Arcane, un ejemplo de contenido más allá del videojuego

Riot Games ha decidido apostar por expandir el universo de sus campeones. Lo mencionaba con Ruined King y se confirma con Arcane. Una serie redonda, con trama, personajes y animación, que no dejan indiferente a nadie.

Alguien da en el clavo

A la fecha sigue siendo difícil encontrar contenido de calidad basado en videojuegos. Para mí, el top era Silent Hill, la película de 2006, que admito, tampoco es la mejor de todas. Normalmente las compañías prestan sus personajes y parte de sus historias, para que las productoras hagan lo que quieran con ellas.

Con Arcane la cosa ha sido diferente. Riot Games ha estado involucrado en el proceso y además se ha tomado las cosas con calma. Su universo es muy grande y tomaron la sabia decisión de enfocarse en un puñado de personajes e historias, hilando una trama atrapante, más que simplemente poner personajes en pantalla.

Una lucha de clases

Arcane nos cuenta la historia de Piltover. La parte alta de la ciudad, donde vive la gente millonaria, los que lo tienen todo y controlan lo que sucede a su alrededor, incluido el lugar conocido sería conocido como Zaun. Un sitio lleno de problemas y pobreza.

Allí no encontramos a Vi y Powder, dos de los personajes principales de la historia, que, al igual que muchas personas en Zaun, buscan sobrevivir robando lo que puedan en Piltover y vendiendo el botín en el mercado negro.

El enfrentamiento que veremos más adelante tiene que ver con Hextech y el Shimmer. El primero es el que permite a Piltover ser una ciudad mucho más avanzada, mientras que el segundo fue la herramienta utilizada por Silco, uno de los antagonistas, para obtener poder e intentar alcanzar la independencia de Zaun.

Todo está en los personajes

Como lo mencioné, League of Legends cuenta con muchos campeones y en Arcane vemos algunos de ellos. Sus orígenes y los motivos que los llevan a ser los personajes que se ven en el juego. Ekko, Jayce, Caitlin, Viktor o Heimerdinger son algunos de ellos y son los que dan vida a esta interesante historia.

Esta primera temporada (la segunda ya fue confirmada) tiene muchas tramas, pero por fortuna todas se ajustan correctamente, de manera que no se sienten atravesadas o apresuradas. Cada capítulo inicia con una pequeña historia fuera de la época actual, excepto el último, lo que en mi caso generó mucha intriga en cuanto al lore de la franquicia.

Los personajes están muy bien marcados en cuanto a su forma de ser y también sus habilidades. Vi es la heroína, que dará todo de sí para proteger a sus amigos y familia. Ekko es amante de la tecnología. Viktor busca hacer uso de la hextech para mejorar sus problemas de salud y Vander es una figura paterna para Vi, Powder y la misma ciudad de Zaun.

Lo que me llevo

Hubo dos personajes que me gustaron mucho, Jynx y Silco. La primera, es un personaje supremamente marcado por sus errores. Me encantó la forma como la serie nos permite estar en su mente por momentos y conocer los responsables de su tormento, que la llevan a cometer ciertos actos, muy a su estilo.

Respecto a Silco, es de esos villanos que quiere poder y cuando lo tiene lo sabe usar. No es fuerte, no es rápido, pero sabe usar las herramientas que tiene a su favor y lo demuestra. Es el protector de Jynx y esta a su vez es el motivo de muchos de sus problemas.

La animación…

Lo dije en su momento, el motivo que me llevó a ver Arcane fue su animación y confirmo que es uno de sus elementos más importantes. Las escenas de combate son espectaculares y logran transmitir muchas sensaciones en los momentos difíciles.

Los escenarios, el estilo, los contrastes. Todo encaja tan bien y es una verdadera delicia admirar la calidad visual de esta serie. Lo mejor es que cada elemento, historia, personas y animación, encajan de maravilla.

¿Y si no conozco LoL?

Lo mejor que tiene Arcane es que no es necesario saber absolutamente nada de League of Legends. Es la misma serie la que nos invita a seguir conociendo. Lo hablo por experiencia propia, solo conocía el nombre y de seguir investigando, me interesa más el lore que jugarlo.

La serie es redonda desde todo punto de vista y me encanta que sea una animación. Un género que muchas veces se asocia a niños, pero que en esta ocasión muestra los alcances que puede llegar a tener.

Definitivamente es una experiencia, porque nada de lo que yo diga equipara lo que se ve en pantalla. Este es un ejemplo para las compañías que quieren expandir sus franquicias más allá del videojuego. Las cosas se hacen con calma, pero fiel a su estilo y además participando activamente en los proyectos. Las recomiendo totalmente.

Deja un comentario