Bravely Second, primeras impresiones tras 10 horas

Después de las diez primeras horas de juego en Bravely Second: End Layer, la nueva aventura de Silicon Studio y Square Enix es tiempo de sentarnos a repasar estas primeras sensaciones que tenemos tras el reencuentro con la tierra de Luxendarc.

bravely second personajes

Un prólogo que sirve de aperitivo a Bravely Second

A medida que vamos jugando estamos preparando un profundo análisis, así que nuestro trabajo con estas introductorias líneas será abrir boca, ¿y qué es lo primero que brota en nuestra mente cuando empezamos a jugar?: to be continued…, en serio, la primera imagen que se forma, debido en este caso a que Bravely Default está reciente en nuestra mente, es esta frase tan característica de las series, en nuestro caso la tenemos totalmente asimilada a los Power Rangers de los noventa y sus famosos cierres; si no eres de los nuestros te vendrá a la mente otra de las grandes y típicas frases de las series: anteriormente en Bravely. Bajando de las ramas y volviendo al juego hay que señalar que lo de secuela se lo han tomado al pie de la letra, vamos que si no has jugado a Default o si fuiste de aquellos que tuvo que abandonarlo por el loop de los últimos capítulos no te preocupes, nada más encender el juego se te va mostrar un buen resumen de todo lo acontecido anteriormente. Por ello, y sin más remedio, vas a tener la sensación de que la continuidad es la clave, sobre todo si no has jugado la demo Bravely Second: The Ballad of the Three Capitans (Silicon Studio/Square Enix, 2016), donde la historia nos lleva a una localización entre los dos juegos. Mención aparte merece la demo pues no resulta ni indispensable ni útil jugarla, pues las recompensas se centran en una serie ridícula de objetos conseguidos por lograr unas tediosas y pesadas tareas, es más, el gran reclamo de la demo de Default, la consecución de habitantes para el minijuego de reconstrucción, ha sido eliminado en esta nueva demo.

Los mas puristas nos dirán que obviamente al tratarse de una secuela la continuidad era una característica lógica, no les vamos a llevar la contraria: hablar de Bravely Second es hablar de Bravely Default y viceversa. Sin embargo, hay secuelas y secuelas; en el rico y, a veces, complejo mundo narrativo de los videojuegos la distinción entre secuela, spin-off o DLC es cuanto menos una misión arriesgada puesto que los límites definitorios bailan y es difícil determinar posiciones. Es decir, ¿Zelda II: The Adventures of Link (Nintendo, 1987) es una secuela?, o ¿acaso, el hace poco anunciado como una secuela, Ni no Kuni II: Revenant Kingdom puede constituirse como tal cuando existen nuevos protagonistas e, incluso, Studio Ghibli se ha bajado del carro de su producción?; estas preguntas, que se pueden hacer a una cantidad enorme de videojuegos, están más que respondidas, lo sabemos, pero esto no hace sino plantearnos posibles escenarios en los que la industria sobreexplota las posibilidades de juegos que alcanzan un meritorio éxito.

El caso de Fantasy Life (Level 5, 2014) y su conocido DLC, Isla Primigenia, pueden servirnos para analizar fríamente los lindes de Second –gracias a que es un ejemplo que ocurre también en Nintendo 3DS y a las similitudes de cambio que existen entre ambas continuaciones en sus respectivas sagas son, saltando las distancias, parecidas–. Abstrayendo mucho en el caso de Bravely podríamos opinar que Second actúa como un DLC dentro de Default. ¿Por qué os preguntareis?, pues debido a, por ejemplo, la utilización que se hace del espacio en los dos cartuchos: en Fantasy Life el DLC descubre una nueva localización en el mapa original del juego; en el caso de Bravely Second la acción ocurre en el mismo mapa que en Default descubriendo algunos nuevos escenarios que aportan novedad a lo ya explorado anteriormente. Aun así, para volver a bajarnos de las ramas, vamos a mojarnos y contestar a la pregunta planteada: no, no es un DLC, es una continuación directísima de Bravely Default. Completaremos bien nuestro razonamiento en el análisis, pero, daremos las primeras pinceladas con la explicación de las primeras horas de Second.

Vamos a talar las ramas para no subirnos más. El prólogo, o capitulo cero, de Second va a ser el objeto que utilicemos para estas primeras cucharadas. En los primeros compases del juego veremos una cinemática nostálgica y se nos presentará el, supuesto, protagonista de nuestra aventura: Yew Geneologia, líder de los tres paladines de la Guardia del Cristal. Un personaje muy en consonancia con el estilo de Akihiko Yoshida. Tras unos breves momentos en el que, como ya sucedería en Default, sobrevivimos a un gran suceso podremos movernos por la primera y novedosa localización del juego: Gathelatio, una espectacular ciudad costera que hará las delicias visuales a los jugadores. Un punto artístico que se ha visto retocado lo suficiente como para llamarnos la atención con unas nuevas mazmorras más impresionantes y dibujadas a mano que supondrán un soplo de aire fresco a las ya conocidas. Un apartado artístico que se completa con un nuevo compositor para la música del juego que se resiente en novedad y repite el esquema de Default: música clásica del RPG.

En cuanto a los personajes no vamos a caer en el spoiler si decimos que los cuatro personajes controlables son un cincuenta por ciento nuevos y el otro ya conocidos: a Yew se le une Magnolia Arch, una jovencita venida de la luna, en uno de los momentos más flojos de guión de nuestra historia; y los Caballeros de la Luz, Tiz y Edea. Así nuestros cuatro protagonistas se lanzan en al rescate de nuestra antigua Vestal del Viento convertida, al cabo de los dos años que transcurren entre Default y Second, en la Papisa Agnès que ha sido secuestrada por el malvado káiser Oblivion, que por cierto tiene un nombre muy épico.

bravely second ciudad

Balance de las primeras horas con Bravely Second

Uno de los puntos más fuertes de Default fue su jugabilidad. Un clásico sistema de profesiones y habilidades bien equilibrado alrededor del combate por turnos donde el jugador ha de encontrar el equilibrio y la fuerza para esos combates tan complicados que en ocasiones costaban más de un disgusto. Un sistema por turnos que ha demostrado que en plena revolución de los RPG, y más en concreto de los JRPG, se puede conseguir renovar un aspecto que parecía estancado. Esto que dio tanto por supuesto no ha sido retocado, es más, han dejado hasta los mismos colores en la interfaz del combate. A nivel de mejoras introducidas hasta el momento podemos destacar un mapa mejor, un autocombate mucho más depurado con la posibilidad de constituir cuatro esquemas de ataques y nuevos asteriscos con sus respectivas habilidades que vienen a agrandar las posibilidades de crear un equipo a nuestra medida.

Sin duda estas primeras horas han sido cercanas, conmovedoras y divertidas. No estamos ante un juego novedoso y renovador, sino ante una continuación en base a los éxitos que proporcionó el primer Bravely, algo que consideramos bueno y lógico. Aquellos que disfrutamos, volveremos a disfrutar; a los nuevos jugadores que se sumergen en Luxendarc les gustará el producto que tienen entre sus manos, a fin de cuentas estamos ante un muy buen JRPG. Si hay algo que señalar negativamente sería una historia que quizás debiera estar un poco más trabajada a nivel narrativo pero que no hace sino reflejar que en este caso la prioridad era entregar un producto que contentara a los jugadores, veremos en el transcurso del juego si el resultado final es el adecuado o no. De momento os dejo por aquí que yo mientras me pondré mi atuendo de Hechicero que hay por aquí unos duendes a los que debo darles para el pelo.

  1. Menudo texto te has sacado de la manga para estrenarte, Alfredo. Un auténtico lujazo tenerte por aquí. Sobre el juego, ya no tengo tiempo para títulos así, pero estéticamente es una gozada.

  2. Yo soy de los que jugó al primero con muchísimas ganas, pero lo dejó en el momento “álgido” de la historia (ese que todos sabemos), es decir, no lo terminé. Me pareció un juegazo rellenado con horas superficiales que no le hacían falta.

    Este segundo he jugado a la demo unas 8 horas y realmente no veo cambios significativos, pero sigue teniendo esa magia de los JRPG y de los detalles artísticos que llamaron la atención del primero, al menos a mí. Pero por lo que he leído en análisis diferentes la historia deja bastante que desear, supongo que lo acabaré pillando si no me hacen pasarlo cuatro veces porque sí…

  3. Gracias @Kristian pero ya te digo que sólo es el comienzo. Muahahaha.

    En cuanto a lo que dices @Seintex no voy a decir nada porque pronto tendremos el análisis pero con respecto a la demo he de opinar que no sirve para nada; me explico: montas una demo de un JRPG, como lo hicieron en Default, para conseguir objetos o premios para cuando llegue el juego, sin embargo, en este caso, es larguísimo y tedioso conseguir los objetos -sin entrar a debatir que en verdad son inútiles-. Además de que tampoco se muestra mucho de lo novedoso y de que no consigues aldeanos, como si hicieras en al anterior, para Fuerte Luna. Total: que solo es un gancho narrativo, bastante acertado, pero que se diluye. 😀

Deja un comentario