Like a Dragon: Ishin!, tan Yakuza como el que más

¿Qué es lo que define a un juego de Yakuza? Personajes tan locos como carismáticos, una recreación de la cultura japonesa hecha con un mimo increíble, humor, infinitas secundarias…

Todo eso y más se puede encontrar en Like a Dragon: Ishin!, con la diferencia que, en vez de los tiempos actuales, el juego de Ryu Ga Gotoku Studio transcurre en el período japonés Bakumatsu. El período Bakumatsu está compuesto por los años finales del período Edo, entre 1853 and 1867, cuando Japón finalizó su política de aislamiento y cambió del shogunato feudal Tokugawal al imperio premoderno del gobierno Meiji. Esto hace que la ambientación cambie absolutamente de tercio, y donde antes encontrábamos matones aquí encontramos… matones también, pero con trajes y peinados ligeramente diferentes.

Hay que destacar que Like a Dragon: Ishin! no es un juego totalmente nuevo, sino un remake del título que apareció en PS3 hace ya unos cuantos años. En este vídeo puedes ver una comparativa entre el original y esta nueva versión.

Los combates, quizá por el cambio de tercio, es uno de los puntos más desarrollados, incluyendo hasta 4 diferentes estilos de combate en formato rollo Final Fight, y modificadores/bonificadores que iremos desbloqueando gracias a un árbol de habilidades y de orbes que potenciarán el estilo que escojamos. Los estilos van desde espadachín a pistolero, pasando por combate físico a una mezcla de todos, bautizada acertadamente como Wild Dancer, lo que me parece una maravilla de nombre.

Eso no impide que Like a Dragon: Ishin! conserve el resto de ingredientes que define a un Yakuza, empezando por ese pozo de horas que constituyen las secundarias estilo ir a pescar, jugar en el casinoGamblin Den, cantar (a falta de karaoke) o bailar o jugar a Shogi, por poner algunos ejemplos. Y luego, claro, un listado de misiones secundarias con las que mantenerte enganchado tanto como quieras.

Lástima de la aparente falta de cariño a la hora de cerrar el proyecto, muy evidente en aspectos como las animaciones faciales, que tardan en cargar unos instantes, creándose situaciones bastante surrealistas. Esto no hace que Like a Dragon: Ishin! pueda ser considerado un Yakuza de segunda. Ya solo por el cambio de aires merece la pena echarle un vistazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 1 =