Opinión: Cuando la Nostalgia se viste de Triple A

Cada jugador tiene sus gustos. Cada unx tiene su propio criterio a la hora de juzgar a juegos y máquinas. Solo hay que ver a la nueva generación de consolas.

Apuestas diametralmente opuestas

Mientras que a una se le aplaude, y no tiene exclusivos potentes, pero sí muchas y muy buenas funcionalidades, a la otra se la crucifica por no contar con las mismas capacidades, y casi que se le obvia que ella sí que saldrá con exclusivas de relumbrón.

Sin entrar a juzgar qué es mejor, si una Series X/S con Game Pass, el Netflix del Videojuego, o PS5, una consola que ha preferido mirar adelante y apostar todo el dinero en crear juegos Next-Gen, una cosa es evidente: ambas compañías aman el pasado.

Una, Xbox, por lanzar consolas retrocompatibles, que prometen añadir, con Smart Delivery, una capa de mejoras visuales automática. Otra, PlayStation, que prefiere posicionar la mejora de pago y remakes a full price tan impresionantes como Demon’s Souls.

En esta comparativa de los cracks de Digital Foundry basada en el vídeo revelación, se puede apreciar el increíble trabajo de la gente de Bluepoint Games, los mismos que recuperaron Shadow of the Colossus de una forma tan brillante. Habrá que ver si el juego final se ve tal y como en el trailer, pero eso ya es otra historia.

El todo por el todo

Me parece fascinante el hecho de que uno juego tan difícil, el padre del género Souls, sea el principal reclamo en el lanzamiento de una consola que pretende petarlo en ventas. Sin duda, una apuesta muy hardcore de PlayStation, una compañía que mantiene una visión tradicional sobre su negocio: para ellos, al menos, esto va de juegos.

Deja un comentario