Videojuegos y Prostitución: Explorando la Representación del Canon Corporal Femenino

En la industria de los videojuegos, la representación de temas controvertidos ha sido objeto de debate durante muchos años.

Uno de los temas más polémicos es la relación entre videojuegos y prostitución, donde a menudo se ha observado una preocupante representación del canon corporal femenino. Este artículo tiene como objetivo analizar cómo algunos videojuegos hacen referencia a la prostitución y cómo la imagen de la mujer se ve afectada en este contexto.

“Las prostitutas forman el único proletariado que conmueve a la burguesía”.
Virginie Despentes

Es reseñable decir que partiremos de contextos de ficcionalidad, es decir, representaciones imaginadas de la realidad con una intención narrativa detrás. Por lo tanto, estas palabras, más que una cuestión política, representan una crítica al imaginario colectivo de nuestra sociedad.

La prostitución ha sido retratada en varios videojuegos a lo largo del tiempo, generalmente en entornos urbanos o de mundo abierto. Estos juegos a menudo permiten al jugador interactuar con personajes femeninos que se presentan como trabajadoras sexuales, proporcionando servicios a cambio de dinero o recompensas dentro del juego. Esta representación puede variar desde una aproximación más sutil hasta un enfoque más explícito.

Es importante señalar que la prostitución es una realidad social y existen videojuegos que intentan abordarla de manera seria y reflexiva, buscando generar empatía y conciencia sobre las experiencias de las personas involucradas en esta profesión. Sin embargo, también existen casos en los que la prostitución se muestra de manera superficial, estereotipada y objetivando a las mujeres.

Una preocupación común en la representación de mujeres en los videojuegos es la idealización y exageración del canon corporal femenino. Con frecuencia, los personajes femeninos representados como trabajadoras sexuales tienden a seguir los estereotipos de belleza occidental, con cuerpos delgados, curvas exageradas y una vestimenta reveladora que refuerza la objetivación y la sexualización. Este tipo de representación puede tener consecuencias negativas, especialmente para el público más joven y vulnerable que consume estos videojuegos. La exposición continua a imágenes idealizadas puede influir en la percepción de belleza y el autoconcepto de las personas, contribuyendo a la insatisfacción corporal y la búsqueda de estándares inalcanzables.

Teniendo en cuenta que el público mayoritario consumidor de videojuegos es masculino, esto supone una problemática de género, pues el asunto no reside en que no pueda haber representaciones estereotipadas de las mujeres dentro de la ficción narrativa, sino en que estas sean asimiladas como reales. Muchos de estos videojuegos no hacen ninguna crítica al respecto, amparados en la fábula lúdica. Esta misma situación con la industria de la pornografía, donde hay problemas tanto en la construcción del contenido como en la recepción de este.

Los videojuegos que hacen referencia a la prostitución varían en géneros y temáticas. Algunos juegos de mundo abierto y de simulación de vida, como la serie Grand Theft Auto, han sido objeto de críticas debido a la representación de la prostitución como un elemento superficial y explícito.

En estos casos, la prostitución se presenta como una actividad opcional y muchas veces se utiliza como una forma de provocar controversia y atraer la atención de los jugadores, desde la sexualidad misma hasta el asesinato o la agresión gratuitas, sin consecuencias, para recuperar el dinero invertido. Por otro lado, algunos videojuegos independientes han abordado el tema de la prostitución de manera más profunda y reflexiva, tratando de presentar una perspectiva más realista y humana de las trabajadoras sexuales y los desafíos que enfrentan en su vida cotidiana. Citaremos algunos ejemplos interesantes después.

A modo de abogada del diablo, hay que decir que los jugadores y jugadoras que participan en el Grand Theft Auto interpretan a personajes criminales y marginales cuyo modo de vida se basa en la transgresión de las reglas que conforman la sociedad americana del American Way of Life, el famoso sueño americano constreñido solo para los estadounidenses. El juego, en mi opinión, es una crítica imaginada de una vida donde podemos acostarnos con prostitutas, ejercer la violencia y obtener dinero a manos llenas. ¿Cuál sería el problema de esta imaginación? El ansía de una sociedad puritana que sublima sus deseos más oscuros y la gratuidad de la inmoralidad.

Evidentemente, estas cuestiones no se plantean cuando se echa una partida rápida o se juega al Modo Historia del GTA. Yo misma de adolescente pasé muchas horas jugando a ser traficante de drogas o a conseguir el mayor número de estrellas policiales de persecución.

Sin embargo, la ausencia de criticidad ha promovido la falta de evolución y profundidad en este tipo de juegos. Al final, este popular juego de mundo abierto es objeto de controversia debido a su representación de la prostitución. En el juego, como decíamos, nosotros como jugadores y jugadoras podemos contratar los servicios de prostitutas en ciertas áreas urbanas. Estas prostitutas a menudo están estereotipadas con vestimenta reveladora y cuerpos exagerados, reforzando la objetivación de las mujeres y la frivolidad de este mundo, centrándose en el hedonismo.

Por ejemplo, en The Witcher 3: Wild Hunt, aunque ha sido ampliamente aclamado, también ha sido criticado por su representación de la prostitución. Los jugadores pueden interactuar con prostitutas, que, una vez más, siguen el estereotipo del atractivo físico y la vestimenta provocativa. La prostituta se vuelve un icono, un elemento del escenario, en vez de una realidad. En Duke Nukem Forever, un juego de disparos en primera persona, se ha criticado fuertemente su objetivación de las mujeres. A lo largo del juego, los jugadores encuentran strippers y prostitutas que son representadas de manera sexualizada, contribuyendo a un ambiente degradante hacia las mujeres en el juego.

En L.A. Noire, un juego de detectives basado en un libro y en una película, también de mundo abierto, hay misiones que involucran investigaciones en torno a la prostitución y el tráfico sexual. Si bien el juego aborda estos temas de manera más seria en comparación con otros, todavía puede mostrar estereotipos y representaciones problemáticas.

Y en Catherine, un juego de puzles y aventura, se narra la historia de un triángulo amoroso. Aunque la prostitución no es el tema principal, el juego presenta una escena en un bar donde se muestran mujeres en ropa interior que siguen sexualizando ciertas formas canónicas del cuerpo femenino.

Como comentábamos, la relación entre videojuegos y prostitución es compleja y diversa, con representaciones que varían desde lo superficial y estereotipado hasta lo reflexivo y compasivo. Es importante reconocer que los videojuegos, al igual que otros medios de entretenimiento, pueden influir en la percepción social y el desarrollo de valores. Por lo tanto, es fundamental que la industria de los videojuegos se esfuerce por reforzar el carácter narrativo de sus propuestas. De lo contrario, la realidad de estos trasciende la intención ficcional.

Es importante destacar que no todos los videojuegos que hacen referencia a la prostitución caen en estereotipos y representaciones problemáticas. Algunos juegos independientes han tratado este tema con mayor sensibilidad y realismo, evitando la sexualización excesiva y mostrando una perspectiva más matizada de la vida de las trabajadoras sexuales. Sin embargo, los ejemplos mencionados anteriormente han sido notables por sus representaciones problemáticas del canon corporal femenino y la prostitución.

Por otro lado, la representación de la prostitución en los videojuegos no es homogénea, y los enfoques pueden variar ampliamente según el juego y el desarrollador. De hecho, algunos videojuegos han ahondado en las diferentes perspectivas feministas en torno a la prostitución. Pueden presentar una visión abolicionista de la prostitución, mientras que otros pueden adoptar una postura más neutral o incluso defender los derechos de las trabajadoras sexuales.

Algunos videojuegos abordan la prostitución desde una perspectiva abolicionista, lo que significa que critican y condenan la práctica y buscan generar conciencia sobre sus aspectos negativos. Estos juegos pueden retratar las dificultades y los peligros a los que se enfrentan las trabajadoras sexuales, como la explotación, el tráfico de personas y la violencia. El objetivo de esta representación es destacar la necesidad de abordar la prostitución como una cuestión social y trabajar hacia su erradicación o regulación más justa.

Por otro parte, hay videojuegos que pueden adoptar una postura más simpatizante hacia los derechos de las trabajadoras sexuales. Estos juegos pueden presentar a las trabajadoras sexuales como personajes complejos y multidimensionales, brindando una visión más empática de sus vidas y desafíos. El objetivo de esta representación es promover la comprensión y el respeto hacia las personas que se dedican a la prostitución, abogando por una regulación más segura y una mayor protección de sus derechos laborales.

Hay que tener en cuenta que, en la industria de los videojuegos, la representación de temas controvertidos como la prostitución puede ser delicada y debe manejarse con responsabilidad. Algunos desarrolladores y escritores buscan explorar estos temas de manera madura y reflexiva. La calidad de la representación puede variar dependiendo de la sensibilidad del equipo de desarrollo y su comprensión de los problemas sociales involucrados.

Ahora vamos a presentar algunos ejemplos de videojuegos que han investigado el tema de la prostitución y han creado unas narrativas mucho más complejas y arriesgadas.

Papers, Please (Lucas Pope, 2013)
En este juego de simulación y toma de decisiones, los jugadores asumen el papel de un inspector de inmigración en una ficticia y opresiva República comunista. A medida que revisan los documentos de las personas que intentan cruzar la frontera, los jugadores se enfrentan a situaciones que involucran a trabajadoras sexuales. La prostitución se muestra como una actividad peligrosa y explotadora, con historias desgarradoras que reflejan la vulnerabilidad de estas mujeres en la sociedad.

Bad News (Expressive Intelligence Studio, 2017)
Este es un juego experimental que explora la desigualdad de género en la industria del videojuego, incluida la representación de la prostitución. A través de una narrativa interactiva, los jugadores experimentan la vida de una mujer en una sociedad sexista y enfrentan la realidad de la explotación y estigmatización que sufren las trabajadoras sexuales.

Gone Home (Fullbright, 2013)
Gone Home es un juego de exploración narrativa que presenta una historia sobre el amor y la identidad. Los jugadores asumen el papel de una joven que regresa a casa después de un tiempo fuera y explora la casa familiar para descubrir qué ha sucedido en su ausencia. En un momento del juego, se revela que uno de los personajes secundarios es una trabajadora sexual, y se aborda esta temática con empatía y respeto hacia su elección laboral y sus relaciones personales.

Dream Daddy: A Dad Dating Simulator (Game Grumps, 2017)
Este juego de simulación de citas se centra en un padre soltero que busca romance con otros padres solteros. A lo largo del juego, los jugadores pueden interactuar con personajes femeninos, algunos de los cuales son trabajadoras sexuales. La representación de estas trabajadoras sexuales es matizada y muestra a las mujeres como individuos complejos con sus propias vidas y decisiones, desafiando estereotipos y buscando promover la comprensión y la empatía hacia sus experiencias.

Como con cualquier tema controvertido, es fundamental analizar la representación con una mirada crítica y reflexiva para comprender cómo se están abordando estos temas en los videojuegos. Entender la prostitución desde la ficción en los videojuegos puede proporcionar una oportunidad para reflexionar y discutir temas sociales complejos de una manera segura y controlada. Los videojuegos, como forma de entretenimiento interactivo, tienen el poder de sumergir a los jugadores en diferentes contextos y perspectivas.

Al abordar temas controvertidos como la prostitución a través de la ficción, los desarrolladores pueden plantear preguntas éticas, sociales y morales que invitan a los jugadores a reflexionar sobre las implicaciones de dichas representaciones en la vida real. Un ejemplo de bibliografía que recomiendo y que explora la representación de la prostitución en los videojuegos es el siguiente: Sex Sells, But At What Cost? A Content Analysis of Sexualization of Female Characters in Video Games, de Christopher J. Ferguson, James D. Ivory y Kevin M. Beaver, publicado en 2013.

Almudena Anés (Linkedin) es una narradora española especializada en arte, videojuegos e identidad. Trabaja desde la escritura para indagar la fragmentación y el simulacro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 12 =