Starfield me está alucinando pero por los motivos equivocados

Como buen fan de Skyrim tenía mucha curiosidad por lo que estaba haciendo Bethesda en Starfield. Un juego de mundo abierto tan descomunal, aunque solo fuera por su ambición, era algo que no podía dejar pasar.

Ahora, tras aproximadamente 20 horas de juego, quería dejar mis primeras sensaciones con Starfield, un título que me está alucinando, pero quizá por los motivos equivocados. Y es que a mi personalmente la ambientación futurista no me aporta nada, ni tampoco los viajes espaciales (que es una pretenciosa forma de describir el interactuar con un mapa que permite los viajes rápidos), ni mucho menos construir estaciones en planetas.

Lo de los viajes es tan tedioso y me parece que aporta tan poco que creo que es la primera vez que me alegro que haya un sistema de viaje instantáneo. Cada vez que la aventura avanza a una nueva localización tenemos que pasar por el menú para abrir el mapa estelar y buscar el destino.

Una repetición de pasos que tan solo tiene cierto sentido, en mi opinión, cuando te encuentras un evento que interrumpe el proceso de viajar automáticamente, como una misión secundaria o un ataque a la nave.

Realmente, casi lo único espacial que me está enganchando es la recogida de materiales con un arma al más puro estilo Powerwash Simulator. Casi todo lo que se supone que son los elementos diferenciadores de un juego espacial tan ambicioso me han dado un poco igual.

La ambientación es lo de menos

Así, a mi lo que me está flipando son los combates, el loteo de armas y un argumento que ya me ha volado la cabeza en un par de ocasiones. No quiero spoilear, por lo que solo diré que las elecciones importan, y que la quest principal da un refrescante giro a las 10 horas que me está alucinando y que lo acerca muchísimo a Skyrim. Y hasta aquí puedo leer.

Sobre las misiones secundarias destacar que estas son sorprendentemente redondas, siendo la antítesis de «hazme unos recados durante un buen rato a cambio de puntos de experiencia». En muchas de ellas tendremos la sensación que nos encontramos con misiones propias del hilo principal, debido a su duración y complejidad argumental.

Además, los personajes, no solo los principales, resultan tremendamente carismáticos, algo de lo que tiene gran parte de culpa el doblaje top del juego. Me lo he puesto a ratos en castellano y tanto esa pista como la inglesa tienen un gran nivel, aunque los acentos de la inglesa, como suele ser habitual, están en otra liga.

En cuanto al loteo, Starfield, a poco que investigues, es un no parar de encontrar trajes y armas diferentes – que no necesariamente más poderosas -, lo que es algo que me vuelve loco. El diseño tradicional de Bethesda, con la máxima de «todo se puede coger» como bandera, aquí, en un mundo futurista en el que todo parece algo molón, le sienta a las mil maravillas.

Ya veremos en qué queda todo, tengo muchísimas horas por delante, pero de momento tengo claro que Starfield es, junto con Baldur’s Gate 3 y The Cosmic Wheel: Sisterhood, de lo mejor del 2023.

  1. Llevo tres horas y la inmensidad abruma mucho. Cualquier cosa te da una tarea, una misión o un lugar que visitar.

    He hecho una misión de recadero típica, de llevar un café a una chica que limpia, y tenía su trasfondo. La chica está cansada de trabajar, quiere irse de vacaciones con su pareja. Hasta esa misión tan tonta, que muchos se saltarán, tiene contenido. Con sus líneas de dialogo y varias respuestas diferentes.

    Un juego para irte a vivir y posiblemente el primer juego de Bethesda tipo Skyrim o Fallout, que juegue hasta el final.

    • Me encanta el concepto ese que dices de «Un juego para irte a vivir». No sé si estará acuñado o ha sido cosa tuya, da igual, pero yo decía exactamente lo mismo cuando antiguamente, en una fase de mi vida en la que no hacía más que jugar y salir de juerga, me metía a saco en un juego tocho y era levantarme y ponerme a jugar hasta la hora de comer, retomarlo hasta la noche, cenar y ver alguna serie/peli, y ponerme de nuevo a jugar hasta casi por la mañana.

      Muchas noches enteras pasé «viviendo» en GTA Vice City/San Andreas, algún Zelda o RPG. Y la sensación era de desconexión total, volvías al mundo real cuando te entraban ganas de ir al baño… y jodía, jaja.

      Desgraciadamente, mi vida ha cambiado radicalmente y ahora no sólo tengo obligaciones serias sino que me tengo que ocupar 24/7 estando bastante jodido físicamente; quizá por eso estuve unos 8 años sin jugar, y hace poco volví para pasarme un par de Zeldas en Switch Lite, pero de eso hace ya más de un año.

      Fases.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + tres =