanáticos probablemente tienen en la mira y que para los nuevos es un interesante inicio en el mundo Yakuza.[88]

    • No se si la version de PS4 tenga los mismos inconvenientes de rendimiento que tiene en xbox one, aunque no es algo que rompa el juego, son mas que todo tiempos de carga y algunos tirones.

      Pero si te lo puedes pillar, hazlo, la historia es muy buena y si eres mega fan, las apariciones de otros personajes te van a encantar

Deja un comentario