Impresiones: Miitopia es perfecto para los fans de Tomodachi Life

Cuando apenas se veían las primeras 2DS’s por Valladolid, se me ocurrió arriesgarme y volver a dejarme dinero en una portátil de Nintendo, pero con un título como Tomodachi Life de añadido, ¿quién iba a decirle que no?

Tomodachi Life es la secuela de un título para NDS que no salió de las fronteras niponas, en el que creábamos personajes para ver cómo vivían en comunidad, con sus miedos, dudas, amistades, aficiones y demás preocupaciones. Muchos lo definían como un híbrido entre Los Sims y Animal Crossing, pero yo lo veo más bien como un terrario de hormigas: de vez en cuando, te asomabas a ver que tal tu isla, les dabas de comer, les cambiabas la vestimenta y el interior de sus habitaciones y a que siguieran viviendo su vida.

Si bien el concepto podía sonar estúpido, Tomodachi Life se ha convertido en un imprescindible en mi día a día y raro es el día que no lo encienda para ver que tal la Isla de Mario. ¿Y de que me sirve hablar de esto? Bueno, ¿Cómo quieres que haga la intro para Miitopia?

Miitopia, pudiendo ser llamado de la mala manera la segunda parte del ya citado Tomodachi, nos invita a que vivamos una aventura de cuento en un mundo donde, como no, nuestros Miis y los de todo el mundo serán protagonistas, antagonistas, NPC’s y monstruos de todo tipo. Miitopia, como ya se ha visto, opta por un sistema de RPG por turnos en el que controlaremos a un reducido grupo de personajes por el mundo para salvar todas las caras del reino de las garras del Archimago, que ha decidido hacer de John Travolta en Face/Off y quitarle la cara a todo el que le mirara mal.

Como protagonista, nos tocará recuperar los rostros de todos los afectados mediante misiones (la mayoría del tipo “ve a por X monstruo”) por una variada selección de escenarios para machacar al Archimago con la ayuda de nuestro equipo. Por el camino, tendremos cientos de opciones diferentes para armar a nuestros Miis con armamento variado y armaduras de diferente índole y variadas para todas las clases; nuestro grupo constara de 4 personajes a la vez con 12 clases diferentes (guerrero, chef, tanque o flor, entre otros), así de estar influenciados por sus distintas personalidades.

El caso es que solo controlaremos a nuestro protagonista y, dependiendo de sus subidas de nivel y de nos comportemos con nuestros aliados y compañeros, irán adquiriendo diferentes habilidades y ataques especiales que nos permitirán abrirnos paso a través de los diferentes enemigos que nos encontremos.

No solo en el campo de batalla tendremos la oportunidad de tener una mejor cuadrilla; en las diferentes posadas que encontraremos en el mundo, podremos juntar a nuestros aventureros en las habitaciones de cada una por parejas (o dejarles solanas) y satisfacer sus deseos: ¿Qué necesitan, armas o una armadura nueva? Te pedirán dinero para ello y así podrán seguir con equipo puntero hasta un nuevo antojo. ¿Qué les interesa llenar la barriga? Que menos que darles un montón de comida y subir sus estadísticas ya que estamos. ¿Te sientes afortunado? Si tienes boletos suficientes, podrás conseguir nuevos ítems, más dinero o mandarles de vacaciones para fortalecer los vínculos que unen a tu escuadrón.

Y tanto roce, a su vez, hará cariño y que los personajes se relacionen entre ellos de maneras muy peculiares. Por ejemplo, si dos de tus personajes se hacen muy amigos, podrán ayudarse el uno al otro en el combate, recibir daño el uno del otro, tener bonificaciones de ataque y gastar menos puntos de maná, así como otras situaciones en las que habrá tiranteces por posibles celos y semejantes; cuanto más alta sea la química entre los compañeros de equipo, más posibilidades de tener habilidades que nos ayuden en el futuro… o más posibilidades de peleas entre miembros con diferentes personalidades.

A lo largo y ancho de nuestra aventura, recorreremos unos cuantos escenarios que bien podrían seguir la lógica de cualquier RPG: campos enormes con pueblos y castillos, bosques con poblados élficos, un desierto casi sin fin, el castillo del Malo en un volcán, etc. Parajes por los que nos enfrentaremos a un variopinto número de monstruos que abarcan casi todos los tópicos posibles de un RPG.

Y, en el fondo, es lo que Miitopia quiere contarte desde el primer momento. Miitopia es un montón de tópicos de los juegos de rol mezclados con tus queridos Miis para que vivas la aventura más divertida posible, ¡y lo consigue! Ya sea por la desbordante cantidad de armas, trajes, monstruos, comidas y extras añadidos que nos hacen pasar un gran rato controlando a nuestra cuadrilla. Como no podía ser de menos, este título también viene con compatibilidad para desbloquear diferentes trajes con tarjetas y figuras Amiibo, lo cual añade un “je ne sais quoi” a toda la vorágine de cosas que nos trae Miitopia.

¿Y que más queda por decir de Miitopia? Que si te gustó Tomodachi Life, ve a por él cuanto antes; si no eres fan de los RPGs o se te puede hacer pesado un título con más de 15 horas de paseo, pues… no sé que más decirte. Toma una imagen de Saitama de ONE PUNCH MAN con Samus de Metroid de manera apastelada mientras Bonnie de PAYDAY 2, Woolie de Super Best Friends Play, un servidor, Cling-On y Vinny de Vinesauce aplauden con emoción, a ver si se te pasa el avinagramiento.

Deja un comentario