Opinión: Bethesda consigue ilusionarnos el salto generacional

Ya ves qué cosas. La responsable de una de las conferencias típicamente más tostonas de los E3 se ha convertido en la protagonista inesperada de la nueva generación de consolas. Con la compra de Bethesda a cargo de Microsoft, la compañía de Xbox deja claro que si no tienen más estudios es porque no quieren.

¿Sin exclusivos?

Lo primero que me vino a la cabeza cuando se anunció la operación de 7.500 millones de euros fue que Xbox pasaba a contar con un buen número de exclusivos. Parece ser que no será el caso: Xbox estudiará cada lanzamiento de Bethesda de forma individual, por lo que los Doom, The Elder Scrolls y compañía tienen muchos números de seguir saliendo para PlayStation. PC, claro, es parte del ecosistema Xbox.

En cualquier caso, el beneficio más directo para los jugadores de Xbox, sin necesidad de mirar a qué juega la competencia, es el plus que supone esto para Game Pass. Bethesda publicará directamente sus juegos en el servicio de suscripción de Xbox, sin duda uno de los puntos fuertes de la consola de Microsoft

Y sí, honrará las dos exclusivas ya anunciadas para PS5: Deathloop y Ghostwire: Tokyo.

Microsoft va con todo

Muchos esperábamos que Halo Infinite, que iba a ser el gran juego de lanzamiento, fuera el pelotazo gracias a su primera presentación en sociedad. Ha resultado que Microsoft tenía otros planes, bastante más grandes. ¿Para qué producir un juego si puedes adquirir una colección de estudios top, propietarios de algunas de las IPs más exitosas de los últimos años?

La jugada de Microsoft con Bethesda se puede leer desde diferentes puntos de vista, pero lo que está claro es que Microsoft y Xbox van con todo. Y los que ganamos, por fortuna, somos los jugadores. Aunque suene a topicazo.

  1. Se está viendo que en esta generación que está a punto de nacer hay dos modelos de negocio bien diferenciados: Microsoft lo está planteando como un servicio, siguiendo los modelos de plataformas como Prime, Netflix, HBO…
    Sony por el contrario sigue anclada en un modelo más tradicional, introduciendo algunos avances pero sin llegar al modo «servicio» al 100%, sólo nuevo hardware y juegos pero con una política informativa nefasta y creando muchas dudas a sus clientes/seguidores.
    Podemos estar horas debatiendo si comprar mercado (y talento…) a base de talonario es ético o no, máxime cuando parece que no lo tienes dentro (léase Halo).
    Y también si Sony debería subirse al carro de Microsoft para competir o buscar otra estrategia diferente que siga fidelizando a sus clientes.
    La competición «de tú a tú» la veo imposible, 7500 millones es un precio que Sony no puede pagar.

    Pero estoy de acuerdo contigo, todos estos movimientos, todo lo que sea que las empresas del sector se pongan las pilas, sólo puede beneficiarnos a los jugadores.

    • Totalmente.

      Son dos modelos diferentes, el de MS bastante más rentable, aunque implica renunciar a la propuesta de Sony: exclusivos de peso.

      Aunque GamePass se está convirtiendo en una bomba.

      El futuro no era el only online, el futuro es el juego por suscripción.

  2. Llegamos al mundo del alquiler barato, por el momento, pero durante cuanto tiempo es esto realmente sostenible para Micro o cualquier compañia con un sistema similar?(Preguntadle a los de Neftlix). Busca obviamente fidelizar con su gamepass por cuatro perras al mayor posible de millones de personas, pero está claro que una vez que nos acomodemos a esto, la subida va a ser de órdago y será difícil desengancharse de lo que fue una droga barata, entraremos al trapo. El dinero no crece en los árboles y los triple A no son precisamente baratos para crearlos a base de alquileres…La ostia al bolsillo de los jugadores va a ser suprema una vez que el anzuelo nos cale hondo…

Deja un comentario