Call of Duty Modern Warfare: algo más que un Call of Duty

Este fin de semana se ha dado el pistoletazo de salida a la beta abierta de Call of Duty: Modern Warfare, la nueva entrega de la franquicia que llega de la mano de Infinity Ward. Es por ello que desde AKB os voy a contar mis sensaciones en el modo multijugador, que ya os adelanto que me ha gustado, y mucho.

¿El mejor Call of Duty de la última década?

Vale, sé que es un poco precipitado preguntarse eso, porque delante tenemos grandes entregas como Black Ops 2 o Modern Warfare 2, pero sin lugar a dudas es el Call of Duty que más innova, y lo hace extremadamente bien. Para mí, de momento, está en el TOP 3 a falta de jugar más y conocer su modo historia, y os explicaré el “por qué” en los próximos párrafos.

Bien, antes de nada, vamos a hablar de los modos de juego, porque hay un cúmulo de novedades este año. Comenzamos por la implementación de modos de juego con hasta 20 jugadores, pero es que eso no es todo, y es que también hay otro modo de juego llamado “Guerra Terrestre”, donde habrá batallas de hasta 64 jugadores con la posibilidad de usar vehículos.

Grupos reducidos

El único problema que le he encontrado a esto es que los grupos de personas solo pueden ser de 1 a 6 jugadores. Como es obvio dependiendo del modo, nos encontraremos con un mapeado más grande o más pequeño. Y sí, sé que cuando habéis leído 64 jugadores habéis pensado en un juego muy popular que empieza por B y acaba en D, yo también lo pienso.

Siguiendo por los modos de juego, les toca el turno a dos de las novedades que más me han gustado: el modo Nocturno y gunfight. Empezando por el primero, este es un modo de juego donde el mapa está completamente a oscuras, por lo que tendremos que hacer uso de las gafas de visión nocturna. Hasta ahí todo normal, pero lo realmente divertido es que no podremos hacer uso de las miras. Nos tendremos que guiar por el apuntado de nuestro láser. No os imagináis lo divertido que resulta ver el espectáculo de luces que se monta en los puntos calientes. El modo Gunfight es un modo 2vs2 de toda la vida, aunque la diferencia respecto a la Alpha es que ahora las armas estarán repartidas por el mapa. No sé si hay más variantes de este modo de juego, pero estaría bien que en la versión final tengamos partidas 1vs1 y 3vs3.

Aún con identidad propia

Ahora bien, por mucho que Call of Duty se haya copiado sigue teniendo su propia seña de identidad, que no es otra que la jugabilidad. Pienso que han ido un pasito más allá, mejorando todo lo que vimos en Black Ops 4. Ahora es un gustazo matar a alguien, el arma se siente pesada, el retroceso es real y las animaciones están mucho más pulidas. Ahora los mapas son un pelín más verticales, ya que hay muchos edificios, la posibilidad de abrir y cerrar puertas o de incluso meterte a gachas por los rincones. Por suerte, esta vez no tenemos jeckpack, solo nuestras armas y unas piernas que corren y corren pero nunca se cansan.

Por el momento no he encontrado indicios de lootboxes, tenemos un menú muy simple donde elegir nuestro personaje, personalizar nuestro equipamiento o buscar partida. Como siempre, a medida que vayamos subiendo el nivel, iremos desbloqueando nuevo armamento o rachas de bajas. Hay bastantes personajes entre los que elegir, pero sin posibilidad de modificar su atuendo. Veremos en la versión final si esto sigue así o acaba evolucionando, aunque solo espero que todo se pueda conseguir jugando.

La evolución que todos estábamos esperando

No es otra que la gráfica. Al fin Call of Duty evoluciona gráficamente como debería. Se notan las nuevas texturas, la resolución con la que trabajan y los pequeños detalles que no solemos mirar, pero que ahí están. En si, Modern Warfare es un juego muy apagado en cuanto a colores se refiere, pero esto lo dota de ser algo más serio, de sentir que realmente es la guerra. Si nos ponemos a comparar, pues es algo parecido a WWII. A mí me gusta, pero para gustos, los colores, nunca mejor dicho.

En cuanto al sonido podemos “escuchar” muchas similitudes con títulos anteriores, variando entre poco y nada, aunque esto no es malo, ya que nunca han estado mal del todo. La única diferencia que hay es que ahora es más importante que nunca escuchar, ya que en la mayoría de las ocasiones localizarás a un enemigo así, y más en modos como gunfight o el clásico Buscar y Destruir.

Consideraciones técnicas

A la iluminación le he querido dar un apartado externo al gráfico, pues creo que hay de que hablar. Ahora más que nunca se notan las sombras, cambiando la experiencia jugable en muchas ocasiones. Ahora es muy importante jugar con las sombras, pues estas te ayudan a ocultarte parcialmente. Sin embargo, aún no he visto implementado el Ray Tracing, aunque yo supongo que estará solo disponible en el modo historia, más que nada por el impacto en el rendimiento o el cambio de jugabilidad que puede ocasionar.

En cuanto al rendimiento, yo he jugado entre 70-80FPS a una resolución 4K en su máxima calidad con un equipo equipado con una RTX 2080Ti, i7 8700K y 16GB a 3600MHz. No se puede decir que esté mal optimizado, pero de vez en cuando había alguna que otra caída de FPS y a la hora de respawnear casi siempre pega algún tirón.

Más que satisfecho, por el momento

Por todo esto creo que estamos ante el mejor y más innovador Call of Duty de los últimos años. Creo que este año es el suyo, y lo mejor de todo es que prometen una gran historia, modo Battle Royale y más modos de juego que aún tenemos que ver. Estoy deseando hincarle el diente en cuanto salga. Creo que es una apuesta segura para todo aquel amante del género shooter.

Deja un comentario