[E3 2018]: Microsoft sube la apuesta, Playstation saca músculo y Nintendo a lo suyo

E3 2018. Pendientes de lo que allí se ha presentado y que ha dejado a pocas personas indiferentes. Con Aruku como nuestro enviado especial y las espadas de las compañías en lo alto.

The Last of Us 2 E3 2018

El E3 2018 de Microsoft y Xbox, una promesa de futuro

Existía cierto consenso entre la comunidad y los medios de que era el gigante de Redmond la compañía que más se jugaba este año. A pesar de contar desde la salida de Xbox One X a finales de 2017 con la plataforma más potente del mercado, compatible además con numerosos títulos del pasado de la marca gracias a la enorme labor realizada con la retrocompatibilidad, lo cierto es que en los últimos tiempos adolecía de una falta notable de propuestas de calidad. Sobre todo si la comparamos con el catálogo actual de su gran rival, que parece estar pasando por una etapa dulce.

Y lo cierto es que nos sorprendieron con quizás la mejor conferencia de este E3 2018. Al menos, con el formato más entretenido y dinámico, centrado en ofrecer una novedad tras otra, por mucho que fuera en su mayoría propuestas multiplataforma: Aquí vimos por fin Sekiro: Shadows Die Twice, la esperada nueva IP de From Software (esta vez de la mano de Activision) que promete ser todo un despliegue artístico con una ambientación que se ha confirmado como tendencia en este E3 2018, la de un Japón medieval.

También Metro: Exodus, que pretende llevar a la saga a nuevas cotas, o la edición definitiva de Tales of Vesperia de Namco, ahora que se cumplen diez años del lanzamiento original. Por no hablar del retorno de Nero y Dante con Devil May Cry 5, en un impresionante tráiler de presentación. Otras sorpresas de la conferencia fueron Jump Force, el nuevo juego que vuelve a unir a la pléyade de súper héroes de Shūkan Shōnen Jump, el más famoso semanario de Manga en Japón, o Dying Light 2, la secuela del título que nos pegó a la pantalla hace unos años para tratar de sobrevivir a oleadas y oleadas de zombies.

Pero el tráiler con diferencia de la conferencia para muchos, entre los que me incluyo, fue el del esperadísimo y hasta ahora desaparecido Cyberpunk 2077 de CD Projekt RED. Y lo cierto es que no podría lucir mejor la nueva propuesta de los polacos responsables de The Witcher 3, con un montaje que sorprendió por su luminosidad, colorido y estética, además de encerrar regalos para los fans en forma de claves de PC para su anterior obra. Ya tenemos un competidor más por el trono del hype en el que se baten Red Dead Redemption y The Last of Us 2.

Aunque lo que importa en realidad al fanático de Xbox son los exclusivos y aquí hubo luces y sombras. Por un lado, vuelve el trío base de la generación para la consola, formada por Halo, Forza y Gears of War (¡este por partida triple!). Halo Infinite se dejó ver en un pequeño teaser y parece que va para largo. Todo lo contrario que Forza Horizon 4, que llegará a principios de octubre y luce todo lo espectacular que acostumbra, esta vez ambientado en Gran Bretaña y con una importancia capital de las estaciones del año para dar forma al escenario en cada momento.

Sobre la tripleta de Gears, uno va directo al mercado de los smartphones tomando la estética de los exitosos muñecos Funko como otros hicieron antes con Lego. El segundo, Gears Tactics, será un juego de estrategia que recuerda a lo visto con XCOM mientras que el último es el deseado Gears 5, pero este parece irse a 2019. Ori and the Will of the Wisps promete ser tan maravilloso como el primero y Cuphead recibirá también un DLC que ampliará la experiencia en 2019. Menos habrá que esperar por las de Sea of Thieves, Curse Sails en julio y Forsaken Shores en septiembre, dando continuidad y contenido a la aventura pirata.

Crackdown 3 se dejó ver de nuevo en un E3 aunque me deja muchas dudas. Es un desarrollo que parece haberse alargado demasiado pero su gameplay alocado y su apartado técnico no me terminan de convencer. Mejores sensaciones me ofreció Sesssion, el juego de Skate exclusivo para la consola de Microsoft que se presentó por sorpresa en un tiempo en el que estamos tan necesitados de estas propuestas. También disfrutaremos solo en consolas Xbox del afamado MMO Black Desert o de Tunic, una aventura protagonizada por un entrañable zorrito que pinta bien aunque su escala sea pequeña. Otra sorpresa fue Nier: Automata, que llegará vía digital con todos los DLC a la consola de Microsoft< , poniendo fin a un año y medio de exclusiva de un peso pesado hasta ahora del catálogo de PS4. Pero uno de los teaser más celebrados fue el de Battletoads. Rare se anima por fin a traer de vuelta esta franquicia tan querida pero se ha limitado a ponernos la miel en los labios con poco más que el logo. Con el anuncio de la adquisición de varios estudios como Ninja Theory o Playground Games (responsables de los Forza Horizon), Microsoft dice a las claras que está en el mundo de los videojuegos para quedarse y que aún les queda mucha guerra por dar. A pesar de todo lo comentado, los nuevos exclusivos desvelados, esperados o no, y de ser la conferencia más entretenida y cargada de contenido, queda una sensación agridulce. La mayoría de lo que se mostró con tanto acierto saldrá también en la competencia y los exclusivos, aun siendo prometedores, no parece que tengan la entidad suficiente, sobre todo si los comparamos con los de la acera de enfrente, que ahora entraremos a analizar.

El E3 2018 Playstation, solo grandes ases

Todo lo contrario se puede afirmar de la conferencia de Sony. Esta tuvo un ritmo bastante desigual (sobre todo para aquellos que lo vieran a las tantas de la madrugada…) y el contenido fue bastante menor respecto a la de Xbox, que fue un no parar de tráileres y teasers. Pero claro, aunque no presentes esta vez grandes exclusivas de las que no se supiera nada (salvando quizás el anuncio de Nioh 2, cuya primera parte lo fue), tener en tu álbum de cromos a gigantes como prometen ser The Last of Us 2, Death Stranding, SpiderMan o incluso Ghost of Tsushima hace que puedas pecar de exceso de confianza.

Y más cuando lo acompañas de los anuncios, aunque vayan a ser títulos multiplataforma, del remake de Resident Evil 2 (uno de los favoritos de muchísima gente de la saga de Capcom, que luce ahora como nunca) o Control, la primera propuesta de Remedy que saldrá también en Playstation 4, tras haber ido el estudio de la mano de Microsoft durante la última década. Pero, volviendo a los exclusivos, Naughty Dog presentó un nuevo video sobre The Last of Us 2 que no dejó indiferente a nadie.

Ante nosotros, una Ellie ya en la veintena en una escena bastante íntima durante una celebración, en la que vemos unos detalles en la animación facial a otro nivel, para pasar después a una dura escena ya jugable que alterna a la perfección el sigilo con la acción más directa cuyos movimientos son tan suaves y las reacciones tan orgánicas y dinámicas que es difícil de creer que sean in-game. De ser cualquier otro estudio se podría pensar en algo similar a lo que ocurrió con Killzone 2 en 2005, cuando el célebre tráiler que luego se desveló que distaba de funcionar en una PS3>, pero estando quien está detrás, desde luego que tienen toda la confianza.

Ghost of Tsushima< se mostró de igual manera con un metraje que destacó por su apartado artístico, sobre todo en lo referente a los paisajes, y la iluminación, aunque la jugabilidad vista pueda ofrecer alguna que otra duda. Death Stranding volvió a sembrar la confusión entre el público sobre su temática, incluso tras enseñar sus primeras mecánicas jugables con entornos muy abiertos pero un tanto vacios, con amenazas no del todo visibles, pero Kojima es capaz de cualquier cosa. A la par, confirmaban dos nuevos fichajes a su reparto con Léa Seydoux (que hemos visto en Spectre, la última película del agente 007 de 2015) y Lindsay Wagner (protagonista de La Mujer Biónica, mítica serie de los años setenta).

Spider-Man mostró la jugabilidad más definida ante la cercanía ya de su lanzamiento en septiembre, sin por ello dejar de sorprender con su acción espectacular y rápido cambio de entornos gracias a las habilidades del héroe. Un par de novedades para VR, de la mano de From Software con Deraciné (a saber que puede salir de aquí) o Trover Saves the Universe, del creador de la televisiva Rick & Morty, y ausencias como Days Gone e incluso Dreams (este pese a que tuviera cierta presencia con pequeños cortos animados), que se han reservado para mostrarlos en el resto de la feria. Salvando las ya conocidas, no hubo fechas para los títulos en desarrollo de Sony por lo que tocará aún esperar.

El E3 2018 Nintendo y su “Smash Bros. Direct”

Respecto a la gran N, no se puede decir que haya cumplido todas las expectativas e incluso flota en el ambiente cierta sensación de decepción, con un Direct centrado en exceso en informar de manera detallada de su título estrella para el cierre del año, Super Smash Bros. Ultimate. Aunque este pinte genial, incluyendo a todos los luchadores que alguna vez hayan participado en un Smash como Bayonetta, Cloud, Ryu e incluso Snake, junto a muchas otras novedades, no hubo lugar para muchas más sorpresas.

Algunos anuncios como Daemon X Machina, Super Mario Party o Fire Emblem: Three Houses, la confirmación de la llegada de Dragon Ball FighterZ o el lanzamiento casi inmediato de Fortnite, el Battle Royale que está arrasando en todo el mundo que ya está disponible en Nintendo Switch. Nada de Metroid Prime 4, el gran esperado, u otras novedades de peso que se reservarán para otra ocasión. Nintendo sigue en su liga y debe de haber considerado que no era el momento para poner toda la carne en el asador. Una lástima.

El E3 2018 de las Third Parties, al nivel habitual

En cuanto a las Third Parties, más o menos lo esperado para un E3. El punto de partida fue para EA el pasado sábado con una conferencia centrada en Battlefield V, FIFA 19 , Anthem y algo de espacio para proyectos más pequeños pero de enorme calidad como parece serán Sea of Solitude o Unravel 2, que se puso a la venta justo en ese instante. La conferencia de Bethesda también estuvo cargadita de anuncios aunque el formato no gustó a todos y se hizo algo pesado. Rage 2 y Fallout 76 fueron las grandes apuestas para este año, con desarrollos ya muy maduros, y anuncios de futuro como Doom 2, Wolfenstein Youngblood, el esperadísimo The Elder Scrolls VI o Starfield, la primera propiedad intelectual de la compañía en mucho tiempo.

Square Enix ha desplegado a Kingdom Hearts 3 en todos los escenarios posibles con múltiples vídeos que muestran las ambientaciones de Piratas del Caribe o Frozen. Igual que han lucido Shadow of the Tomb Raider, la aventura de Lara para este otoño ambientado en la cultura maya o el alocado gameplay de Just Cause 4. Y dos nuevas ips que despiertan la ilusión como Babylon’s Fall, con Platinum Games a los mandos, y The Quiet Man, exclusivos por cierto de Playstation 4. Buena conferencia de los japoneses y mejor para los usuarios de Sony.

Y Ubisoft puso el ritmo al E3 2018 con su presentación liderada por la nueva edición de su superventas de cada año, Just Dance 2019. The Division 2 se mostró bastante sólido en su ambientación de Washington DC. También The Crew 2 y Beyond Good and Evil 2, que cada vez pintan mejor por lo que habrá que seguirlos de cerca. Skull & Bones sigue la senda de Black Flag para crear un juego sobre piratería muy prometedor y Starlink es una aventura espacial con buenas mimbres, juguetes compatibles que poder coleccionar e incluso con un cameo de Fox McCloud de Star Fox para la versión de Nintendo Switch. Por último, Assassin’s Creed Odyssey acerca a la franquicia a la Antigua Grecia y permitirá elegir por primera vez el género de nuestro protagonista.

Como vemos, ha sido un E3 2018 con muchas sorpresas y novedades pero a la vez me deja la sensación de que el impacto no ha sido el de otros años. Xbox ha ido con todo en su conferencia, con más contenido que nunca y una apuesta clara por adquirir estudios que les nutran de nuevos proyectos pero a la par no termina de transmitir toda la confianza a corto-medio plazo a su potencial consumidor, más allá de su habitual trío de Halo, Gears of War y Forza. Playstation a la vez se acomoda y baja un poco el listón, variando incluso un poco el formato de su conferencia afectando al ritmo, pero propuestas como The Last of Us 2, Ghost of Tsushima, Death Stranding o SpiderMan lucen tanto músculo y son de tanta entidad que casi da la sensación de que se lo pudieran permitir, incluso sin poner fechas aproximadas de lanzamiento.

Mientras, Nintendo a lo suyo, atendiendo a su propio calendario y presentando lo justito. Muy centrada en Super Smash Bros. Ultimate en esta cita como ya hicieran en 2016 con The Legend of Zelda: Breath of the Wild y con ausencias de peso como la de Metroid Prime 4, del que ya esperábamos ver algo concreto. Por parte de las third parties, toda una batería de juegos importantes como Battlefield V, The Division 2, Kingdom Hearts 3, Fallout 76, Rage 2, Anthem, Shadow of the Tomb Raider o Assassin’s Creed Odyssey con los que mantenernos entretenidos hasta el próximo E3 2019. Está claro que va a ser difícil dar abasto con tanto y tan bueno por llegar en los próximos meses pero esto es parte de la “dura” vida del jugón.

Puedes seguir toda la cobertura del E3 de AKB por Twitter.

Deja un comentario