Impresiones con Wolfenstein: The New Order para PS4

La semana pasada tuve la oportunidad de viajar a Madrid para poder jugar ni más ni menos que a Wolfenstein: The New Order, la nueva entrega de esta añeja saga padre de los FPS tal y como la conocemos hoy en día. ¿Qué tal le habrán sentado el paso de los años?

Wolfenstein: The New Order

Durante la prueba pude jugar algo más de dos horas y media a este nuevo título en su versión para PS4 acompañado por una TV de la marca Samsung y unos cascos de Madcatz que, todo hay que decirlo, se escuchaban de auténtico lujo.

Lo primero de lo que os voy a hablar es del apartado técnico del juego. Gráficamente he de confesar que Wolfenstein no ha llamado mi atención con sus texturas. Se nota cierta mejora respecto a PS3 y Xbox 360, sí, pero no demasiado. Esto evidentemente puede mejorarse, hay que recordad que lo que he probado es una preview y mejorar las texturas en muchos casos es tan simple como añadir una librería con las mismas en HD. Sin embargo, el juego sí que corre a una tasa de frames abundante y además en los escenarios podremos destruir muchos pero que MUCHOS objetos. Esta destrucción de escenarios que acompaña al nuevo Wolfenstein es sin duda una de sus principales características y es lo que más llama la atención a nivel técnico.

Wolfenstein: The New Order

Los hay que preferirán gráficos poderosos pero yo soy más del otro grupo, del que prefiere una tasa de frames potente y escenarios con los que poder interactuar, en los que pueda ver su destrucción y aprovecharme de los elementos que van cambiando en él a medida que vamos pegando tiros, lanzando granadas y, en definitiva, destruyendo un montón de paredes u objetos.

Pasemos ya al apartado jugable de este Wolfenstein: The New Order. Siempre es complicado hacer una nueva entrega de una saga que tiene tantos años a sus espaldas como es Wolfenstein y la cosa se complica aún más si tenemos en cuenta que este título ha sido el padre de los FPS que conocemos a día de hoy. Esto lo saben bien sus desarrolladores y por eso han decidido ofrecernos una experiencia de la vieja escuela sin renunciar a todo lo que han evolucionado los FPS a día de hoy manteniendo un gran equilibrio entre lo antiguo y lo moderno.

Wolfenstein: The New Order

Tu sí que eres de la vieja escuela, colega

¿En qué notamos esta experiencia old school? Lo primero de todo, en los botiquines. Sé que más de uno estáis pegando botes de alegría al saber que estos viejos olvidados de los FPS están de vuelta. Basta ya de esconderse tras una pared como una gallina esperando a que se nos recargue por completo la vida. En el nuevo Wolfenstein o pillas botiquines o te quedas sin fiesta, aunque, eso sí, Bethesda ha sido clemente y ha decidido que, para que los jugadores más jovenzuelos no se vean desplazados la vida se pueda regenerar automáticamente si cae por debajo de 20/100… hasta ese mismo 20/sobre 100, ni un punto más ni un punto menos.

Otra característica de la vieja escuela bastante notable la encontramos en los escenarios. Vuelven esos mapas llenos de secretos, con un montón de recovecos ocultos que están esperando ser encontrados por los jugadores más inteligentes. Estos caminos alternativos, además de llevarnos a suculentas recompensas en forma de armas, vida, escudo o coleccionables también nos servirán para hacernos la vida más fácil y acabar con el enemigo ahorrándonos un montón de tiempo y muchas heridas de guerra.

Para finalizar esta parte no podía faltar a esta cita la dificultad. Wolfenstein no va a ser un camino de rosas para los jugadores, sobre todo en su máxima dificultad. El juego castiga los fallos, premia a los jugadores listos y supone todo un reto que nos hará disfrutar. Sin duda, este punto bebe directamente de los dos anteriores (sobre todo del primero) y además se ve incrementado por una racionalización bastante elevada de la munición. Mucho ojo con gastar balas a lo loco porque podrás echarlas de menos más adelante.

Wolfenstein: The New Order

Un lobo viejo con personalidad nueva

Está claro que los fans de Wolfenstein iban a pedir por lo menos todos los detalles que os hemos citado anteriormente pero no os equivoquéis, Wolfenstein: The New Order incorpora unas cuantas cosas nuevas a la saga, cogiendo elementos de los FPS modernos que le sientan de maravilla al título.

Lo primero de todo es indicar el gran número de armas disponibles. En tan solo un par de horas pude ver por lo menos unas 6 o 7 armas distintas además de otras armas especiales como ametralladoras o cañones de artillería antitanque o antiaérea que podremos manejar durante algunos momentos. Eso, que yo haya visto porque lo que probé no fue otra cosa que el inicio del juego.

Además la mayoría, por no decir todas las armas tienen la posibilidad de equiparse de forma doble, o lo que es lo mismo, podremos ir con un mismo modelo de arma en cada mano. El poder destructivo de esta variante está fuera de toda duda y nos será especialmente útil a la hora de enfrentarnos a un gran número concentrado de enemigos o a los más poderosos pero sin embargo hay que tener en cuenta que la precisión es menor y que el consumo de munición es mayor por lo que deberemos de tener mucho cuidado si vamos a lo bruto.

Wolfenstein: The New Order

Lo segundo es el componente de sigilo que Bethesda ha añadido en esta ocasión a Wolfenstein. Tendremos la posibilidad de coger rutas alternativas, enmascararnos detrás de objetos y eliminar de manera silenciosa a los enemigos, ahorrando munición y más de un disgusto en algunas zonas en las que se dará la alarma en cuanto se advierta nuestra presencia provocando un aumento considerable en el volumen de enemigos que deberemos pasar por la piedra para seguir con nuestro camino. Por supuesto esto es opcional y siempre podremos ir en plan Rambo disfrutando del poder de nuestras armas y regocijando nuestros ojos con todo lo que vamos destruyendo a nuestro paso pero los jugadores que, como yo, les gusta mucho esconderse en las sombras verán con muy buenos ojos esta nueva vertiente del juego.

Para finalizar este apartado, tengo que hablaros de la personalidad propia que tiene el juego. Bien es cierto que el primer episodio al que pude jugar era más clásico, más pasillero y recordaba a los Wolfenstein de toda la vida. Era algo lógico, dado que este episodio nos servía de tutorial pero a partir de ahí, en cuanto viajamos a 1960, año donde transcurrirá el juego, y donde los Nazis se han apoderado del mundo, vemos la personalidad propia de esta nueva entrega: más caminos a recorrer, escenarios más amplios, destrucción, diseño con ciertos toques de steampunk y una buena cantidad de enemigos de lo más peculiares, sobre todo los mecanizados (mucho ojito con algunos ciborg de tamaño enorme y con los perros, tienen pinta de que nos lo van a hacer pasar mal a lo largo del juego).

Wolfenstein: The New Order

Gunplay inmejorable

Antes de pasar a las conclusiones quiero dedicar un punto al control del juego que me ha resultado exquisito. Como muchos sabréis soy fiel defensor de que los FPS han de jugarse en PC, la comodidad y precisión que me da el ratón no me lo ha dado jamás un mando pero he de reconocer una cosa, Wolfenstein: The New Order se maneja muy bien con el DualShock 4.

No me había sentido jamás tan cómodo controlando un shooter con un mando ya no solo por la distribución de los botones sino por la precisión y la sensación de confort a la hora de apuntar que han conseguido Bethesda y Machinegames con el juego.

Evidentemente sigo prefiriendo mi amado ratón pero el control de Wolfenstein con el nuevo DualShock se le acerca bastante.

Conclusiones

Vamos a tener que estar muy atentos a Wolfenstein: The New Order.

Es cierto que a nivel gráfico no llama demasiado la atención en lo que a texturas se refiere pero, sin embargo, este punto lo compensa de sobra con la gran cantidad de cosas que podremos destruir en los escenarios y una buena tasa de fps.

A nivel jugable el título destaca en varios sentidos, el primero de ellos es su vertiente old school con sus botiquines, su dificultad, sus pasadizos secretos…

El segundo son todas las cosas nuevas que tiene este Wolfenstein y que aún solo hemos comenzado a probar: la variedad de armas, la posibilidad de convertirnos en auténticos asesinos eliminando de forma sigilosa a nuestros enemigos, la personalidad propia del juego con esos enemigos mecanizados y ese ligero toque steampunk trasladado a 1960…

En definitiva, si todo sigue así Wolfenstein: The New Order es un juego muy a tener en cuenta este año y puede tener papeletas para convertirse en uno de los mejores FPS del inicio de la nueva generación.

Por cierto, recordad que el juego sale a la venta el próximo 23 de mayo para PC, PS3, PS4, Xbox 360 y Xbox One. ¿Estáis listos?

  1. Pues, de entrada, lo de la destrucción de escenarios no sólo mola, sino que es algo que creo exigible a estas alturas de la película. De hecho, opino que ya en PS360, como lo de los daños en los vehículos, por ejemplo, es algo de lo que deberíamos llevar tiempo disfrutando. Y dejar claro de nuevo que también me decanto por la estabilidad en la tasa de frames, que por los ‘alardestellos’ gráficos en forma de cuatro momento de flipar

    Luego, ese giro/guiño a la jugabilidad de la vieja escuela, bien compensado, me parece también más que correcto y muy apropiado precisamente para este título. El tema botiquines no me asusta en absoluto, es más, resulta casi un soplo de ‘viejo aire fresco’ en medio de la regeneración mágica de la salud del personajes.

    Eso sí, soy el primero en reconocer que todos nos hemos ya acostubrado al ‘me escondo cuando estoy jodido y listo’, pero bueno, ¿acaso no habíamos jugado siempre con el sistema de botiquines? Por otro lado, lo de los caminos alternativos es una excelente propuesta, y más combinado con recompensas. Me parece muy bien que se premien la inteligencia y el buen uso de la munición (Resident remember) en medio de tanto shooterismo salvaje, y lo dice un shotero.

    Bien por la cantidad de armas, espero también variedad, y muy bien que se puedan equipar dos a la vez. Más posibilidades. Lo mismo que la libertad, volvemos a lo de los caminos alternativos, para elegir/alternar entre ‘Modo Sigilo’ y ‘Modo Rambo’. También las siempre deliciosas gotitas steampunk, que son como los zombis, nunca están de más. Y, naturalmente, celebrar que se haya implementado perfectamente al pad el ya buen control.

    Muy buenas sensaciones, sin duda uno de los tapados del año por lo menos.

    Todo cojonudo, empezando por el artículo. 😉

  2. ¿Y mi comentario?, debería de haberse publicado antes que el de choroman… (por cierto, me ha vuelto a salir lo del error 502 Gateway… etc, etc)

    Venga, repito…

    Mira, te cuento Saúl, después de estar esperando a THIEF y ver como será… me quedé hecho polvo, después de esperar a INFAMOUS SECON SON y aburrirme solo con ver los vídeos… me quedé peor, pero después de leer todo lo que has escrito sobre WOLFESTEIN… solo te puedo decir que tengo unas ganas BRUTALES de que llegue Mayo, con eso te lo digo todo.

    El análisis/experiencia descrita… me ha gustado mucho, no se si será por cómo lo has contado o yo que se, pero me ha gustado mucho, y el juego visto lo visto… seguramente que me gustará aún mas.

    Un saludo.

    PD2: No mola esto de tener que escribir el mismo comentario 2 veces, (y tampoco mola tener que “copiar” en un bloc de notas lo que escribo “por si acaso”).

    • Gracias por pasarte tío.

      Hoy teníamos la web bastante estable de hecho no ha fallado en toda la mañana, pero estamos tocando cosas para que la estabilidad sea definitiva . Esto implica reiniciar unas cuantas veces los servidores de AKB, ¡paciencia!

      😀

      • Hombre, pues sabiendo esto… mucho mejor, sobretodo si es algo puntual y no es un error que salte a boleo.

        Siendo así… tomaré precauciones (no, no pienso ponerme un condón de gorro, aunque pensándolo bien… 😛 no, mejor no.)

  3. Pintaza!!!!!

    Muchas gracias x el texto, Saúl, y x el esfuerzo de plantarte en Madrid, que se podrá decir muchas veces pero nunca son suficientes, que te has pagado el viaje y el hotel para cubrir algo. Y van…

  4. Cuando lo probé en Gamescom me pareció un gran shooter con una historia bastante entretenida y, sobre todo, un comienzo que a mi parecer fue bastante épico. Sobre las texturas, las del escenario eran flojas, nosotros jugamos la versión debug de PC, pero el modelado de los personajes, en las caras mayormente, me dejó un buen sabor de boca y muchas ganas de jugarlo. Y lo mejor, era un Wolfenstein de toda la vida, aunque hubieran pasado los años.

    Lo que no le veo futuro es más allá del modo campaña, no probamos el multi ni se como irá.

    • Pues confirmas, más aún, mis buenas sensaciones… 😀

      Y pasando porque este viejo hardgamer SIEMPRE reivindicará el modo historia MUY por encima del multi, del que pasa (que no desprecia), confío en que incluirá sin duda un este segundo también a la altura.

      Libertad videojueguil, todo para todos… aún comprendiendo perfectamente, y también valorando, tema exclusivas. En la misma proporción en que me cago en tema micropagos sacaperras/juegos incompletos que te venden con toda la jeta del mundo. Por ejemplo.

  5. Muy buen texto.
    Yo lo tengo como la unica compra segura para ps4/one (supongo que por tema resolucion caera el de ps4) en lo que queda de año (y no es coña).

    El tema single me parece perfecto, asi no pierden el tiempo en cosas superfluas y van a lo que me interesa.

  6. Me gusta mucho lo que leo, old school, sigilo, investigar los mapas, nazis.. y ahora que no me mareo con los shooters caerá fijo!

    PD: Sí, de pequeño no pude jugar a Doom, Wolfestein, Rise of the Triad, Heretic, porque me mareaba con ellos 🙁

  7. Pingback: AKB Radio Ep. 4 Wolfenstein y Donkey Kong Country

  8. Pingback: :: LAG :: Connection Interrupted

  9. “El juego castiga los fallos, premia a los jugadores listos y supone todo un reto”

    Es la frase que más me ha gustado del texto y la que reafirma mi deseo de compra.

    Pregunto: ¿Se podrá jugar en alemán subtitulado? Vi el trailer del tren y me encantó, quisiera poder jugarlo así.

Deja un comentario