Todos hablarán de ellos (cuando ya no estén)

Esta locura de lanzamientos, este ritmo insostenible en el que nadie puede jugarlo a todo, esconde infinitas víctimas. Hablo de los juegos que no están soportados por los sistemas actuales, habiendo incluso desaparecido de las stores digitales.

Ya no es, por ejemplo, posible jugar al primer The Sims en los ordenadores de hoy en día. Ni siquiera está en las stores online. Pero siempre existirá la posibilidad de que alguien de Electronic Arts decida remakearlo, remasterizarlo o como quiera que se llame el revendérnoslo con un poco de maquillaje.

Cementerio de Juegos
En cambio, ninguna compañía va a recuperar a los clásicos Virtua Tennis, que no están disponibles para sistemas actuales. O los ISS Pro buenos de la época de PS2. Ni tan siquiera la aplaudida política de Microsoft con la retrocompatibilidad ha tenido a bien aceptar a Top Spin 4 en el grupo de juegos soportados.

¿La culpa? Aparentemente, de las licencias. Y es que incluso cuando hablamos de los ISS, que ni tenían licencias, que estaban formados por jugadores de la época convenientemente maquillados y rebautizados, no hay esperanza de que ningún servicio los vuelva a acoger.

Los arcades, plataformas o aventuras, por nombrar algunos géneros, siempre pueden jugar el comodín de la remasterización, pero los juegos deportivos no parecen poder ser recuperables. Las licencias se convierten en un arma de doble filo que acaban arrastrando a algunos de los videojuegos más míticos en tan solo un recuerdo que casi solo es revisitable en nuestros días gracias a la emulación.

Esto es especialmente dramático en el caso de los juegos de tenis, pues, hoy en día, apenas hay lanzamientos importantes basados en este deporte, y los que salen a la venta suelen ser muy inferiores a las grandes referencias del género lanzadas años atrás. Una tragedia. Imagínate que ya no se lanzaran buenos juegos de plataformas, o FPS o juegos de coches. Suena a quimera, pero es lo que ha pasado con los juegos de tenis.

Un escenario terrible
Poco se puede hacer más que tirar de nostalgia y tener a mano las consolas en las que esos juegos brillaban. Mi PS2 se pasó más de una década evitando el polvo debido a la incapacidad de Konami de lanzar un nuevo Pro Evolution decente y por eso seguía jugando a PES 6. No fue hasta el 2018, 12 años después del lanzamiento de PES 6, que pude volver a disfrutar con un PES potente.

El mono por jugar unos sets me hizo intentar recuperar mi Dreamcast de casa de mis padres, pero la pobre no estaba para esos trotes, así que me compré una de segunda mano para poder darle a Virtua Tennis en esas tarde melancólicas. Pero debería haber alguna otra opción más allá de dejarte los dineros en eBay o bajarte roms de Internet.

Y tú, ¿echas de menos algún juego deportivo que te encantaría poder jugar en las consolas actuales?

Deja un comentario