La situación actual de Xbox One: ¿Tan mal está la cosa?

Decir que el primer año en el mercado para PlayStation 4 ha sido una locura es un hecho. El comienzo de la octava generación ha dejado a esta industria en una tesitura bastante esperanzadora. Según fuentes oficiales ofrecidas por tanto Microsoft como Sony, ambos sistemas se están comportando mejor que sus predecesoras. Sheldon escogiendo entre PS4 y Xbox One

Así pues, me pregunto: ¿Tan mal le va a Xbox One?

Antes de comenzar, decir que vamos a estudiar dicha situación partiendo de la información que ofrece VGChartz en su página web, de modo que las cifras no deben ser tomadas al ,pie de la letra ya que la última palabra la tienen sus respectivos estudios. No obstante, comencemos.

Desde que la tercera generación de consolas domésticas para los de Redmond fue anunciada, se han sucedido cambios en la directiva de la división Xbox, precios que fluctúan mensualmente a base de ofertas flash y, sobre todo, un quiero y no puedo. Kinect se ha convertido finalmente en un quebradero de cabeza que ha obligado a Microsoft a eliminar a dicho periférico de sus planes amén de convertir al todo en uno en una competencia directa; a PS4 se le puso todo de cara y lo único por lo que tuvo que preocuparse es por escoger el precio de su máquina tras el pésimo E3 de 2013 de su rival.

Cabe decir que Sony lo ha hecho –casi- todo bien con su flamante PlayStation 4. Muchas promesas, franquicias que todos los usuarios quieren, exclusividades llamativas para todos los mercados o una labor publicitaria para quitarse el sombrero. 18.5 millones en poco más de doce meses. ¿A qué se debe todo esto? Mirad, mirad, el gráfico deja a PS3 por los suelos, y estamos hablando de un sistema que ha conseguido vender más de 80 millones en siete inviernos.

¿Hasta dónde será capaz de llegar Sony con este diamante? ¿Se cumplirán los augurios de algunos y se tocará techo más pronto que tarde en la base de usuarios instalada? Solo el tiempo lo dirá, pero no cabe duda de que tanto Wii U como Xbox One estarán ahí, con sus bondades y defectos, para plasmar en las estanterías de cientos de establecimientos aquellos juegos que nos obligarán a dudar mucho cada vez que busquemos un nuevo título que llevarnos bajo el brazo, lo cual afecta intrínsecamente al comportamiento regular de cada una de las tres. Pero la protagonista hoy es Xbox One, la cual ha tenido objetivamente un catálogo más interesante durante su primer año, con obras como Forza Horizon 2, Sunset Overdrive, Halo: The Masterchief Collection y otros menos vitoreados pero igualmente interesantes por su precio actual como Ryse: Son of Rome o Dead Rising 3.

Entre sus máximos alicientes para 2015 podemos ver a Quantum Break, Scalebound, Halo… Pero creo que no voy errado si digo que PlayStation 4 ha jugado algo mejor sus cartas con esas exclusividades tan sonadas conocidas unos meses atrás. La situación de esta última ha eclipsado cualquier hito logrado por la caja de Microsoft, que debería mirarse primero a sí misma y darse cuenta de que verdaderamente está cumpliendo las expectativas, o por lo menos la tendencia de unidades semanales enfrentándose a su hermana 360 en el mismo periodo de tiempo dice que es así:

Solamente hace falta fijar la mirada al comienzo del gráfico, donde se dice que en tan solo un mes la ventaja era ya de más de un millón de unidades. Es cierto que hay que tener en cuenta el mes en que vio la luz cada una, por ello lo más coherente es echar un vistazo al mes número doce, con 1.5 millones de ventaja, mientras que al término del pasado noviembre la ventaja ascendía hasta los 3 millones.

El 31 de noviembre, la batalla entre Xbox One y Xbox 360 estaba de la yacía de la siguiente manera esta maratón:

  • Xbox One: 8,929,035 consolas.
  • Xbox 360: 5,943,800 consolas.
Sunset Overdrive

Sunset Overdrive, GOTY 2014 para la redacción de AKB.

El ritmo actual dice que el lapso existente entre PS4 y One es cada vez menor, sobre todo en el mercado norteamericano, territorio donde tradicionalmente se ha querido más al sistema patrio que al nipón. Dicho todo esto, no cabe duda de que la caja equis es atractiva, se está vendiendo bien; los más acérrimos dirán que el problema radica en la anormal coyuntura para PS4. Puede ser, pero la respuesta más acertada sería entonces que ellos tienen la oportunidad de buscar esa inverosimilitud que lograron otros agitando un mando para blandir una espada o ahora mismo el eslogan #4theplayers.

Hay todavía mucha leña que cortar para que la línea verde alcance a la rosa, si es que esta no pisa aún más el acelerador, pero me atrevería a decir que no estamos ante una nueva Dreamcast. 2015 será un año de órdago, para todas, siendo sus armas los lanzamientos. Actualmente conocemos la artillería de los nipones, pero hace falta algo más para hacer que los más de 80 millones de xboxers que disfrutaron de sus 360 vuelvan a pasar por caja y no se arrodillen a Drake y los Sackboy.

Dentro de 12 meses escribiremos el segundo capítulo de esta lucha, cuyo ganador todavía no tiene nombre. En cualquier caso, esperemos que quien salga con los brazos en alto hayamos sido tanto los usuarios como la facturación general de la industria.

Fuente | VGChartz

  1. Viendo las ventas fríamente en comparación con la anterior generación casi que las ventas de Ps4 y XO son… normales, claro visto hoy.

    XO impulsada por el éxito de 360 vende más (a pesar de los problemas de inicio) y las estupendas ventas de Ps4, a priori exageradas, supongo que son también normales (a pesar de su desventaja en exclusivos) teniendo en cuenta el poder de marca, lo que vendió Ps3 a 600€/$ y sus recortes de hardware en occidente.

  2. No entiendo muy bien el volumen de ventas tan alto de PS4 y ya está empezando a desinflarse la burbuja, creada en parte por la pésima campaña de marketing inicial de Microsoft y la sangre que hizo Sony de algunas prestaciones de la consola que, con el tiempo, se han visto que no eran tan malas y, al fin de al cabo, necesarias en el mercado online en el que vivimos.

    • El logo tira mucho, “la Plei”. Mucha peña ni se plantea alternativa alguna, ni siquiera como complemento, ojito.

      Luego llegan las decepciones. Y las (auto)justificaciones.

      Todo en medio de una bluffgen refritera de cojones.

  3. Gran aporte, Sergio.

    Sobre las ventas de One, no hay ninguna justificación por catálogo, o sea que sí, PS4 vende más por márketing, porque One tiene grandes exclusivas (Sunset, Forza Horizon 2) y otras buenas (DR3, Ryse) y PS4 vive de promesas.

    Por cierto, con la última rebaja de precio leí que el mes pasado Xbox One vendió más que PS4. Es triste pero el precio tira muchísimo.

  4. Yo sinceramente creo que la etapa inicial desde su presentación en el E3 hasta que Phil Spencer cogió las riendas es lo que ha perjudicado a las ventas tanto durante este primer año.
    Si que pienso que los dos factores que más han influido en la diferencia de ventas es, a parte del precio inicial más bajo, la marca, como dice choroman -La Plei- y la “superior” potencia gráfica. Aún sin juegos, PS es una consola que vende por si sola.
    Con tres triste exclusivos, uno de ellos un remaster (de un gran juego, eso si), y otros dos que no son sobresalientes ha conseguido sacar esa diferencia… Me resulta un poco triste que la marca o una supuesta potencia gráfica superior venda más que un catálogo objetivamente mejor.
    Veo mucho amor incondicional a PS4 en el artículo, de hecho se nombra más que a Xbox One xD. No deja de ser un artículo personal, pero la comparación con Dreamcast me chirría un poquitín xD.

  5. Tengo las dos consolas y la One sigue siendo mi consola de “cabecera”… es que cada vez que cojo en la mano el dual shock me parece de juguete e incómodo… por no hablar de los juegos que sólo puedo jugar en la One y no en la PS4 (me da igual los juegos de One que salgan en PC porque ni con un palo quiero jugar en PC,).

Deja un comentario