Impresiones Series X: AC Valhalla, la Next-Gen puede esperar

Gracias a la agencia de Xbox en España he podido probar Assassin’s Creed Valhalla, la última entrega de la popular franquicia de UbiSoft. Ha coincidido con el lanzamiento de Series X y PS5, y aunque es un juego cross-gen, lo cierto es que se ha convertido en uno de los juegos más deseados del momento.

A saquear

Los vikingos de UbiSoft cuentan con un apartado técnico que destaca sobre todo en el tamaño del mundo y en el componente artístico. Está bastante lejos del nivel del increíble NBA 2K21, y quizá Assassin’s Creed Valhalla no sea el juego para presumir de salto generacional. Pero es innegable que todo va mucho más suave de lo que iría en una Xbox One X.

Highlights visuales

El mundo de Assassin’s Creed Valhalla es vastísimo, gigantesco, hasta el punto que uno se plantea si realmente es necesario crear algo tan grande, si es eficiente a nivel de mantener al jugador enfocado a la hora de afrontar las misiones principales. La escala es acojonante, y uno se da cuenta de ella cuando se mete en el cuerpo del cuervo que te permite localizar la localización del próximo objetivo. Aplaudir también la estética del juego, que parece extraída de la serie Vikings.

Lo que no se puede decir es que el mundo creado por UbiSoft esté vacío. Más bien al contrario. En todo momento hay tantas cosas que hacer que uno tiene la sensación que el juego puede llevar decenas de horas para ser completado – lo que es cierto, dado que, aparentemente, Assassin’s Creed Valhalla cuenta con una duración entre 60 y 80 horas.

El Valhalla puede esperar

En conclusión, tras mis primeras horas con Assassin’s Creed Valhalla, este me ha parecido un buen ejemplo de esos juegos cross-gen que, a pesar de mejorar gracias a la nueva generación, siguen teniendo un pie en la anterior. Luce bien en Series X pero no tan bien como habría que esperar de una consola tan potente, quedando bastante detrás, no solo del ya mencionado NBA 2K1, sino de lo que se ha visto en la actualización de Gears of War 5.

Deja un comentario