[28 Megas] ICBM, el fin del mundo al alcance de tu dedo

La Guerra Fría fue un conflicto entre los EE.UU y la URSS que mantuvo en vilo al mundo durante cincuenta años. El nombre del conflicto proviene de la cualidad única de este hecho histórico, la ausencia de choque directo entre los dos países protagonistas.

ICBM

28 megas es una serie de textos dedicados a videojuegos indies gratuitos seleccionados por el autor en base a sus propias preferencias. El título viene del escaso tamaño que suelen ocupar estas obras.

Las luchas se dirimían en diferentes frentes, el bélico, por supuesto, utilizando a otros países como peones de ajedrez donde resolver sus diferencias, Corea, Afganistán, Vietnam, etc., el armamentístico con una escalada y carrera armamentística que les llevó desde la creación de la bomba atómica a las armas más dañinas y peligrosas concebidas por el hombre pasando por el frente económico, político, cultural e incluso deportivo. Sin embargo los dos frentes que han pasado a la Historia por su gran calado han sido el bélico y especialmente el armamentístico.

La Guerra Fría tiene su origen en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial y especialmente tras el descubrimiento por parte de los EE.UU del hallazgo de la bomba atómica por parte de los soviéticos, invención que los situaba en el mismo plano de potencia de fuego. Es en este momento cuando comienza una lucha por la supremacía mundial que tiene su desenlace en la desaparición de la Unión Soviética en el año 1991. Mientras la amenaza nuclear fue un hecho potencialmente peligroso y real que estuvo a punto de materializarse en determinadas ocasiones.

Este conflicto ha sido una fuente inagotable para la cultura popular, desde películas hasta novelas, ensayos, etc., y aún hoy se siguen viviendo sus efectos, además de sus propuestas culturales. No hace poco apareció uno de los juegos más originales y señeros del escenario independiente, Papers, Please, del desarrollador Lukas Pope. En este juego el jugador encarnaba a un ficticio trabajador de aduanas encargado de dejar salir del país a determinados habitantes según las normas del país soviético en el que vivía. El juego, categorizado dentro de las etiquetas de puzle y gestión, alcanzó unas cotas de popularidad muy altas dentro del mundo del videojuego y recientemente ha sido copiados por otros títulos que situaban sus mecánicas en las puertas de San Pedro o en cualquier hospital, sin embargo poco se habló de los juegos que llegaron antes que él.

icbm

Trinity, un juego de 1983 creado por Brian Moriarty, sumergía al jugador en una aventura de texto dentro de la historia de las armas atómicas (Fuente: Filfre). En el juego el usuario era el encargado de decidir como desplazar y utilizar las diferentes armas atómicas en un intento por simular el papel de los encargados de este tipo de armas en los EE.UU. Este legado ha sido recogido Michael Davis para realizar su juego ICBM (Mísil balístico internacional). En este juego encarnaremos a un funcionario, el teniente primero Derek Evans, en su primer día de trabajo al mando de un silo de misiles nucleares durante el año 1983, año en el que el conflicto se recrudeció debido a la postura radical del presidente Ronald Reagan.

Nuestro papel será, concretamente, hacer frente a todo tipo de incidencias políticas que se produzcan durante nuestra partida además de tener que cumplir una serie de misiones impuestas antes de comenzar cada partida. La intención de Davis es simular con el mayor realismo posible el oficio del juego, y para ello nos pondremos al mando de una gran cantidad de botones, paneles e información así como un tiempo en movimiento fijo y realista con turnos de ocho horas, por lo que nuestra velocidad de reacción será fundamental para llevar a cabo el desempeño obligado.

ICBM (Michael Davis, 2015), además de intentar simular con exactitud el trabajo de un encargado de un silo de misiles durante las postrimerías de la Guerra Fría, porta un mensaje que quizás pueda pasar desapercibido. Durante la gran mayoría de las partidas no ocurrirá nada, no existirá ninguna emergencia y tendremos, únicamente, que cerciorarnos de que así sea, de que todo está tranquilo y en orden, pero en otras partidas si ocurrirá algo, algo que llevará al personaje a entrar la llave en el resquicio correspondiente y soltar la bomba. En este choque, el aburrimiento de un funcionario cualquiera y la posibilidad de que sea este, un hombre que bebe café mientras lee el periódico y tamborilea con sus uñas en el escritorio de su mesa, quien pueda desatar un holocausto de proporciones bíblicas, es donde recae el principal atractivo del juego, mostrarnos los rasgos de la guerra moderna, completamente burocratizada, individual e impersonal, alejada de cualquier sesgo moral del individuo y dispuesta a las órdenes de un poder superior que no mira en el medio, sino en el fin, y que inventa, para definir el medio, conceptos como daños colaterales a robar miles de vidas con un simple gesto, apretar el botón, es donde recae la belleza del juego y la importancia de su crítica.

Sin duda alguna ICBM es un juego que deberías probar, un simulador de gestión de misiles nucleares durante la Guerra Fría que esconde más de lo que enseña y que lleva a cualquiera que lo juegue a reflexionar sobre el destino que espera a la humanidad y pensar, una y otra vez, en la famosa frase del científico alemán Albert Einstein:

“No sé cómo será la Tercera Guerra Mundial, sólo sé que la cuarta será con piedras y lanzas”

Puedes descargar gratuitamente ICBM desde Gamejolt.

  1. Increíble como tras haberme encantado Papers,Please pude perderme una obra como esta, sin duda es un trabajo increíble la forma en que retrata el aburrimiento de uno de los trabajos más simples y mundanos pero al mismo tiempo más importantes del mundo. Me ha recordado bastante a Please, Don’t Touch Anything por el planteamiento que un simple botón puede desatar un cataclismo.

Deja un comentario